Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Domingo, 3 Julio 2022

Noticias

Emprender en compañía: cómo encontrar al socio ideal

La sequía crediticia está llevando a los emprendedores a buscar socios que les ayuden a hacer realidad sus proyectos. Esta motivación financiera no debe hacernos caer en el error de dejar entrar en nuestra empresa a cualquier persona, sino que debemos ser selectivos al hacerlo y buscar a alguien que comparta nuestra visión y presente habilidades directivas o ciertas capacitaciones clave para formar parte de la dirección-gestión de un negocio.

En no pocas ocasiones, nos dejamos llevar por la cercanía y damos paso a amigos o familiares, conocidos con los que nos unen ciertos lazos de amistad que puede que no sean las personas más adecuadas para asociarse. Por ello, hay que tener en cuenta una serie de factores para no errar en la elección del compañero de uno de los viajes más importantes de la vida: el mundo de la creación y consolidación empresarial.

Para ayudar en esta elección, desde Muy Pymes recetamos prestar atención a cinco factores clave para conseguir encontrar al socio ideal:

1. Compartir visión, pasión y valores. Hay que esforzarse por conocer bien a aquella persona que queremos que forme parte del proyecto. No se trata de encontrar a alguien que nos simpatice o nos parezca agradable, sino de saber que estás en sintonía con ella y que su filosofía empresarial se corresponde con la tuya. Para ello, primero debes saber cuál es tu visión y tus valores. Analízate a ti mismo y reflexiona en torno a estas preguntas: ¿Qué te motiva a emprender? ¿Cuál es tu objetivo con este negocio? ¿Unos ingresos extra o un trabajo para largo plazo? ¿Cuánto tiempo puedes y quieres dedicarle al proyecto? Tu socio debería responder a esas mismas cuestiones y las respuestas deben ser similares a las tuyas. De no ser así, hay que seguir buscando…

Advertencia, desplázate para continuar leyendo

2. Persona que aporte un bagaje formativo y experiencia en el sector. Además de la financiación, se suelen buscar socios que aporten conocimientos en una actividad específica o en un área concreta. Si nos dedicamos a prestar servicios de asesoramiento financiero, tal vez nuestro compañero no conozca mucho sobre este campo pero puede que sea el mejor captando socios por su talante comercial o gestionando las cuentas del negocio por su formación en administración. Hay que buscar las sinergias personales y que cada pieza del puzzle aporte su valor al proyecto. Así salen las cosas.

3. Madurez emocional y profesional. Para sacar adelante una empresa es necesario ser fuerte y tener mucha capacidad de trabajo y de sacrificio, tener paciencia y saber esperar a que lleguen los buenos resultados. Esto puede parecer obvio pero son muchas las personas que buscan beneficios aquí y ahora, tal vez por inmadurez o por necesidades inmediatas. La realidad es que si se quiere poner en pie un negocio es probable que los primeros años sean duros y hay que estar preparados para ello. Las vacaciones vendrán después.

4. Credibilidad dentro y fuera de la oficina. Apuesta por profesionales que te inspiren credibilidad, personas honestas y trabajadoras de las que puedas conseguir referencias, sobre las que su currículum te diga algo especial. Esta credibilidad debe corresponderse también con la imagen que proyecta hacia el exterior, cómo viste, como se desenvuelve, qué lenguaje utiliza y cómo se dirige a los posibles clientes. Un punto a favor será si cuenta con una cartera de contactos a los que poder acudir para empezar a captar clientes.

5. Estabilidad financiera. Sobra decir que si lo que queremos es un socio capitalista ha de ser alguien solvente y con recursos. No nos dejemos engañar por palabrería fácil y promesas de futura liquidez. Hay que ir a los hechos, por lo que si alguien se presenta como el Mesías para tu empresa, pregonando que tiene una cuenta bancaria en plena forma deseando ponerse a tus pies, exígele pruebas de ello antes de firmar ningún tipo de acuerdo o contrato. En el caso en el que lo que busquemos sea un socio no inversionista, también deberías contemplar que se trate de alguien que no está en una situación económica delicada y que es por ello por lo que quiere entrar a formar parte del proyecto.

Una vez ya tenemos un socio llega el segundo desafío: hacer funcionar la sociedad con éxito. Para ello, el éxito radicará sobre todo en definir de antemano los roles y responsabilidades al inicio de la relación. Se aconseja dejar por escrito y claramente especificadas las tareas de cada socio y los cargos que tendrán dentro del negocio. Llegados a este punto, todo debe registrarse por escrito. Una llamada a nuestro abogado, una cita a tres bandas y todo quedará definido legalmente.

Advertencia
Advertencia

Te recomendamos

Digitalización

Trinios da un paso más en su apuesta por la financiación de las pymes y va a disponer del fondo de titulización ASF, un...

Noticias

La Empresa Nacional de Innovación (ENISA) gestiona la puesta en marcha o la expansión de un negocio innovador. Por esa misma razón, “para evitar...

Noticias

El ICO ha firmado un convenio de colaboración con Red.es para la puesta en marcha de una nueva línea de financiación para apoyar a...

Digitalización

Hace 50 años ya, en 1971, aparecían en España, de manos del Banco de Bilbao, las primeras tarjetas de débito con las que pagar...

Copyright © Total Publishing Network S.A. 2022 | Todos los derechos reservados