La letra pequeña de los coches de sustitución

accidente de coche

Los coches de sustitución (también denominados vehículos de cortesía) son ofrecidos por algunos seguros o fabricantes en determinadas circunstancias. Si tu coche es también una herramienta de trabajo y lo usas a diario, es imprescindible que te informes sobre este servicio y lo incluyas en tu póliza. Antes de ello, asegúrate de leer bien la letra pequeña para que no tengas sorpresas desagradables y sepas bien cuándo tienes derecho a este servicio y cuándo no.

Normalmente, la controversia se encuentra en establecer cuáles son las coberturas que tiene este nuevo coche, como no existe nada de legislación en España al respecto, son las propias empresas o los fabricantes quienes ponen las reglas. Así, las condiciones pueden variar según el tipo de reparación que tenga tu coche, la categoría del vehículo asegurado, los kilómetros que puedes hacer como máximo con el de sustitución, el precio de la póliza y, por supuesto, el límite de tiempo que lo puedes disfrutar.

El primer punto que hemos de tener muy claro en la póliza es saber cuándo podemos disfrutar del coche de cortesía. ¿Robo, siniestro o simplemente, avería del tuyo? Lo más común es que este servicio se ofrezca en caso de siniestro pero con ciertos matices, como la responsabilidad del mismo. Es decir, que algunas empresas te lo negarán si tú has sido el responsable del choque o accidente (estos detalles los tendrás que ver en la póliza). Otras compañías no recogen el supuesto de coche de cortesía si el tuyo ha tenido una avería o está en el taller para una revisión, por ejemplo.

El protocolo a seguir para el coche de sustitución

Una vez que se demuestre que lo que te ha pasado está dentro de lo establecido en tu contrato para que te pongan un vehículo de sustitución, tienes que esperar a que el perito realice el parte del siniestro de tu coche, se llegue a un acuerdo en los términos de reparación y, por último, tu aseguradora dé la orden de arreglo y gestión del nuevo vehículo.

Con respecto al tiempo que podrás disfrutar de este servicio, tampoco hay nada establecido y esto depende de cada aseguradora y del motivo que lo haya propiciado. Normalmente, si ha sido un robo tendrás 30 días, si es por un siniestro, hasta 15 días y si se trata de una avería, no más de una semana. También es posible que este tiempo se calcule dependiendo de los días de reparación que necesite tu coche.

En conclusión, incluir coche de cortesía en tu póliza es muy interesante si dependes de tu vehículo para trabajar. Es importante leer bien las condiciones en la que te prestarán este servicio porque no todas las aseguradoras lo hacen en caso de avería, siendo más frecuente en determinados siniestros o robo. Como las coberturas del nuevo coche no están legisladas, estas son establecidas por la aseguradora, tanto la duración del servicio, como otros aspectos (tipo de coche, kilómetros máximos, etc…)