miércoles , 24 abril 2019 Impresion Pyme
  • Empleados motivados, plantillas más productivas

    Con trabajadores felices y un buen ambiente laboral, aumenta el rendimiento de los equipos. Por eso, el empresario ha de ser consciente de la importancia de motivar a sus plantillas para tener empleados felices, comprometidos con la empresa y más productivos.

    Estas metas no son utopías y se pueden alcanzar esas máximas con unos sencillos consejos. Para empezar, es clave la comunicación, fomentar las relaciones bidireccionales entre empleador y empleados, entre jefes y trabajadores. Esto conlleva aceptar proposiciones y sugerencias de todos los miembros del equipo, lo que hace que las personas se sientan parte de la empresa (independientemente del tamaño de la misma) y del negocio.

    Otro punto clave es la creación de equipos de trabajo que incentiven la colaboración y que permitan la unión de todos los integrantes de la plantilla, o por grupos. Esto es especialmente importante cuando llegan nuevos empleados a la compañía. En estos casos se pueden hacer planes de acogida para que se adapten más fácilmente.

    Tanto a los nuevos como a aquellas personas que ya llevan un tiempo en la empresa hay que ofrecerles un plan de carrera, tanto posibilidades de crecimiento y ascenso profesional como opciones de seguir formándose y reciclándose en su materia. Este es uno de los factores que más pueden motivar a aquellos interesados por mejorar su situación laboral.

    La creación de un buen clima laboral, ya citado anteriormente, es otro aspecto que hay que cuidar mucho, prestando más atención a los trabajadores, interesándonos por su situación, problemas, inquietudes y aspiraciones. Para ello se les puede hacer un seguimiento de su trayectoria en la empresa y ver en qué se podría ir mejorando.

    Por último, cuatro puntos íntimamente relacionados que hacen referencia a la importancia de ubicar a cada empleado donde merece por su capacitación, dándole las funciones que puede llevar a cabo (ni más ni menos) y enriqueciendo su puesto de trabajo en lo que se pueda: correcta asignación de puestos, aprender a delegar funciones, de forma que se responsabilizará a otros trabajadores de determinadas tareas, enriquecimiento de los empleos.

    No hay que olvidar que la motivación parte de conocer lo que se espera de nuestro trabajo, sentir que se pertenece a una organización donde se tiene una posición definida, saber que somos la persona adecuada para el puesto y ver que la organización confía en nosotros, nos impulsa y nos escucha. En este caso no hemos hablado de salario, solo de personas que quieren encontrar su lugar en la organización y sentirse valoradas. Tan sencillo y tan complicado como eso.

    También te gustará

    CEOE

    El Real Decreto de registro de jornada limita el avance de nuevos modelos laborales

    El pasado 12 de marzo, se publicó en el BOE el Real Decreto-ley 8/2019 que …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.