viernes , 6 diciembre 2019 Impresion Pyme
  • InnoMoney: ¿Ha llegado la revolución fintech?

    Ya se han invertido más de 23.000 millones de dólares en compañías y startups de fintech de todo el mundo. Una auténtica «revolución silenciosa» que quiere cambiar la forma en la que consumidores y empresas trabajan y se relacionan con su dinero. Un cambio que comienza tímidamente, a amenazar el modelo de negocio de las «antiguas» y todo poderosas instituciones financieras. Un nuevo ciclo que ya está obligando a muchos de los principales bancos del mundo a adaptarse, si en el futuro quieren sobrevivir.

    Este ha sido el hilo conductor en InnoMoney, el primer evento sobre sobre el fenómeno Fintech y la revolución en tecnología financiera y cómo está transformando el sector financiero, el funcionamiento de las empresas y el comportamiento de los consumidores.

    En InnoMoney hemos tenido la oportunidad de contar con la presencia de algunas de las empresas más interesantes en el segmento fintech (Kantox, Spotcap, LoanBook, Fintonic, etc.) , pero también representantes de las «finanzas tradicionales» (Santander, ING Direct), un segmento que apostando por el cambio, todavía tiene mucho que decir.

    ¿Lo más interesante? Una mesa redonda final en la que fue fácil llegar a una conclusión unánime: de la misma forma que las compañías de streaming han cambiado para siempre el panorama de la distribución musical, las de fintech tienen todo el potencial para hacer lo mismo con el sector financiero.

    Protagonizada por José María Fuster, director general de innovación del banco Santander, Luis Cabiedes, inversor de Cabiedes & Partners, Almudena Román, directora general de ING Direct, Rolf Cederstrom, CEO de Digital Origin y Philippe Gelis, CEO y co-fundador de Kantox, la mesa dejó conclusiones más que interesantes para la reflexión, a saber:

    1. La revolución de la banca ya se produce en el móvil. Según asegura la directora de ING Direct, la mitad de la interacciones con sus clientes se producen en un entorno mobile.
    2. El fintech supone una nueva forma de pensar las cosas. Una empresa tan interesante como Nettit propone a las pymes la posibilidad de compensar las facturas que tiene que pagar con aquellas que le deben, creando una red de empresas que se compensan y que se apoyan a la vez en una entidad financiera. La «veterana» Fintonicademás de analizar y unificar nuestras cuentas, es capaz de ofrecernos alertas inteligentes para cualquier evento e incluso, recomendarnos los productos financieros que más nos pueden interesar en función de la fluctuación de nuestras finanzas.  Empresas de préstamos como Spotcap o Kantox han demostrado que hay una alternativa real para las pymes que buscan financiación.
    3. Los bancos están empezando a abrazar el fenómeno Fintech, bien adquiriendo startups, bien copiando en determinados aspectos parte de su modelo de negocio. Su futuro pasa por un Fintech 2.0 pasando de una estructura «anclada en el pasado» a un modelo híbrido y mucho más flexible.
    4. Aunque el Fintech está abriendo algunas grietas en las sólidas murallas defensivas de los bancos, todavía son empresas muy volátiles, demasiado expuestas a los vaivenes macroeconómicos. Uno de sus puntos flacos es que pese al capital que consiguen recaudar, les falta saber diversificar .
    5. España sigue siendo un país bancarizado. Países como el Reino Unido tiene una dependencia de sus bancos de poco más del 50%. En España esta dependencia supera el 90%.
    6. Las dificultades y las barreras que en España se ponen para emprender, resultan especialmente evidentes en el sector financiero, donde resulta muy complicado obtener una licencia y en el que se impide la entrada de fondos de capital riesgo.
    7. Las fintech de valor, si quieren sobrevivir, tienen que ser capaces de ofrecer productos sofisticados, difíciles de copiar que puedan competir con bancos.
    8. El nuevo cliente que viene, las generaciones Z o Millenials, van a sentire mucho menos atadas a los bancos que sus predecesores . Acudirán a aquellas empresas/bancos que pongan al cliente en el centro. Se va a construir una nueva relación de confianza que cambia por completo el modelo establecido hasta ahora.

    El fintech supone en definitiva y cada vez más, una comunicación bidireccional en la que el cliente adquiere cada vez más protagonismo. Sin embargo, las revoluciones también requieren su tiempo para llevarse a cabo y probablemente la pléyade de startups financiera que han explosionado en los últimos dos años, tendrán muy poco que ver a esa situación de cierta madurez que veremos dentro de cinco o diez años.  Como casi todos concluyeron en InnoMoney, el cambio será mixto, o no será.

    También te gustará

    MMD presenta el nuevo monitor Philips 276C8 con resolución QHD y panel IPS

    La firma MMD ha anunciado el nuevo Philips Moda 276C8, un monitor con conector USB …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.