Sábado , 10 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Chromebook aterriza en España de la mano de Toshiba

    650_1000_toshiba-2

    Se llama Toshiba CB30  y es el primer Chromebook que aterriza en España. Aunque los portátiles de Google hicieron su debut oficial en mayo de 2011, ha habido que esperar casi tres años para que se haya lanzado de forma oficial en nuestro país.

    En cuanto al dispositivo en sí mismo, el Toshiba CB30 sigue una línea muy similar a la de otros portátiles equipados con Chrome OS. Nos encontramos con un equipo de 1,5 Kg de peso, 16 GB de almacenamiento interno SSD (más 100 GB extra en Google Drive), nueve horas de autonomía, 2 GB de memoria RAM, procesador Intel Celeron 2955U, dos puertos USB 3.0 y conexión HDMI. Su precio también se mantiene en la media de estos dispositivos y podremos adquirirlo por 299 euros.

    ¿Dónde comprarlo? De momento el portátil no está disponible ni en Google Play ni en la página oficial de Google Chromebook, donde sí que es posible adquirirlo si vivimos en Estados Unidos por un precio de 279 dólares.  Sí que es posible hacer la reserva en portales como Amazon, en el que avisar que el dispositivo saldrá a la venta el próximo 12 de agosto. 

    ¿Merece la pena?

    El Chromebook que presenta Toshiba viene avalado por buenas sensaciones. Frente a los primeros Chromebooks fabricados por Acer y Samsung en los que el rendimiento general estaba por debajo de lo esperado, la propuesta de Toshiba ha convencido a la crítica tecnológica que empieza a encontrar en las nuevas generaciones Chromebook, equipos por los que merece la pena invertir.

    ¿Merece la pena la apuesta en nuestra empresa? Como casi todo, depende de nuestras necesidades. Si estamos acostumbrados a trabajar en la nube, solemos trabajar en escenarios de movilidad y nos hemos acostumbrado a confiar en Google, Chromebook puede convertirse en un buen compañero de viaje.  Pero aparte de esto, ¿Qué ventajas pueden aportar para nuestra empresa?

    Las ventajas que tienen estos dispositivos frente a otros equipos son casi las mismas que presentó Google en el momento de su lanzamiento. Son equipos muy sencillos de administrar, con escasa implicación por parte del personal TI de la empresa, que no tiene que preocuparse por la instalación o el mantenimiento de aplicaciones.

    Por las mismas razones, son equipos seguros y fáciles de escalar. En el caso de que un equipo deje de funcionar, poner en marcha uno idéntico es tan sencillo como introducir de nuevo el nombre y contraseña del usuario en cuestión en un nuevo dispositivo.

    Por otro lado, teniendo en cuenta la gravitación de las empresas hacia la adopción de soluciones cloud, los Chromebook se convierten en equipos que en muchos escenarios (evidentemente no en todos) no van a echar de menos el acceso a aplicaciones de escritorio o legacy.

    En cuanto a la necesidad de mantenerse constantemente conectados a la nube para poder trabajar, Google está dando pasos para que deje de ser así. Comenzando por su suite de productividad, que ya tiene la capacidad para funcionar en modo off-line, está entregando a los desarrolladores herramientas para crear lo que llama packaged apps o, lo que es lo mismo, aplicaciones independientes que dejan de ser únicamente un acceso a una web para formar parte de Chrome OS.

    También te gustará

    centros-formativos

    Un bloqueo de ayudas que paraliza a los centros formativos

    45 millones de euros ‘debe’ el Servicio Estatal de Empleo (SEPE) a patronales, sindicatos y …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.