Las particulariedades de asegurar un camión

Camiones

Asegurar un camión requiere de una gestión bastante más laboriosa de la que tiene otros vehículos, como puede ser un coche o una furgoneta. Las características físicas y su finalidad como herramienta de carga hacen que las aseguradoras miren con lupa ciertos aspectos antes de ofrecer una prima en concreto.

Por su parte, el asegurado también tiene que llevar a cabo un ejercicio de planificación y decidir si quiere estar seguro frente a adversidades y contratar un seguro completo, o ahorrarse un dinero y tener una cobertura menor. En cualquier caso, existen multitud de pólizas que las aseguradoras te ofrecerán en función de ciertos parámetros.

Tonelaje y medidas del camión

Las medidas y el peso del camión influyen en muchos aspectos. Por una parte, su maniobra es bastante más complicada que la de un coche, por lo que el conductor tendrá que sacarse un carnet especial y hacer prácticas para aprender a conducirlo. Esto también puede tener otras consecuencias como su incidencia en los demás conductores en caso de avería o accidente.

Por tanto, las aseguradoras tienen esta característica muy en cuenta a la hora de establecer la prima, de manera que cuanto más grande el vehículo, más cara será.

Tipo articulado o rígido

Cada aseguradora cuenta con su propia clasificación en cuanto a camiones, pero los dos tipos más frecuente que nos vamos a encontrar en el mercado son los rígidos o los articulados.

El primero se refiere a aquellos camiones «de una pieza», donde la cabina y la carga están en el mismo chasis; los segundos están compuesto de dos partes: la cabina (parte delantera, donde está situado el motor) y el remolque y ambos tienen pólizas diferentes.

Tránsito

El uso que vayamos a darle al camión, así como las zonas de circulación van a influir en el tipo de póliza de los seguros. Por una parte, pueden utilizarse para llevar cargas de un tercero (público) o propias (privado), que hay que comunicar a la aseguradora, así como las rutas por las que va a circular, es decir, si va a ser por España, la Unión Europea o terceros países.

El precio del seguro del camión puede variar considerable en función del marco de actuación que tenga previsto.

Carga

El tipo de mercancías que vayas a llevar en el camión es vital para establecer ciertas coberturas, cuyo precio será bastante variable, ya que no es lo mismo transportar arena, que alimentos, cosas que necesiten fríos, materiales que sean peligrosos para la salud o mercancías peligrosas. Aunque la gran diferencia que se hace es entre estas últimas y mercancías generales, es importante concretar lo más posible a la aseguradora.

Además, en el caso de las mercancías peligrosas hay que tener autorización para transportarlas, según la normativa, por lo que esto encarecerá las pólizas.

En definitiva, a la hora de asegurar un camión, las compañías tienen en cuenta aspectos comunes para otros vehículos, como son la siniestralidad del tomador y el número de coberturas. Sin embargo, las características especiales de estas máquinas será lo que más influya en la prima: el tonelaje, tipo de camión, la carga que va a llevar o por dónde van a circular confeccionarán un seguro a medida de cada uno.