La UE publica el nivel de siniestralidad en las carreteras europeas (2010-2017)

carretera

El Parlamento Europeo publicó hace unos días una interesante infografía con datos sobre las carreteras europeas y la seguridad vial de las mismas. Según el organismo, el número de muertes ha descendido un 57,5% entre 2001 y 2017, una buena noticia que achacan a los avances sociales y tecnológicos de los últimos años. Sin embargo, los datos muestran que la tasa de mortalidad se está estancando.

Las estadísticas muestran que casi la mitad de las muertes son de pasajeros que circulan en turismo (el 46%) mientras que la otra mitad corresponde a lo que denominan «usuarios vulnerables», es decir peatones (21%), motoristas (14%), ciclistas (8%) y conductores de ciclomotores (3%). Por países, los que mayores datos de mortalidad registraron fueron, en este orden: Rumanía, Bulgaria y Croacia; en el lado contrario, aquellos países con menos muertos en la carretera fueron Reino Unido, Suecia y los Países Bajos.

Según el Parlamento Europeo, las tecnologías de seguridad obligatoria podrían ayudar a salvar más de 25.000 vidas y evitar alrededor de 140.000 lesiones graves para el año 2038, ya que las estadísticas arrojan que el error humano provoca alrededor del 95% de los accidentes de tránsito. Algunas de estas tecnologías con la asistencia de velocidad inteligente, las advertencias de distracción al conductor o el frenado de emergencia, todas ellas se incluirán entre las 30 funciones de seguridad avanzadas obligatorias que el organismo ha incluido en el plan vial europeo.

Además de esto, la UE quiere hacer más seguras las carreteras reforzando las normas sobre la gestión de la seguridad de la infraestructura, e incluyendo reglas comunes para los coches autónomos.

Las carreteras españolas

Las cifras de muertes viales en España tienen un sabor agridulce. Si bien, el número se ha reducido un 26% entre los años 2010 y 2017, situándose por encima de la media de la Unión Europea para este periodo (20%), los fallecimientos aumentaron un 2% el último año del estudio.

En las áreas urbanas, nuestro país ocupa el primer puesto en cuanto a muertes de usuarios vulnerables (80%, la mayoría peatones) cuando la media de la UE es del 70%.

Volviendo al ámbito comunitario, el 8% de las muertes en carreteras se produjeron en autopistas, el 55% en caminos rurales y el 37% en zonas urbanas. Casi el 14% de las personas fallecidas en las carreteras de la UE tenía entre 18 y 24 años, grupo de edad que comprende al 8% de la población europea. La proporción de muertes de personas mayores aumentó del 22% en 2010 al 27% en 2017 debido a los cambios demográficos.

Por último, el estudio indica que el 76% de los fallecidos en carretera fueron hombres y el 24%, mujeres. Los niños menores de 15 años representaron el 2%.