Sábado , 3 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • ¿Nadie quiere a Uber?

    uber

    Para bien o para mal, Uber es una de las startups de moda. La empresa que tiene en pie de guerra a los taxistas de medio mundo, ha sido valorada en 41.200 millones de dólares, un récord absoluto para una “pequeña” empresa de Silicon Valley. Eso teniendo en cuenta los múltiples problemas legales a los que la startup se enfrenta en casi todas las ciudades en las que opera. Especialmente tensa es la situación en Europa donde prácticamente ninguna ciudad ha dado el visto bueno a la aplicación. Pero más allá de esa “desconfianza” europea, un efecto contagio se está extendiendo a un buen número de países e incluso en Estados Unidos están surgiendo los primeros problemas. Conducir hoy en día para Uber es un riesgo y si no, veamos los datos.

    Nueva Delhi

    Los planes de Uber en La India se han truncado pocos días después de ponerse en marcha. Las autoridades de la ciudad han decidido prohibir el servicio después de que uno de los conductores que trabajan para la empresa haya sido formalmente acusado de violar a una de las clientes que lo habían contratado.

    No es el único país donde esto ocurre (también se han dado casos en Estados Unidos), pero el país ha decidido reforzar los esfuerzos para perseguir estos delitos, toda vez que en los últimos meses han salido a la luz varios casos de violación en los distintos servicios de transporte público de aquél país.

    Portland

    La lucha contra Uber no es exclusiva de algunos países europeos. En su país natal empieza a encarar las primeras dificultades. El servicio se lanzó el pasado viernes en esta ciudad de Oregon, pero casi de forma inmediata el ayuntamiento de la ciudad anunciaba una denuncia contra la empresa.

    La ciudad ha enviado una carta de cease and desist  a la empresa, en la que alega que todos los conductores que quieran ofrecer un servicio de transporte público deben contar con la licencia correspondiente.

    Amsterdam

    Holanda es el penúltimo país europeo que se ha opuesto frontalmente a los planes de Uber. Y lo ha hecho a través de una decisión del tribunal de la Haya, convirtiéndose así Holanda en uno de los pocos casos en el que la regulación de Uber pasa de manos de las autoridades municipales a las de un estado.

    Concretamente la resolución del alto tribunal holandés contempla multas de 10.000 euros para los conductores de Uberpop (Uber Black y Uber Luxury puede seguir funcionando) y multas de 100.000 euros para la propia empresa. De momento Uber sólo tenía presencia en Amsterdam y Roterdam pero con la entrada en vigor de la nueva legislación, parece complicado pensar que vaya a expandirse pronto a otras ciudades.

    Bruselas

    Bruselas es la ciudad que ha abanderado la protesta europea contra Uber. Las repetidas manifestaciones de taxistas que se produjeron antes y después de su lanzamiento en la capital de Bélgica, llevaron a las autoridades belgas a prohibir el uso de la aplicación dentro de su territorio, en uno de los casos más curiosos toda vez que los taxis de la “capital europea” se han granjeado la fama de estar entre los peores del continente.

    A diferencia de otras ciudades, en Bruselas también los pasajeros sufrirán las consecuencias de la prohibición. En este sentido, los pasajeros podrán ser multados con 10.000 euros si son descubiertos utilizando el servicio.

    París

    La situación de Uber en la capital francesa es ligeramente diferente a la de otras ciudades europeas. Mientras es cierto que la empresa ha sido condenada por un tribunal a pagar 100.000 euros por su servicio Uberpop, lo cierto que el servicio no ha sido prohibido de manera formal.

    Al contrario lo que los tribunales franceses piden a la aplicación de transporte compartido es una mayor transparencia en las normas y los procedimientos. Dicho de otra forma, pese que ha reprobado su conducta, las autoridades francesas abren una puerta para que Uber pueda adaptarse a las leyes vigentes en el país galo.

    Berlín

    Berlín se ha mostrado como una de las ciudades más beligerantes contra servicios como Uber y similares, ya que considera que no se protege ni a los pasajeros ni a los servicios de taxi. Como muestra el hecho de que ya multa con 25.000 euros a pasajeros y conductores que opten por este sistema de transporte “alternativo”.

    El importe de las sanciones se han situado en las más caras del continente. De todas formas el ayuntamiento de la capital germana asegura que las sanciones se mantienen por el momento de forma cautelar y da la opción a la empresa a recurrir dicha decisión. 

    Barcelona

    Barcelona ha sido la primera ciudad española para Uber. Tras una cierta permisividad inicial, la protesta de los taxistas ha llevado a la Generalitat a intentar regular la actividad de la compañía. Al no conseguirlo, se ha establecido un marco sancionador que prevé multas de 4.000 euros tanto para el conductor como para la compañía por cada expediente abierto. En este caso no se sanciona al pasajero.

    De momento la Generalitat mantiene abiertos un total de cien expedientes sancionadores, abiertos contra 50 conductores y contra la propia empresa, que ya se enfrenta a una multa de 200.000 euros.

    Madrid

    El pasado mes de octubre la comunidad de Madrid inició un expediente sancionador contra Uber, que se enfrenta a una multa mucho más modesta que en otras ciudades: 18.000 euros.

    Además ya se están aplicando a multas a los conductores del servicio. Concretamente los conductores pillados  in fraganti  se enfrentan a sanciones que van desde los 4.000 a los 6.000 euros y que pueden llegar hasta los 18.000 en caso de reincidencia. La nueva normativa también prevé para los conductores más acérrimos la posibilidad de inmovilizar su vehículo.

    Valencia

    Valencia ha sido la última ciudad española en sumarse a la “fiebre Uber”, pero tampoco escapa de las sanciones. En sus escasos meses de actividad dentro de la capital del Turia, la Generalitat ha impuesto 28 multas de 4.000 euros a conductores sin licencia que transportaban pasajeros y otras tantas a Uber, como prestataria del servicio.

    Además la ciudad tiene otros 25 expedientes abiertos sobre la mesa y ya ha anunciado su intención de avanzar hacia la inmovilización de los vehículos si se mantiene dicha situación.

    San Francisco

    San Francisco, ciudad que ha visto nacer a servicios como Uber o Lyft está comenzando a cambiar su actitud ante dichas aplicaciones. Si bien en principio la ciudad mostraba su absoluta tolerancia a estos servicios (por más que también hubo protestas de taxistas), dese el pasado mes de octubre el ayuntamiento de la ciudad está estudiando fórmulas para regularlo.

    Si bien de momento no se han aprobado sanciones o multas para los conductores, lo cierto es que la posibilidad está sobre la mesa. El hecho de que Europa haya tomado la delantera ha llevado a muchos servicios de taxi de Estados Unidos (Chicago, Nueva York, Los Ángeles) a ejercer una presión mucho más directa y enérgica sobre las administraciones locales, logrando en muchos casos victorias parciales.

    Con este panorama, resulta difícil pensar en un futuro halagüeño para Uber, al menos en su servicio Uberpop. A pesar de ello en la compañía no parecen estar excesivamente preocupados, convencidos de que con paciencia se podrá llegar a regular un sector que promete cambiarlo todo.

     

     

     

     

     

    También te gustará

    paypal_business

    PayPal mejora en la pequeña empresa con PayPal Business

    PayPal quiere mejorar su forma de trabajar con las pequeñas empresas. Para conseguirlo, acaba de …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.