Miércoles , 7 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Especial cigarrillo electrónico. Todo lo que tienes que saber

    Especial cigarrillo electrónico. Todo lo que tienes que saber

    Artículos de opinión en Internet, reportajes de televisión, prensa…Desde hace un tiempo todos los medios nos informan del auge del cigarrillo electrónico, un sustituto del cigarro tradicional en el que muchos han visto la solución para poder “vapear” en cualquier bar mientras toman unas cañas, o como un método bastante efectivo para dejar de una vez de fumar.

    Lo cierto, es que esta industria mueve cifras espectaculares, aunque en decadencia. Las cifras ofrecidas por el Comisionado para el Mercado de Tabacos a principios de este año revelan una reducción continuada desde 2008: de los 4.514 millones de cajetillas vendidas en 2008 se pasó a un total de 2.671 millones en 2012, con un descenso medio aproximado del 11% anual.

    Los datos más recientes ofrecidos por este organismo, referidos a noviembre de 2013, arrojan una disminución del 8´8% respecto al mismo periodo del año anterior. Datos reveladores de un fenómeno explicable por varios factores: el incremento de la fiscalidad, la concienciación ciudadana por la salud, una legislación cada vez más dura y la crisis económica han impulsado a miles de consumidores a cambiar sus hábitos.

    Una legislación cada vez más dura en España

    La Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso de los Diputados aprobó en febrero la Ley por la que se modifica el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios que regulará, entre otros puntos, el uso y publicidad de los cigarrillos electrónicos que contienen nicotina.

    Este acuerdo responde al adoptado entre el Ministerio de Sanidad y las comunidades el pasado mes de diciembre, por el que los cigarrillos electrónicos no se podrán usar en centros de las administraciones públicas y entidades de derecho público; también estará prohibido en los centros, servicios y establecimientos sanitarios, así como en los espacios al aire libre o cubiertos, comprendidos en sus recintos.

    En lo que respecta al transporte, su uso estará restringido en cualquier tipo de vehículos de transporte público urbano e interurbano, así como en transporte marítimo, ferroviario o aéreo. Además, según el texto aprobado en el Congreso, este producto no podrá publicitarse en los lugares, programas y horarios televisivos destinados a menores de 18 años.

    Lo cierto, es que esta ley ha traído enfrentamientos entre diversos colectivos. Por ejemplo, dos asociaciones de consumidores relacionadas con el tabaco creen que la nueva ley de Defensa del Consumidor, que regula el uso del cigarro electrónico, se ha producido sin consenso con los usuarios y piden que se promueva un debate público en torno al consumo de estos dispositivos.

    La Asociación Nacional de Vapeadores Españoles (ANEV), calcula que en España existe un millón de vapeadores o vaporeadores, según el término que recomienda usar la Fundéu, que han dejado de fumar gracias al cigarrillo electrónico, unos resultados que considera que deberían ser transmitidos al conjunto de la sociedad para frenar el “prohibicionismo” y la “presión anti-vapeo” contra los consumidores de este dispositivo.

    Por su parte, el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo también se muestra crítico con la nueva ley de Consumo, aunque esgrime argumentos contrarios a ANEV, pues considera que los cigarrillos electrónicos entrañan ciertos riesgos para el corazón y el sistema cardiovascular, pero no para los pulmones, por el hecho de contener nicotina.

    Este colectivo, que se ha referido en un comunicado a los “pasos importantes” que se habían dado con la anterior Ley Antitabaco, cree que ahora la industria está “utilizando los cigarrillos electrónicos como punta de lanza” para rehabilitar socialmente el uso del tabaco. Por otro lado, la Asociación Nacional del Cigarrillo electrónico valora “favorablemente” la nueva ley de Defensa de Consumidores y usuarios, especialmente en lo relativo a las limitaciones en la publicidad en lugares y franjas horarias para menores de edad, quienes también estarán protegidos a la hora de comprar y consumir estos dispositivos.

    En lo que respecta a los profesionales sanitarios, éstos se han mostrado “decepcionados” por la regulación del cigarrillo electrónico por “quedarse corta” y han insistido en que la legislación de este producto se equipare a la del tabaco tradicional. En rueda de prensa, convocada por la Organización Médica Colegial (OMC) y el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) hace unos días, los responsables de varias sociedades médicas y científicas han descartado que el cigarrillo electrónico suponga “una puerta de salida” al tabaquismo porque la nicotina es “tóxica y tremendamente adictiva”.

    Y es que, en 2008, la Organización Mundial de la Salud dejó claro que no está comprobado que los cigarrillos electrónicos sirvan para dejar de fumar. Y la British Medical Journal ha advertido de que, de hecho, pueden suponer una vía para retener el hábito entre quienes quieren dejarlo, así como para volver a socializar su consumo en espacios cerrados.

    Ahora se venden en estancos

    En España, el precio del cigarrillo electrónico ronda entre 30 y 60 euros, en función de la marca y los kits (se puede comprar solo el cigarrillo recargable o incluir la batería, el cargador y los cartuchos de recambio). Cada cartucho, cuyo precio varía entre 6 y 10 euros, da para una media de 600 inhalaciones. El e-cigarrillo habitual consta de una batería con un cargador y de un cartucho. El cartucho se rellena con líquidos (propilenglicol y glicerol para generar vapor, agua y aromas o nicotina) y tiene una resistencia. Al activar la batería, la resistencia se calienta y el líquido se convierte en el vapor que aspira el usuario.

    En muchos aparatos se puede escoger la cantidad de nicotina y el sabor del vapor. Los hay de muchas marcas, calidades, tamaños y precios, además de un centenar de fragancias -entre tipos de tabaco y sabores- y una veintena de niveles de nicotina. Pero en lo que casi todos coinciden es que vienen de China. El primer «cigarrillo sin tabaco y sin humo» fue patentado en 1963 por Herbert A. Gilbert, aunque el actual se basa en la invención del farmacéutico chino Hon Lik, quien patentó el primer cigarrillo electrónico con nicotina en 2003.

    En España hay más de 1.200 puntos de venta donde comprar estos cigarrillos. De ellos 400 puntos de venta dependen de 12 franquicias extranjeras; al menos 250 dependen de 10 franquicias españolas; autónomos y empresas son unos 300, y el resto, unos 250, son puntos de venta de otros profesionales como estancos y papelerías. Desde el pasado mes de octubre se pueden comprar en estancos, después de que el Comisionado para el Mercado de Tabacos considerara que este producto se encuentra dentro de los denominados artículos de fumador.

    Ante esta situación, los estancos comenzaron a recibir por parte de Logista una oferta de productos de este tipo destinados exclusivamente a estos establecimientos, inmersos en la adecuación de sus espacios para compaginar la venta de tabaco tradicional y cigarrillos electrónicos, que genera un negocio de unos 500 millones de euros anuales en Europa.

    Montar mi propio negocio

    Franquicias:

    El negocio del cigarrillo electrónico ha sido uno de los booms del 2013, aunque empezamos a ver un descenso generalizado, sobre todo debido al hecho de que ahora se compre en estancos. Lo cierto, es que las franquicias de Cigarrillos electrónicos son, también, una de las más baratas y sus inversiones están por debajo de los 15.000 euros.

    Entre algunas de las franquicias de cigarrillos electrónicos que operan en nuestro país se encuentran:

    • iPosh Cigarrillos Eléctronicos: Para convertirse en franquiciado iPosh no se requiere experiencia en el sector de los cigarrillos electrónicos, la compañía proporcionará el know-how. Hay que hacer una inversión de 9.000 euros y conseguir un local desde 15 m2.
    • Ebreeze: Se trata de un grupo italiano de puntos de venta de cigarrillos electrónicos. Inversión de 12.000 euros.
    • J Well Pro: Inversión de 6.000 a 9.000 euros.
    • Sm’art Smoke Different: Inversión de 8.000 euros.
    • CigarOne: Para unirte a esta franquicia tendrás que hacer una inversión desde 9.900 euros.
    • FumAroma: Esta es de las que menos hay que invertir, sólo 3.000 euros.
    • Essenz: empresa valenciana dedicada al diseño, fabricación, importación y venta de cigarros electrónicos, así como sus esencias y accesorios. Inversión de 5.000 a 8.000 euros.
    • Smoking Clean. Proporcionan ayudas y financian los proyectos. Opciones de inversión: 299, 3.000 y 6.500 €
    • ONE Smoking: Inversión de 9.000 euros.

    Poniendo como ejemplo a una de ellas, por ejemplo, Smoking Clean, ésta ofrece varios sistemas de negocio, tienda, franquicia, Shop in Shop, Corner ó Stand. La principal baza que debes tener en cuenta es que son fabricantes de líquidos para cigarrillos electronicos, por lo que los pedidos entonces se hacen directamente a fabrica.

    En este caso son fabricantes, por lo tanto, ofrecen un plan de negocio para emprendedores sustentable a corto plazo, sus tiendas hasta la fecha están siendo amortizadas con gran éxito, entre uno a tres meses.

    Para el éxito de esta actividad empresarial, será necesario prestar atención a algunos componentes. Con respecto a la ubicación y posicionamiento. Son idóneos las zonas con mayor densidad demográfica, centros caracterizados por un paseo considerable y una buena visibilidad, tales como centros comerciales, centros históricos, calles con tráfico elevado… El local comercial para la venta de cigarrillos electrónicos no requiere un área muy grande, será suficiente sólo un área total de entre 20 a 50 metros cuadrados.

    Mi tienda:

    Muchas personas prefieren montar su propia tienda y pasar de franquicias. Entre los pros se encuentran:

    • Puedes pensar en el diseño. La imagen corporativa no está hecha, como sí ocurre en el caso de las franquicias.
    • Puedes elegir qué productos comprar. No tienes que seguir el catálogo de una franquicia
    • Tienes una mayor libertad de acción y no estás sujeto a ningunas normas.
    • Podrás expandir tu negocio con nuevas ideas, diseños o lineas de negocio.
    • Podrás conseguir mercancía más barata
    • Podrás hacer ofertas especiales para quitarte el stock o aumentar la clientela.

    La pregunta del millón: ¿Se trata realmente de un negocio rentable?

    En los kits tienes mínimo 12 euros de margen, los atomizadores se estropean cada mes ( 3 euros de margen), la batería dura 300 recargas ( 5 euros de margen), de los líquidos el margen mínimo es de 2 euros, y es un producto que cada venta que haces te trae entre 4 y 5 clientes por recomendaciones. Es un negocio que, según algunos entendidos, va a más, ya que llegan nuevos accesorios y nuevos aparatos semanalmente.

    A pesar de esto, otros ya hablan de la burbuja de los cigarrillos electrónicos, pero ¿explotará? Algunos diarios ya se hacen eco de que el vapeo se evapora. Lo cierto, es que, a pesar de ello, a nivel nacional, el uso de los cigarrillos electrónicos sigue aumentando en España. Una de las franquicias más fuertes Puff Cigarette Iberia anunció que ha conseguido multiplicar por doce las ventas de estos dispositivos sólo en la primera semana de 2014, con respecto al mismo periodo del año anterior.

    Durante el año pasado, esta compañía comercializó cerca de 71.000 dispositivos y en torno a 250.000 unidades de líquidos para su recarga a través de las 136 tiendas que tiene operativas en España.

    Según apunta la empresa, el 91 por ciento de los líquidos comercializados por la compañía durante 2013 incluían nicotina en distintos grados (entre 4 y 18 miligramos/gramo) en su composición, frente al 9 por ciento de los líquidos comercializados libres de ella. Estos datos desmienten que estos cigarrillos sean productos utilizados únicamente como sustituto al tabaco, para dejar de fumar.

    Precisamente por su novedad, el futuro de este nuevo negocio es aún incierto y difícil de pronosticar, aunque sí parece imposible que pueda llegar a sustituir, ni siquiera equiparar, las ventas del cigarrillo tradicional o el tabaco de liar, que sigue ganando terreno. Las normativas que acoten su uso y los estudios sobre sus efectos sobre la salud terminarán, o no, por posicionarlos en el mercado.

     

     

    También te gustará

    productividad-freelance-en-navidad

    De freelance a freelance: Cómo sobrevivir a la Navidad… sin que tu productividad se resienta en el intento

    Paz, amor, amistad y una vida social que ya quisieras tener aunque sea mínimamente el …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.