Día Mundial del Medio Ambiente: cómo poner nuestro granito de arena y conducir mejor

coche contaminante

Hoy, 5 de junio, se celebra en todo el mundo Día del Medio ambiente cuya edición de esta año está pensada para concienciar a la población en la eliminación del plástico, uno de los materiales que más contamina nuestro entorno.

Pero, mas allá del objetivo de este año, existen otros hábitos que realizamos todos a diario y que, aunque sabemos que es perjudicial para el medio ambiente, no modificamos ni un ápice. Por ejemplo, uno de los sectores más contaminantes es el del transporte que representa, prácticamente el 25% de las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía, una proporción que está aumentando conforme pasa el tiempo.

Es cierto que la industria automovilística se está enfrentando a muchos retos ecológicos, y en este marco, el rejuvenecimiento del parque automovilístico a través de los vehículos de ocasión puede ser una alternativa para contribuir a ayudar a respetar el medio ambiente.

En cualquier caso, si usas a diario el coche para trabajar también tienes una responsabilidad con el planeta. Tramicar te ofrece varias medidas para tener en cuenta a la hora de conducir y poner tu granito de arena para reducir la contaminación.

Conducción «académica»

Con la experiencia y el paso del tiempo, todos los conductores adquirimos ciertas manías que se alejan de la forma correcta de tratar el coche, que nos han enseñado en la autoescuela. La mayor parte de ellas emiten más cantidad de dióxido de carbono al aire, como pueden ser conducir por encima de la velocidad permitida, hacer acelerones, utilizar marchas inadecuadas, utilizar mucho aire acondionado (que puede llegar a incrementar el gasto de gasolina hasta un 20%), cargar el vehículo de forma consciente, conducir de forma anticipada (pensando bien las maniobras y evitando una conducción brusca con frenazos o adelantamientos de riesgo), son algunas de las opciones para poder ayudar al medio y prácticamente… sin hacer grandes cambios.

Revisiones del coche a conciencia

Además de cuando toca, es buena idea hacer revisiones periódicas e intensas al coche antes y después de hacer viajes largos. Si usas el coche a diario, revisa periódiamente el tubo de escape y el catalizador (ya que las fugas pueden ser nocivas para el entorno), comprobar batería y sistemas de encendido (para que la combustión sea eficaz), revisar las ruedas (algo que afecta directamente al consumo del combustible), comprobar el filtro de aceite, tener limpio el sistema de inyección y el estado de los amortiguadores son algunas medidas muy positivas que van en beneficio de todos, incluido el conductor.

Planea tu ruta antes de salir

Una pregunta que todo conductor debe hacerse en el momento de llevar a cabo un trayecto es si necesita realizar ese traslado en su coche particular o puede utilizar, en su caso, el transporte público. No se trata de prescindir del coche, ya que es completamente necesario en la mayoría de los casos particulares, sino de buscar alternativas a su uso si realmente existen. Además, con muchas medidas que toman las ciudades de limitación de los coches, muchos ayuntamientos suplantan la falta de apertura del tráfico con mayor frecuencia y líneas del transporte público. ¿Has comprobado si el trayecto que vas a realizar puedes hacerlo en metro, autobús, andando o incluso en bicicleta?

¿Has probado el carsharing?

Aunque la mayoría de las veces utilices tu coche por trabajo, ¿no has pensado nunca en publicar tu viaje en una plataforma para compartir gastos? El desplazamiento es siempre más económico, menos contaminante y ¿quién sabe? Puede que conozcas a personas interesantes que te amenizan el viaje.

Plantéate si es hora de un cambiar tu coche

Puede ser que tengas un coche demasiado viejo, al que seguramente tengas cariño, pero te está costando una inversión excesiva en averías y reparaciones, por lo que seguro que contamina más. El mercado del vehículo de segunda mano está en auge y tiene una flota con cada vez más modelos y posibilidades. La gestión de una compraventa puede ser más ágil de lo que crees: puedes cambiar de coche en el mismo tiempo y de una manera similar a la de reservar un trayecto en viaje compartido.

Dicho esto, ya sabes cómo puedes contaminar menos con tu coche, ¡ahora toca llevarlo a cabo!