Jueves , 8 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Análisis: Dell Latitude 12 serie 5000

    Dell-Latitude-5000-Series

    Hace unas semanas que en MuyPymes estamos trabajando con el nuevo “Dell Latitude 12 serie 5000” y las sensaciones hasta la fecha son más que positivas.  Tradicionalmente la serie Latitude ha sido una de las más clásicas en el mundo corporativo y Dell ha sabido jugar ahí sus bazas con diseños muy sobrios pero plenamente enfocados a la productividad. Su nueva generación recorre en parte el mismo camino y entre manos tenemos un portátil que huye del dinamismo y el gusto por el buen diseño de la serie XPS, pero que a cambio ha demostrado ser en estas semanas toda una garantía de estabilidad, comodidad y potencia.

    En su nueva generación Latitude también se apunta a las 12″ como sinónimo de portabilidad. Y es comprensible. Los que en un primer momento han apuntado a las 11″ han descubierto equipos que sí, son realmente estrellas de la movilidad pero en cambio, resultan un tanto incómodos para ser plenamente productivos. Los de 13″ en cambio y salvando algunas excepciones que se cobran su precio, tienden a ser lo suficientemente pesados como para no ser tan portables como exige hoy en día el trabajador en movilidad. Con las 12″ de este Latitude, Dell construye un equipo que sin ser demasiado delgado, gana en portabilidad con peso que no supera los 1,5 kg.

    ¿Más puntos positivos a su favor? Una pantalla que podemos inclinar hasta los 180 grados (lo cual es muy útil cuando trabajamos con un monitor externo y no queremos utilizar otro teclado) y que pivota sobre dos bisagras lo suficientemente sólidas como para pensar que no vamos a tener nada de lo que preocuparnos (algo que no podemos decir de todos los equipos), un trackpad que realmente resulta cómodo utilizar y sí, un teclado no sólo retroiluminado sino realmente cómodo a la hora de escribir, con una separación y altura entre sus teclas que en nuestra opinión, raya la perfección. 

    dell_latitude12

    Por supuesto no todo es perfecto. Dell como tantos otros fabricantes orientados al mercado corporativo, sigue pensando que incluir un lector de huellas digitales es lo que los profesionales quieren y necesitan. Y no es sobre el papel mala idea. El problema es que el que incluye este Latitude 12 tiene exactamente los mismos defectos que todos los demás: no funciona. Es decir, funciona cuando se “siente inspirado” como para reconocer nuestra huella, pero en la mayoría de ocasiones sigue siendo mucho más rápido el viejo método de usuario y contraseña.

    Tampoco nos acaban de convencer la disposición de sus opciones de conectividad. Si bien es cierto que ofrece 3 puertos USB 3.0, dos de ellos los sitúa en la parte trasera del equipo, donde también encontramos la conexión con el cable de alimentación y el puerto HDMI. Situar en la parte trasera los dos últimos nos parece una opción más que acertada, pues son conexiones que no vamos a “tocar” a lo largo de una jornada laboral y esta disposición va a contribuir a tener un escritorio más ordenado. Lo de los puertos como comentamos, nos convence mucho menos, toda vez esta posición dificulta un acceso frecuente a los mismos, por mucho que también tengamos uno en un lateral. Lateral en el que inexplicablemente también encontramos una conectividad mini-display port, cuando lo más interesante hubiese sido situar esta junto al puerto HDMI.

    El conjunto se completa con un lector de tarjetas SD, conectividad ethernet (también en la parte trasera), docking station (elemento a nuestro juicio cada vez más en desuso) y junto al trackpad, un smartcard reader por contacto que puede tener sentido en determinados nichos, especialmente en el sector retail y comercial.

    Orientado a la productividad

    Si nos introducimos en las “tripas” de este equipo, encontramos desde una configuración básica que ofrece procesador Intel Core i3 (Broadwell), 4 GB de memoria RAM y 500 GB de almacenamiento interno en disco SATA por 669 euros, hasta el “tope de gama” de la serie que sube el procesador hasta un Intel Core i5, la memoria RAM hasta los 8 GB y tarjeta gráfica UMA que nos proporciona un pequeño extra de velocidad y rendimiento por 869 euros.

    Es decir ni de entrada, ni en las opciones de configuración, podremos contar con una unidad SSD o un procesador Intel Core i7. Mientras que lo segundo es bastante más comprensible (estamos hablando de equipos para usos ofimáticos y poco más), no hubiese estado de más ofrecer una unidad SSD al menos como extra añadido, ya que determinados nichos pueden beneficiarse de una mayor velocidad en los equipos. No obstante para el grueso de los usuarios a los que se dirige el Dell Latitude 12, nos parece un tema menor, toda vez que entendemos que en estos perfiles no vamos a trabajar con aplicaciones especialmente pesadas.

    En cuanto a su autonomía, si no somos especialmente exigentes podemos llegar hasta las cuatro horas, lo cual no está mal teniendo en cuenta que no tenemos entre manos un ultrabook o un equipo especialmente orientado a la ultra movilidad.

    En definitiva con el Dell Latitude 12 5000 las empresas tienen un equipo de prestaciones medias que se presenta como una apuesta segura, sin grandes alardes pero con la garantía de tener un dispositivo orientado a la productividad empresarial y que destaca por su comodidad y fiabilidad.

    También te gustará

    gates_reading

    Cinco libros que según Bill Gates deberías empezar a leer

    Si hay una persona que no necesita presentación es Bill Gates. El fundador de Microsoft …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.