Sábado , 23 septiembre 2017 Impresion Pyme
  • La importancia de optimizar tu cadena de suministro

    Uno de los objetivos críticos de cualquier empresa es lograr la integración óptima de sus proveedores como parte de una estrategia para obtener un buen posicionamiento en la industria y el mercado.

    Procesos con tiempos de ciclo más cortos, reducción de costes de operación y administración, eliminación de excesos de inventario, aprovechamiento del espacio con inventarios reducidos, entrega de materia prima “just in time”, o el control de material en tránsito son algunos de los desafíos a los que debe enfrentarse una buena gestión de la cadena de suministro.

    Uno de los aspectos clave de esa gestión, en la que cada vez juegan un papel más destacado las nuevas tecnologías, es contar con la financiación adecuada de la cadena de suministro, de modo que se optimicen los costes de dicha cadena.

    Esto supone llevar a cabo, en primer lugar, un estudio preliminar de los costes de suministro en los que cada compañía incurre: cuánto dinero se gasta, en qué se gasta y con qué proveedores. Este análisis ayudará a localizar las oportunidades para mejorar el suministro y racionalizar la cadena de aprovisionamiento.

    De la misma forma, también es necesario identificar las prioridades entre los procesos internos de la cadena de suministros de la empresa. De esta forma se consigue identificar los procesos más improductivos que deben ser suprimidos o reestructurados, al tiempo que se evita invertir dinero en la automatización de procesos que resultan caros o ineficientes y se identifican aquellos aspectos que pueden generar mayores ahorros de costes, recursos y tiempo.

    Los beneficios de este enfoque son evidentes. Como explican en el blog especializado Circulante, “el estudio de las cadenas de suministro en los últimos años ha demostrado la enorme importancia de una adecuada gestión de las diferentes tareas asociadas con los flujos de bienes y servicios de las empresas”.

    El apoyo financiero de la empresa a su propia cadena de suministro (por ejemplo a través de herramientas como factoring, confirming, el neteo o compensación de deudas) también resulta vital para esta optimización de costes. De hecho como aseguran los expertos de Circulante, “la importancia de tratar y apoyar económicamente a la red de proveedores (de primer, segundo y tercer nivel) y al resto de suministros (almacenes, canales de distribución, línea de producción y cliente final) como un activo estratégico es cada vez más relevante”.

    Una cadena de suministro optimizada, que integra nuevas tecnologías para ganar en eficacia y que está bien financiada, permite a las empresas ser mucho más competitivas, ahorrar en costes y mejorar la relación con sus clientes.

    También te gustará

    transformación digital

    Sorpresa: España reduce la deuda pública

    El mes de julio proporcionó una interesante sorpresa financiera. El Reino de España ha reducido …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.