Domingo , 26 marzo 2017 Impresion Pyme
  • Guerra sin cuartel del Fisco a la doble contabilidad

    dinero_digital

    El dinero fantasma que no tributa a Hacienda constituye una de las grandes pesadillas del ministro Cristóbal Montoro. La Agencia Tributaria ha abierto decenas de expedientes en los últimos años con el objetivo de pillar in fraganti a un incontable número de empresarios que literalmente, hacen desaparecer ingresos de su contabilidad, con el objetivo de eludir al Fisco de forma permanente. Aunque no existen estimaciones concretas, el fraude puede ascender a miles de millones de euros, al suponer hasta el 50% de la facturación de algunos establecimientos.

    “Me pidieron que les desarrollara un programa de contabilidad, pero una de las condiciones básicas fue que dispusiera de una opción que borrara el rastro de determinados ingresos, para no pagar a Hacienda”. El caso de Luis Espinosa, técnico de sistemas (32), es paradigma de lo que está sucediendo en buen número de negocios en los que el pago en metálico es una de sus características.

    Establecimientos de restauración, tiendas de ropa o calzado, carnicerías, marisquerías… Negocios de todo tipo están eludiendo el pago de impuestos de manera recalcitrante en lo que se ha convertido en una de las mayores pesadillas del Fisco español.

    Cuestiones como ésta han llegado a oídos de los ortodoxos miembros de la Comisión Europea, que han forzado al Gobierno español a un compromiso adicional en la lucha contra el fraude para este año, al asegurar otros mil millones más de recaudación en la persecución de estos comportamientos.

    Montoro se ha tomado tan en serio la lucha contra este tipo de engaño que ha sacado a la calle a la Unidad de Auditoría Informática, la UAI, la unidad de élite para este tipo de delitos, con el fin de reforzar este tipo de investigaciones.

    Al estilo de Fantomas

    El protocolo de actuación que utilizan estos comercios es muy simple. El software hace el trabajo sucio, siempre bajo los parámetros establecidos de antemano por el dueño del comercio. Puede ser que la aplicación “borre” literalmente los primeros 200 euros de recaudación. Puede ser que haga desaparecer determinadas operaciones o, incluso, modifique su importe.

    Así, una mariscada de 150 euros puede convertirse en una ración de chorizo de ocho euros. Todo es posible en este mundo de yuppie en que se ha convertido el fraude fiscal para algunos empresarios avispados. El sistema se encarga, además, de emitir facturas correlativas, con lo que las operaciones fraudulentas desaparecen sin dejar rastro.

    El fraude se puede cometer por procedimiento interno, cuando el software manipulador se encuentra integrado en el programa de contabilidad, o puede realizarse utilizando un pendrive externo que se introduce cada vez que se van a manipular las cifras.

    El software interno responde al nombre de Phantom-ware y cuenta con un menú camuflado al que se accede mediante una combinación de teclas. El programa externo insertado en el pendrive es el Zapper, que sólo se conecta cuando se quieren modificar los datos de facturación. Luego, el pendrive vuelve al bolsillo del manipulador.

    De cara a una inspección de Hacienda, el Panthom-ware es más fácil de detectar, porque la UAI se puede llevar el ordenador del comercio, con lo que, tarde o temprano, se descubrirá el engaño. El zapper es más difícil de detectar, porque el defraudador lo puede llevar consigo o retirarlo en el momento en que aparece la inspección.

    También te gustará

    empresas con mejor reputacion

    Central Lechera Asturiana, Decathlon y Mercedes, las empresas con mejor reputación de España

    Estas son las diez empresas españolas que mejor imagen tienen en nuestro país: Central Lechera …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.