Biometría de voz: di adiós a las llaves de tu vehículo

voz

La industria del automóvil avanza a pasos agigantados, y ha encontrado en la tecnología su mejor aliado para crear coches cada vez más autónomos, eficientes y cómodos para los usuarios. Lo último en tendencias automovilísticas pasa por la biometría, que hará desaparecen elementos físicos de seguridad como las clásicas llaves.

De hecho, los expertos de Biometric Vox indican que, en menos de tres años, se va a poder abrir y arrancar un vehículo solo con la voz, dejando obsoletos tecnologías como los sistemas de radiofrecuencia actuales. Pero, ¿por qué la voz se va a convertir en el futuro de la industria de la automoción? Por estas razones:

Hace al vehículo más seguro

La llave clásica de espadín quedó obsoleta a favor de los mandos con chip anti-arranque y las tarjetas de radiofrecuencia. Ahora ha llegado su relevo en favor de la voz. Hay que tener en cuenta que todos los dispositivos físicos de seguridad pueden ser replicados con mayor o menor facilidad para manipular el vehículo, algo prácticamente imposible cuando se utiliza la biometría de voz.

Cada persona tiene cientos de parámetros distintos en su voz, que se distingue una de otras a través de aspectos como la cavidad buco nasal, craneal, frecuencia vocal, etc. Estas características son identificadas por el software de reconocimiento de voz quien, a su vez, también ha sido equipado para detectar grabaciones, inyecciones de audio, etc.

Es barato y fácil de implementar

Frente a otros tipos de biometría (como el iris o la huella dactilar) con el de voz no hay que instalar ningún hardware adicional al vehículo, que pueden ser manipulados o dañados para robar el coche. Para utilizar el reconocimiento de voz solo hay que insertar un micrófono en el sistema de los vehículos inteligentes, sin necesidad de elementos físicos extra.

Comodidad para el conductor

El conductor solo tiene que decir unas palabras para conseguir que el coche reconozca si es apto o no para utilizarlo, también se puede hacer con varias personas. Para ello, hay que configurar la plataforma con las voces del conductor y de todos aquellos que puedan usar el coche y se registrará el tono, la frecuencia o la resonancia craneal, características, todas ellas, únicas y personales que no pueden suplantarse.

La aplicación del análisis biométrico a la voz la convierte en una herramienta segura y funcional para abrir y poner en marcha nuestro vehículo”, afirma Carlos Gavilán, director de desarrollo de Negocio de Biometric Vox, que añade: “La voz es la forma natural de comunicarnos y, además, es un rasgo único mediante el que podemos identificar al usuario. En Biometric Vox creemos que a medio plazo el uso del habla pasará a ser una opción destacada en la protección de nuestros vehículos”.