Tres síntomas que indican que no estás utilizando el papel adecuado

Utilizar un papel adecuado a nuestras necesidades de impresión es fundamental para obtener documentos e imágenes de calidad, ya que el papel es un elemento básico dentro de la impresión y si éste falla no obtendremos un resultado satisfactorio.

En ocasiones puede que no seamos capaces de identificar si estamos sufriendo problemas de impresión por no utilizar un papel adecuado, sobre todo cuando los síntomas son leves o cuando intentamos asociarlos a otras causas.

Por ello hemos decidido realizar este sencillo artículo práctico en el que repasaremos tres síntomas claros que indican que no estamos utilizando un papel adecuado a las necesidades de impresión de nuestra pyme:

  1. Atascos frecuentes en la impresora y problemas de enrollado u ondulado en el papel al imprimir. Suele ocurrir sobre todo al utilizar papeles de bajo gramaje, así que la solución pasaría por comprar un papel de mayor consistencia.
  2.  Aparición de sombras en los caracteres impresos, así como los textos poco nítidos o definidos y la aparición de distorsiones o manchas que se producen cuando el papel no es capaz de absorber y fijar adecuadamente la tinta durante el proceso de impresión.
  3. Anomalías diversas en la impresión de imágenes y fotografías, con colores poco realistas o apagados, así como la presencia de zonas claras o de mezclas “sucias” que dejan la impresión inservible.

Para seguir aprendiendo las claves del papel y hacer un buen uso del mismo os recomendamos echar un vistazo a este artículo que publicamos dedicado al mismo y a los costes de impresión.