Martes , 25 julio 2017 Impresion Pyme
  • Empresas y hogares sueltan medio billón de euros de lastre

    cotizaciones-autonomos

    La larga y tormentosa crisis económica que ha durado casi diez años ha desencadenado un fortísimo periodo de ajuste en los balances de empresas y familias, con una reducción de deuda bestial durante este periodo. Según los últimos datos del Banco de España, este proceso de desapalancamiento se ha saldado hasta el momento con una reducción de la deuda superior al medio billón de euros.

    La época del quiero y no puedo ha quedado sepultada. La euforia con que los agentes económicos vivieron durante más de diez años produjo una etapa de sobreendeudamiento brutal que el estallido de la burbuja inmobiliaria dio por concluido. Desde los máximos niveles de deuda, alcanzados en 2008, hasta el cierre del primer semestre de este año, las empresas han tenido que reducir su endeudamiento en casi un 24%, mientras que las familias lo han disminuido en algo más de un 22%.

    El crecimiento de la burbuja inmobiliaria provocó un aumento desaforado de la deuda de estos dos agentes de la economía. Las empresas por unos planes de crecimiento completamente fuera de la realidad. Por no hablar de las propias constructoras e inmobiliarias, que prácticamente quebraron en bloque. Otras instituciones, como la banca no sólo debieron de incrementar su financiación, sino que se vieron afectadas por una oleada de impagos de los propios clientes. Los cantos de sirena que llevaron a estos a pedir financiación por encima de sus posibilidades, al abrigo de la competencia bancaria, se volvió en contra de las propias entidades.

    Casi la cuarta parte de la deuda desaparece

    La deuda de las empresas no financieras se ha reducido en 312.610 millones de euros desde el cierre de 2008, hasta situarse en los 913.854 millones de marzo de este año. En tanto, los hogares han soltado lastre (unas veces obligados por los impagos y otras de forma voluntaria) por un importe de 202.086 millones de euros, hasta situar su financiación global a la zona de los 708.451 millones de euros.

    Una crisis como la última que ha vivido España sólo podía resolverse con un proceso acelerado de desapalancamiento (reducción de deuda) con el objetivo de limpiar los balances de estos dos agentes y conseguir a partir de entonces una vuelta a la normalidad en el funcionamiento de los mismos.

    En estos momentos, el grueso de la deuda de las empresas procede fundamentalmente de préstamos de los bancos nacionales y préstamos titulizados (conversión de créditos en bonos), que suponen 527.794 millones de euros. A través de valores distintos de acciones las empresas disponen de 94.360 millones de euros. Las empresas han captado también 291.701 millones de euros en préstamos de sociedades extranjeras.

    La vivienda se come la deuda de las familias

    El endeudamiento principal de las familias tiene como destino la vivienda, a la que los hogares han destinado 539.987 millones de euros de su financiación. A préstamos para otras finalidades han destinado 168.463 millones de euros.

    El desempleo ha sido el principal factor de reducción de deuda de las familias. En los años de la crisis, el paro se incrementó en tres millones de personas, hasta superar los cinco millones en marzo de 2013. Hasta hace dos años no se han recobrado los ritmos de consumo previos a la crisis, cuando ciudadanos han percibido un gran descenso en el riesgo de quedarse sin trabajo.

    En el caso de las empresas, el catalizador de la reducción de la deuda ha sido el elevado nivel de quiebras que ha llevado aparejadas la crisis económica.

    También te gustará

    contrato de trabajo

    Récord de conversiones de contratos temporales a indefinidos

    Cifra récord de conversiones de contratos temporales a indefinidos desde el año 2008. En lo …