martes , 18 junio 2019 Impresion Pyme
  • Comienza la cuenta atrás: menos de 90 días para el fin de Windows Server 2003

    Windows Server 2003 tiene los días contados. De hecho, en el momento en que lees estas líneas, menos de 90. Tras 12 años de vida, el próximo 14 de julio, Microsoft dejará de de proporcionar actualizaciones y mantener un sistema que al igual que Windows XP en el escritorio, se resiste a desaparecer de los servidores de las empresas. El objetivo de Microsoft, es que al igual que está animando a las empresas a apostar por Windows 8 (según sus datos, aún hay un 15% de equipos que siguen trabajando bajo Windows XP), los servidores de las compañías den el salto a Windows Server 2012 R2.

    Además de que Windows Server 2003 va a dejar de recibir actualizaciones y por lo tanto, va a empezar a ser un sistema operativo menos seguro, hay otras razones técnicas por las que las empresas que aún confían en este sistema operativo deberían plantearse seriamente el cambio. Como explica Emilio Paz, responsable de Windows Server en Microsoft Ibérica, Windows Server 2003 es un sistema operativo que no está preparado para gestionar el nuevo ecosistema de aplicaciones en el que nos encontramos, que no es capaz de gestionar correctamente la enorme cantidad de nuevos dispositivos que se conectan a la Red de una empresa y que por supuesto, no está preparado para el cloud.

    Sin ir más lejos, las empresas que estén considerando una estrategia de cloud híbrida o de virtualización, no pueden contar con Windows Server 2003, toda vez que en su concepción, aún no existían este tipo de tecnologías. Y sin embargo a pesar de las advertencias que desde Microsoft se están lanzando desde hace tiempo sobre la necesidad de migrar nuestros datos hacia una versión más reciente de su sistema operativo, muchas empresas siguen siendo reticentes a hacerlo. Los datos que maneja la propia Microsoft indican que sigue habiendo más de 23,9 millones de instalaciones de Windows Server 2003, de las cuales el 58% corresponde a pymes y el 35% grandes empresas.

    Como también explica el responsable de Microsoft, las empresas que todavía no han tomado la decisión de migrar, ya llegan tarde y casi en el último momento. Especialmente porque la migración media de los datos de un servidor suele tomar un mínimo de un mes y en el caso de aplicaciones críticas de negocio, como puede ser un ERP o una gestión de clientes, puede extenderse algunas semanas más en el tiempo. ¿Cuáles son los riesgos de no actualizar? Como hemos comentado al principio el primero y más evidente, es el fin de las actualizaciones y los riesgos para la seguridad de la empresa. Pero no sólo. Es probable que las empresas que no actualicen se dirijan a un escenario en el que aumentan los costes operativos de mantener una infraestructura obsoleta y en el que por lo tanto, resultan menos competitivas.

    En el lado de las empresas que sí están preparando la migración, además de la actualización a Windows Server 2012, Microsoft propone la migración de aplicaciones web a Azure, el paso de Exchange a Office 365 o la actualización de SQL Server 2005 a SQL Server 2014, para un mejor rendimiento en trabajos cŕiticos y de gestión de datos.

    También te gustará

    Cuándo es improcedente un despido y cómo actuar al respecto

    Si ayer hablábamos de los despidos procedentes, explicando la situación en la que quedaban los …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.