Martes , 25 julio 2017 Impresion Pyme
  • Hello, el nuevo fracaso millonario de Kickstarter

    sense

    Kickstarter puede con justicia presumir de haber sido la plataforma en la que nacieron proyectos de éxito como el reloj inteligente Pebble, el ya omnipresente Fidget Cube o el más español cojín para siestas de los chicos de Ostrich Pillow.

    Pero junto a esas luces, el crowdfunding de Kickstarter también ha visto crecer unas cuantas sombras, normalmente proyectos muy ambiciosos, capaces de recaudar mucho dinero, pero irrealizables desde el punto de vista práctico (véase Smarty Ring, PID-Controlled Espresso Machine o la MPrinter).

    En un nivel intermedio se encuentran esos proyectos que han sido desarrollados y entregados, que cumplen con al menos parte de lo que prometían pero que sin embargo, se han visto envueltos en una polémica que ha acabado por enterrarlos. Aquí sin lugar a dudas brilla con luz propia ese carísimo Juicero (400 dólares por un exprimidor de fruta) que resultó ser del todo innecesario.

    En esta última categoría podrían entrar con fuerza los chicos de Hello, startup que en 2014 levantó en la popular plataforma de crowdfunding 2,4 millones de dólares para el desarrollo de un innovador dispositivo para monitorizar y mejorar el ciclo de sueño, y que llegó a levantar otros 40 millones provenientes de inversores como Peter Thiel (PayPal) o Hugo Barra (Google/Xiaomi)

    Ahora, tres años después de ese hito y cuando hace poco más de un año que los primeros usuarios han empezado a recibir sus dispositivos, la compañía ha anunciado que cierra. Y es más: aquellos que hayan comprado su dispositivo a través de la web oficial de la compañía (unos 150 euros) tampoco tendrán la oportunidad de recuperar el dinero invertido.

    ¿En qué consistía “Hello Sense”?

    “Hello Sense” era la marca comercial con la que Hello quería conquistar el mundo del sueño. En vez de apostar por la clásica pulsera de actividad, Sense consistía en una pequeña esfera que se podía colocar en la mesilla de noche, un clip que se ajustaba a la almohada y la consabida App para dispositivos móviles.

    La esfera se encargaba de monitorizar datos ambientales de la habitación en la que se encontraba: luz, temperatura, humedad, presión y sobre el papel, hasta polvo o polen. El clip por su parte, interpretaba los movimientos de la persona “durmiente” y la App, además de recoger todos los datos, establecía el momento óptimo en el que despertar al usuario de Hello.

    Con todo ello Sense determinaba la calidad el sueño, permitía comparar un histórico de noches y ofrecía consejos para mejorar el descanso, personalizándolos en base a los resultados. En definitiva, una idea más que interesante que consiguió el apoyo de miles de usuarios.

    ¿Por qué cierra la empresa?

    Aparte del post que el fundador de Hello ha colgado en su página de Medium, apenas han transcendido los motivos que han llevado a la empresa a cerrar sus puertas tras un inicio tan prometedor. Porque frente a otros proyectos que han demostrado ser un “bluff”, Hello funcionaba razonablemente bien.

    Se especula sin embargo, que negociaciones fallidas con Fitbit para vender la tecnología que sustentaba a la empresa, podría encontrarse entre los principales motivos de este fracaso. Eso y que grandes players establecidos en el mercado, como Withings, hayan desarrollado recientemente soluciones muy similares. Por no hablar del reciente interés de Apple en este nicho de mercado, tras la reciente adquisición de la startup Beddit.

    En resumen, se puede desarrollar con éxito una idea de negocio de Kickstarter, pero si es tan interesante como para que las grandes marcas la copien, la supervivencia de este tipo de empresas pende de un hilo y probablemente, sólo un exit a tiempo pueda salvarlas. Una lástima.

    También te gustará

    mOLA4

    Cazadores de éxito: Danny Mola, el mago de las pymes en Internet

    Cuántos ratos no habremos empleado en pensar y pensar. ¿Y si desarrollara esta idea o …