¿Cómo ponen a punto su coche los españoles?

coche

Con un pie en Semana Santa, muchos somos los españoles que estamos a punto de coger el coche y salir hacia nuestro destino vacacional. Unos desplazamientos por carretera que, como cada edición, serán de de los mayores que se realicen durante el año, más si tenemos en cuenta que hay convocados paros en varias compañías de transporte público, como Adif, Renfe, Air Nostrum y otras entidades. 

Dicho esto, parece que el coche va a ser la única alternativa para muchos pero, ¿lo tienes preparado para un viaje largo? Según un estudio de Acierto.com, la media de edad del parque automovilístico español es de 14 años. La cifra se ha disparado hasta en un 50% durante última década y la renovación se encuentra en su cuota más baja desde 2007. Esta antigüedad incrementa las posibilidades de sufrir un accidente – la DGT sitúa la edad de los automóviles envueltos en accidentes mortales en los 13,6 años-. Por desgracia, no es lo único factor ni comportamiento de riesgo de los conductores españoles. ¿El precio? Casi 350.000 asistencias en carretera previstas para esta Semana Santa, según este comparador.

¿Pones a punto tu coche?

Según Acierto.com, si nos centramos en las asistencias comentadas, casi el 90 % de las actuaciones corresponden a averías en el motor, baterías descargadas, fallos en el sistema eléctrico, pinchazos y reventones de neumáticos. Solo el 10 % corresponden a siniestros de tráfico.

Pero no nos extraña, pues solo tres de cada 10 automovilistas realizan la puesta a punto de su vehículo antes de emprender un viaje. El 60% ni siquiera cambia las ruedas a tiempo: el 46,2% lo hace después de recorrer con ellos más de 50.000 kilómetros y el 11,7% tras superar los 65.000. Los expertos establecen el límite alrededor de los 40.000.

A esto se añade otra imprudencia más: que pasamos poco por el taller y que, cuando lo hacemos, es en caso de avería mecánica. Hasta dos de cada cinco españoles admiten no realizar siquiera las revisiones estipuladas por el fabricante. Lo peor del caso es que casi la mitad de ellos solo lo harían si detectara un problema; y que hasta el 18% ignora cuándo realizarlas.

Una Semana Santa pasada por agua

La lluvia es otro factor que incrementa los riesgos. Y esta Semana Santa estará pasada por agua. En concreto dispara el riesgo en un 8%, ya que reduce la visibilidad e incrementa las opciones de sufrir aquaplanning. Entre los incidentes más frecuentes encontramos las salidas de vía, las colisiones por alcance trasero y los atropellos a peatones.

La falta de experiencia, una mala maniobra, un error al calcular la velocidad o intencionalidad de otro vehículo y la pérdida de control del vehículo se suman a la lista. Circular de forma negligente o temeraria, a gran velocidad y frenar repentinamente son otras causas de accidente.

Pero, ¿qué pasa si tengo un accidente de coche por culpa de la lluvia?, ¿y si me resbalo con la moto?, ¿me cubre el seguro? El comparador responde: depende de la póliza que tengas contratada. Por regla general los seguros básicos únicamente cubren la responsabilidad civil. Por ejemplo, los daños que causes a otro conductor con tu coche o si sales disparado del vehículo. En estos casos, si el coche sufre daños o te lesionas, lo habitual es que no recibas ninguna indemnización.

Para eso será necesario que tu seguro incluya los Accidentes del Conductor. Este suele incluir los gastos sanitarios y posterior rehabilitación. Para que el vehículo esté cubierto tendrías que contratar un todo riesgo, con cobertura de daños propios. No obstante, podrías acabar recibiendo alguna compensación económica si se demuestra que la vía estaba en mal estado. En este caso la reclamación sería al Ayuntamiento de la localidad, al Estado o la Comunidad y a su seguro de Responsabilidad Patrimonial, en función de dónde se ubique la carretera.