Jueves , 8 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Los siete hábitos de los trabajadores altamente efectivos

    Trabajadores contentos y productivos. Ese es el sueño de todo empresario o profesional, ser eficaces y efectivos. Es decir, ejecutar tareas o actividades en un plazo adecuado de tiempo, con la calidad deseada y sin pérdidas innecesarias de tiempo. Sobre la efectividad como capacidad alcanzable se ha investigado mucho, pero uno de los estudios más reseñables al respecto es el realizado por Stephen R. Covey que, a pesar de haberse publicado hace más de dos décadas (concretamente en 1989), sigue teniendo su aplicación en la actualidad, cosechando los mismos resultados positivos que entonces.

    Algunos pueden pensar que es un libro de autoayuda, pero en su momento tal calificativo aún no se había generado. Así, sin esta “etiqueta” de best-seller que hoy ayuda a vender muchos títulos, ‘Los siete hábitos de la gente altamente efectiva’ ha vendido más de 15 millones de copias en 30 idiomas. Su éxito radica en la propuesta de una serie de hábitos, como enuncia el nombre, que van a ayudar al lector a ser efectivos en numerosos aspectos de su vida. Según Covey, se trata de principios de carácter ético, que, por su naturaleza, son universales y atemporales.

    Para lo personal y lo profesional, en MuyPymes queremos quedarnos con esas siete ideas que propone el autor para que se apliquen en cada una de las facetas de nuestra vida: proactividad, definir objetivos de partida, priorizar, pensamiento positivo (crecer, evolucionar y ganar), entender y ser entendido, buscar sinergias y apostar por la mejora constante.

    Ser proactivos

    Como dice Covey, “la vida de cada uno es producto de sus valores y decisiones”. No debemos dejarnos llevar solo por los sentimientos, sino también ser racionales e intentar analizar las situaciones. Tomar decisiones y asumir las responsabilidades. Tener la capacidad de elegir nuestras respuestas.

    Tener un objetivo en mente.

    El autor afirma que todas las cosas que hacemos se crean dos veces, y este hábito es la primera creación. Visualizar lo que queremos conseguir es lo que hace que nuestras acciones estén dirigidas a ese fin.

    Priorizar e ir por orden.

    Lo primero debe ser lo primero, aunque parezca obvio. Es clave aprender a priorizar y saber lo que es realmente importante. “Las cosas que importan más no deben estar a merced de las que importan menos”

    Pensar en  positivo.

    Ganar es la meta, conseguir lo marcado. Esto permite desarrollar una mentalidad de abundancia material y espiritual.

    Entender y ser entendido.

    Comprender y ser comprendido. Este hábito no habla más que de la comunicación empática: buscar primero entender y luego ser entendido, es la esencia del respeto hacia los demás.

    Buscar y establecer sinergias.

    Stephen R. Covey habla de cooperación creativa: intetizar ideas divergentes produce ideas mejores y superiores a las ideas individuales.

    Renovación y mejora constante.

    Este hábito no hace más que hacer referencia al principio del aprendizaje continuo. Se trata de utilizar las capacidades que tenemos para renovarnos en las dimensiones física, mental, espiritual y mental.

    También te gustará

    gates_reading

    Cinco libros que según Bill Gates deberías empezar a leer

    Si hay una persona que no necesita presentación es Bill Gates. El fundador de Microsoft …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.