Miércoles , 23 agosto 2017 Impresion Pyme
  • Escribir mal puede hundir tu empresa

    mono_escribiendo

    Escribir con claridad. Eliminar lo superfluo. Estructurar las ideas con lógica. Tres conceptos básicos que deberían figurar en el manual de cabecera de cualquier persona que se relacione con un programa de correo electrónico, que escriba un informe o que se encargue de la redacción de un manual corporativo.

    Y sin embargo, como explican en Harvard Business Review, la incapacidad de expresarse correctamente por escrito se propaga como una plaga por empresas de todo el mundo. ¿El resultado? Baja la productividad, falla la comunicación y se repiten tareas de forma innecesaria. Dicho de otra forma, no saber escribir, se ha convertido en un lastre para muchas empresas.

    Josh Bernoff, columnista de la publicación americana, explica en su artículo que para determinar el alcance de este “mal” realizó una encuesta entre 547 directivos y altos cargos.

    Como ya sospechaba, un 81% de los participantes en el estudio aseguró que el material mal escrito que llegaba a sus manos perdía buena parte de su efectividad a causas de alguno de estos motivos: textos demasiado largos, mal estructurados, faltas de ortografía, falta de claridad, jerga y tecnicismos innecesarios o imprecisos.

    Cómo escribir correctamente un correo electrónico, la redacción de un acta tras una reunión, o la de un comunicado corporativo para informar de una decisión importante, son habilidades que deberían de enseñarse si no en la universidad, sí en las primeras etapas de cualquier carrera profesional.

    ¿Qué ocurre en realidad? Que los jóvenes recién licenciados que se incorporan (normalmente como becarios) a las empresas, se enfrentan desde el día uno a e-mails escritos “de aquella forma”, a información corporativa de muy escasa calidad informativa y a procedimientos plagados de tecnicismos que no tienen una utilidad real. Lejos de rechazarlos, acaban adquiriendo estos hábitos como propios, por lo que finalmente toda la organización se contagia de esta forma de comunicar tan pobre y enrevesada.

    El líder débil escribe mal

    Esta carencia se repite en todos los escalafones de la pirámide corporativa. Tanto es así que Bernoff indica que en más de una ocasión, un liderazgo débil está directamente relacionado con una capacidad de expresarse por escrito claramente mejorable. Cita el famoso columnista el caso de Marissa Meyer, actual CEO de Yahoo, que dejó a sus empleados completamente ojipláticos al enviar el siguiente memorandum interno.

    “…our incredibly loyal and dedicated employee base has stepped up to every challenge along the way….The teams here have not only built incredible products and technologies, but have built Yahoo into one of the most iconic, and universally well-liked companies in the world….I’m incredibly proud of everything that we’ve achieved, and I’m incredibly proud of our team. I love Yahoo, and I believe in all of you.”

    Un memorandum en el que se suponía que tenía que expresar la postura de la empresa relativa a su venta a Verizon, se convirtió en nada menos que tres “increíblemente”, en un párrafo que no despejaba ninguna duda (si acaso creaba más) para sus destinatarios.

    La buena comunicación en cambio, no deja espacio ni a interpretaciones personales ni a dudas. Es clara, concisa, bien estructurada. Bernoff pone como ejemplo de buena comunicación las declaraciones de Tim Cook, actual CEO de Apple, al explicar la posición de la empresa con respecto a permitir al FBI el acceder a uno de sus iPhones.

    La forma en la que Cook comunica, a diferencia de Meyer, aumenta la confianza que trabajadores y clientes tienen en la marca. Despeja dudas sobre cuáles son los valores en los que cree la compañía y refuerza la figura de su líder.

    De nada sirve que una compañía tenga una página web que pueda presumir de un diseño brillante. Si no es capaz de acompañar esa sensación con palabras que refuercen el mensaje, alejará a sus potenciales clientes de su empresa.

    También te gustará

    google_campus

    Google comparte contigo sus herramientas de gestión de empresa

    Se ha convertido casi en un cliché eso de que todas las empresas quieren ser …