Viernes , 9 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • “La figura del intraemprendedor todavía se encuentra ‘en construcción'”

    Antonio Flores - Loop Innovación

    Intraemprendedores. Personas que en el seno de su empresa deciden que pueden montar un negocio alineado con las necesidades de la misma y que además, puede desarrollar su carrera profesional. Aunque es una figura poco conocida en nuestro país, grandes empresas energéticas, tecnológicas o financieras están comenzando a apoyar la figura del que decide emprender desde dentro.

    Para canalizar esta energía y asesorar a las grandes empresas a la hora de montar sus propias aceleradoras corporativas, consultoras como Loop Business Innovation, juegan un papel fundamental en todo el proceso. En MuyPymes hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Antonio Flores, CEO de la empresa.

    MuyPymes: ¿En qué momento se encuentran las aceleradoras corporativas en nuestro país? ¿Cuáles son las empresas que más están haciendo por el emprendimiento dentro de la empresa?

    Antonio Flores: La aceleración corporativa se encuentra en un momento de expansión incipiente, es decir, son las empresas más evolucionadas y corporativas del país las que están marcando la línea a seguir al resto.

    El proceso de aceleración corporativa está enmarcado dentro de la explosión del emprendimiento y empieza también a tomar algunos “tintes mediáticos” que tiene la  actividad emprendedora general. Tiene en común con el emprendimiento el ser un cauce  para la actividad emprendedora “desde dentro” de las corporaciones, al mismo tiempo que permite una vía natural para el acceso de las corporaciones a los emprendedores externos.

    Las aceleradoras corporativas se enmarcan también dentro de las estrategias de  crecimiento de las empresas, como son las fusiones y adquisiciones, la creación de spin  off, la innovación y el crecimiento orgánico. En este sentido, son las empresas “con más visión externa” las que lideran este sector, en concreto las empresas del IBEX: Repsol, Telefónica, BBVA, CAF, etc. son algunas que por motivos distintos están tomando la iniciativa

    MuyPymes: ¿Se sigue en estas empresas la famosa regla impuesta por Google, el 10% de tu tiempo de trabajo puedes dedicarlo a proyectos personales?

    Antonio Flores: No tengo constancia de que estrategias de este tipo se estén implantando pero personalmente no creo en ellas porque los procesos de emprendimiento corporativo no se pueden compartimentar.

    Es la acumulación de experiencia y el foco natural que las personas tenemos hacia la eficiencia la que nos dará la visión “en interno” para encontrar áreas donde emprender y acelerar corporativamente; también es la garantía de que dichos  emprendimientos tendrán una alineación corporativa con la empresa.

    Otra cosa es cómo gestionamos el tiempo una vez ya detectado un emprendimiento y decidido acelerarlo, entones sí que es básico liberar recursos para garantizar la evolución del mismo.

    MuyPymes: ¿Cuáles son las principales diferencias entre una aceleradora corporativa y una incubadora o aceleradora de empresas “tradicional”? ¿Cuántas de las empresas que se “aceleran” acaban incorporándose al núcleo duro del negocio de la matriz?

    Antonio Flores: Una aceleradora corporativa siempre someterá sus acciones a los intereses de la  empresa matriz y estos intereses pueden ser muy dispares: acciones de RSC, captación de talento o tecnología, creación de nuevos polos de crecimiento, etc.

    Por el contrario una aceleradora “tradicional” está libre de objetivos corporativos, en consecuencia el criterio que reina es el de la rentabilidad económica y la maximización de la plusvalía en el momento de la venta y la salida del inversor. En consecuencia las diferencias más notables en estos dos procesos de aceleración  (tradicional y corporativo) son el concepto de plusvalía económica, la retención del talento y la propiedad y el concepto de carrera profesional de los ejecutivos accediendo a la gestión personal y la propiedad de una empresa resultante de una “idea” o tecnología original.

    Respecto a la incorporación al núcleo duro de la matriz, existe en la actualidad poca experiencia debido al tiempo natural para la incubación y el tiempo de la práctica en  España. En otros países y por sectores, existen resultados significativos, en especial en sectores muy estructurales de la economía o de servicios: energía, telecomunicaciones, agua, redes, etc.

    MuyPymes: ¿Las aceleradoras corporativas, cuánto tienen de RSC y cuánto de aportar valor auténtico y cuantificable a la empresa en la que nacen?

    Antonio Flores: El valor de las cosas siempre depende del contexto en que se produce, por lo que aportar valor en estrategias de responsabilidad social corporativa puede ser un fin en sí mismo con un gran aporte de valor a la sociedad y a la empresa que lo realiza.

    Como hemos comentado anteriormente, el valor no solo debe ser económico. Aspectos como la carrera profesional, la captación de tecnología, la minimización del riesgo para la entrada en nuevos sectores, acciones de gestión del cambio, etc. pueden ser  mucho más valiosas en según que contextos de una corporación que el propio valor de  una plusvalía.

    El valor siempre dependerá de las necesidades y el contexto en que se desarrolle la aceleración. El aspecto de la cuantificación es muy importante, las aceleraciones deben de ser  “medibles”, por lo que hay que establecer unos aspectos previos para su medición; no solo en el resultado final, especialmente durante el proceso y los años de aceleración. Será el contraste con los criterios establecidos de las mediciones los que nos aportarán la visión real y holística del estadio de la aceleración

    MuyPymes: El sector energético parece ser uno de los más interesados en desarrollar este tipo de iniciativas. ¿Qué otros consideráis que son interesantes a la hora de incubar nuevas empresas?

    Antonio Flores: Como hemos comentado anteriormente son las infraestructuras y los grandes servicios sociales los que aportan grandes áreas de aceleración corporativa: la sanidad, los  grandes hospitales, correos, los grandes bienes de equipos, el ciclo del agua, los  sectores frutos de grandes disrupciones tecnológicas como internet, las tecnologías  punta, materiales, la alimentación y la proteína, etc.

    MuyPymes: ¿Qué consideración tiene en España la figura del intraemprendedor o la del sidepreneur? ¿Se incentiva esta figura?

    Antonio Flores: Podríamos decir que se encuentra “en construcción”. La figura del intraemprendedor necesita de una reflexión en profundidad dentro de las estructuras de las corporaciones; aspectos como la propiedad, la retribución, la reincorporación si el emprendimiento no llega a buen fin, la gestión del tiempo (horarios, vacaciones, etc.) el lugar de trabajo,  la relación con los departamentos de origen de los emprendedores, la legalidad  contractual, etc. Son todos ellos factores que deben de redefinirse y ajustarse para crear buenas infraestructuras para el intraemprendedor.

    No considero que se estén definiendo aún políticas de incentivación del intraemprender, está todo aún en un estadio muy inicial. El intraemprendimiento se está produciendo más por la presión personal de las personas que quieren realizar proyectos dentro de  una corporación que por las propias estructuras de la misma.

    Es urgente que se establezcan procesos y medidas que respeten y potencien la indiosincracia del emprendedor más allá de la propia fuerza vital con la que están dotados para desarrollar sus proyectos.

    También te gustará

    cestas-de-navidad

    Cestas de Navidad por derecho: Una sentencia que sienta jurisprudencia

    Es una de las maneras de fidelizar a los empleados, el darles un obsequio cuando …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.