miércoles , 20 marzo 2019 Impresion Pyme
  • Las SGR o cómo conseguir que te avalen sin tener aval propio

    Las condiciones de acceso a la financiación se han suavizado durante el último año. Mientras que en 2012 el 42 % de los negocios que solicitaron préstamos para empresas tuvo problemas para conseguirlos, actualmente ese porcentaje se ha reducido hasta el 21 %, de acuerdo con el VII Diagnóstico Financiero de la Empresa Española elaborado por la patronal de las pymes (Cepyme). Sin embargo, a pesar de esta notable mejora, casi 200.000 empresas no pudieron conseguir la financiación que necesitaban, según informa la Confederación Española de Sociedades de Garantía (CESGAR).

    La CESGAR afirma que prácticamente el 90 % de los proyectos empresariales que no consiguieron los préstamos fue a causa de la falta de avales o garantías. Permitir que las empresas puedan acceder a estos créditos es vital para el crecimiento económico de nuestro país y las SGR son una solución a tener en cuenta ante la escasez de avales. No obstante, sólo 2 de cada 10 pymes las conocen. Por esto el comparador financiero HelpMyCash.com nos explica qué son y cómo funcionan estas Sociedades de Garantía Recíproca.

    ¿Qué son las Sociedades de Garantía Recíproca?

    Las SGR (Sociedades de Garantía Recíproca) son empresas sin ánimo de lucro, supervisadas por el Banco de España, cuyos objetivos son facilitar a las pymes el acceso a los préstamos proporcionándoles el aval que necesitan y mejorar las condiciones de dichos préstamos.

    Estas sociedades están compuestas por los socios partícipes, las empresas que son avaladas, y por los socios protectores, las instituciones como Administraciones Públicas o entidades de crédito que aportan los recursos a las SGR. Las organizaciones funcionan a nivel regional, cada Comunidad Autónoma tendrá su propia SGR a la que tenemos que acudir si queremos contratar sus servicios.

    Cómo conseguir un aval para mi empresa con las SGR

    Las SGR ofrecen sus servicios a empresas o autónomos que no tienen garantías suficientes para acceder a la financiación que necesitan o a las que, teniendo las garantías suficientes, saben que un aval de la SGR les permitirá obtener mejores condiciones en el plazo de reembolso y el tipo de interés.

    Si queremos solicitar un aval a estas sociedades, debemos presentar a la SGR el proyecto para el que necesitamos el crédito. La sociedad analizará que el proyecto sea viable, que nuestra empresa tenga beneficios fiscales y fondos propios positivos, una deuda equilibrada en relación con los ingresos, capacidad de pago y que no estemos inscritos en ficheros de impagos. Una vez aprobado nuestro proyecto debemos convertirnos en socios de la SGR y pagar las cuotas correspondientes. De esta manera la sociedad aumentará su capacidad de conceder avales. Una de sus principales ventajas es que una vez devuelto el crédito podemos obtener la devolución íntegra de estas cuotas, si así lo deseamos, o continuar siendo socios.

    Durante 2015, gracias a los avales de las SGR españolas se concedieron préstamos por valor de 975 millones de euros. Una cifra que muestra la importancia que tienen estas organizaciones para ayudar a las empresas a progresar. Una opción que definitivamente debemos tener en cuenta si estamos buscando financiación para nuestro negocio.

    También te gustará

    Tres pasos que te permitirán dar una nueva vida a tu portátil

    No hay duda de que un portátil es, para muchos profesionales, una herramienta de trabajo, …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.