Aspectos a tener cuenta a la hora de contratar seguros para tu pyme

plan

Las pymes españolas están cada vez más profesionalizadas y son más conscientes de la importancia de minimizar ciertos riesgos. Por ello, a la hora de contratar un seguro, es vital que se tomen un tiempo para analizar sus necesidades, y que este que cuadre con las actividades que realicen, adecuándose a sus planes de negocio.

Así, una pequeña o mediana empresa debería tener seguros que cubrieran, al menos, estos cuatro aspectos:

Vehículos de empresa

Este tipo de seguros funciona como las pólizas privadas, es decir, que si tu trabajador provoca un accidente con el coche de empresa, tu negocio es el responsable y tendrá que pagar los daños a terceros, según lo que hayas contratado. Cuando mires diferentes pólizas, asegúrate que tengas cubierta la asistencia en viaje desde el kilómetro 0 para que no te dejen tirado en cualquier parte, en caso de que el coche se estropee.

Si tu negocio necesita vehículos para el día a día, mira que la póliza te ofrezca un vehículo de sustitución en caso de que lo necesites, así no supondrá un parón en la producción. Por otro lado, son interesantes algunos servicios de valor añadido como la gestión de multas o la defensa jurídica y reclamación de daños a través de abogados, te quitarán muchos quebraderos de cabeza y hará que ahorres tiempo.

Responsabilidad civil

Las empresas pueden ser demandadas en cualquier momento y por múltiples motivos: daños por productos defectuosos, un mal servicio o por causar destrozos en la propiedad de otra persona. O, simplemente, alguien puede poner una demanda si considera que tu negocio puso en peligro a alguien o a algo. Si tienes un seguro de responsabilidad civil, te ahorrarás pagar si al final resultas declarado culpable, eso sí, según los límites que hayas contratado en tu póliza. Evalúa tus riesgos y mira la letra pequeña.

Trabajadores

En algunas pólizas se incluye esta cobertura como parte de la responsabilidad civil, pero también puede contratarse por separado. Aunque no son obligatorios por ley, más del 90% de los convenios exigen al empresario que contrate un seguro a favor de sus empleados que cubran fallecimiento e invalidez.

También existen los seguros de compensación que pagan la atención médica de los empleados que se lesionan mientras están en el trabajo o camino del mismo, independientemente de quién fue el responsable del accidente. Si el trabajador fallece mientras trabaja, el seguro da una compensación a su familia.

Propiedad

Al igual que aseguramos nuestra vivienda personal, existen ciertos seguros que protegen las oficinas por si se daña por incendios, robos o cualquier otro tipo de catástrofe. Normalmente, este seguro no solo cubre la estructura (conocida como continente) sino también el contenido, es decir, el mobiliario, inventario, maquinaria, ordenadores y cualquier otro elemento necesario para las operaciones diarias.

Estas pólizas protegen tus activos físicos y también pueden proporcionarte fondos económicos durante el periodo en que estés intentando volver a la normalidad, en caso de algunos de los problemas que hemos mencionado. Eso sí, como en todo, asegúrate si te conviene contratar estas coberturas.