Qué es un gestor de flotas y por qué añade valor a tu seguro

camión


Un gestor de flotas es un profesional que se encarga de ciertas gestionas correspondientes a los vehículos de empresa. En algunas ocasiones, las compañías de seguros ofrecen este servicio a sus clientes para darle un valor adicional a su póliza. La principal ventaja que proporciona esta figura a un negocio es que es, al final, este es capaz de operar de una manera más eficiente, reduciendo costes y ahorrando tiempo, ya que dejan en manos del gestor tareas tediosas como tramitar un siniestro, gestionar bajas y altas, asegurarse que los vehículos cumplen la ley o reclamar indemnizaciones en caso de accidente.

Algunos negocios tiene elementos operativos que requieren de mucho tiempo, energía o una logística muy coordinada. Aquellos que dependen de una operación vehicular muy organizada para ser rentables, como las de transporte de mercancías, entrega de paquetes o transporte de viajeros pueden ser los que más provecho saquen de los servicios de un gestor de flotas.

Las compañías que incorporan esta figura mejoran la calidad del servicio, adoptando pautas para ser más efectivos, eficientes y proporcionando una mejor experiencia de cliente.

Servicios añadidos de un gestor de flotas

Aunque sea un servicio que genera muchos beneficios, muchas pymes no tienen presupuesto para contratar a un profesional que se encargue de esta gestión. Conscientes de esta necesidad, algunas empresas de seguros (como Línea Directa) lo han incorporado dentro de su póliza como un valor añadido. Pregunta a tu compañía cuáles son las gestiones concretas que realizarán para saber a qué atenerte. Aquí te damos algunas ideas generales:

Legalidad

Una de las principales responsabilidades de un gestor de flotas es comprobar que las personas que van a conducir los vehículos cumplen con la legalidad vigente establecida por la DGT. También se encarga de buscar la póliza más adecuada para el negocio y que tenga la suficiente cobertura en caso de accidente.

El gestor de flotas se asegura de que todos los vehículos están preparados para circular en los diferentes escenarios (dentro de ciudad, carreteras secundarias, autopistas, en el extranjero…). Esto significa que tengan todos los papeles en regla: ITV pasada, permiso de circulación, seguros, etc…

En ocasiones, si arriendas una flota de vehículos, puede que tengas un kilometraje acordado previamente que debe respetarse, si no, tendrás que pagar tarifas adicionales. El gestor deberá garantizar que estos datos se registren de forma regular y que se cumpla lo pactado.

Organización

El gestor de flotas también puede encargarse de organizar la flota, esto quiere decir, asesorar a los responsables de cuál es la mejora manera de adquirir o renovar los vehículos, por ejemplo, a través de un concesionario, empresas de segunda mano, etc.

También pueden asesorar al gerente de la empresa sobre las mejores maneras de financiación, ya sea a través de alquiler, comprar vehículos de segunda mano, leasing, compra de vehículos nuevos con préstamos, etc.. Actualmente, el mercado ofrece multitud de opciones que se adaptan a cualquier presupuesto.

Por último, otro tema que tendrá que discutir con el responsable es el tipo de vehículos que es más eficiente para integrar la flota y cómo pueden hacer un mejor uso del combustible. En algunas ocasiones, se necesitará que se adapten al cargo del empleado, otras veces al tipo de labor y, en otras ocasiones, no se necesitará tal distinción, pudiendo usarse una flota uniforme.

Gestión de altas y bajas

Como ocurre a nivel particular, las empresas también tienen que hacer cierto papeleo cada vez que den de alta o de baja alguno de sus vehículos. Es muy importante prestar atención a esto, ya que si no lo hacemos correctamente, podemos llevarnos sorpresas desagradables en forma de multas administrativas o siniestros de los que no somos responsables.

Al final, se trata de un trabajo extra que ocupa tiempo a las empresas y del que puede ocuparse un gestor de flotas.