Martes , 19 septiembre 2017 Impresion Pyme
  • Un juez acaba con el fraude de hotel gratis

    contratos indefinidos para jovenes

    Un juez británico ha puesto al fin freno al gratis total en hoteles españoles de turistas británicos. Un magistrado de la ciudad portuaria de Liverpool ha condenado a una pareja a abonar casi 4.200 euros al reputado operador turístico inglés Thomas Cook después de rechazar una demanda por cerca de 11.200 euros por una supuesta infección vírica contagiada durante su estancia en Canarias en 2013 no sólo a estos, sino también a sus dos hijos.

    La regulación de las Islas ha abierto un agujero legal por el que se han colado supuestos abogados que forman parte de una red organizada de fraude. Aparcan sus furgones a la puerta de los hoteles españoles y desde esos cuarteles generales móviles informan a los usuarios de una serie de cuestiones hasta que les dejan caer que si tienen algún problema médico durante sus vacaciones no duden en llamar a su puerta, que ellos lograrán que se les devuelva el dinero de la estancia. Y a veces, además, una indemnización.

    Ley poco rigurosa

    La legislación en el Reino Unido contempla que los clientes pueden reclamar hasta tres años después, cuando ya nadie recuerda el paso de estos ciudadanos por los establecimientos hoteleros. Y, peor incluso, sólo necesitan de una receta de medicamentos contra la gastroenteritis cuya fecha coincida con su estancia como prueba incriminatoria. La ley británica no precisa ningún justificante médico, una condición que habría impedido este tipo de prácticas abusivas.

    A lo largo del último año, este tipo de actuaciones fraudulentas se ha multiplicado nada menos que por siete y el sector calcula que cada año pierde unos 60 millones de euros por este tipo de reclamaciones, según la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat). En caso de que este tipo de fallos judiciales se repita se crearía jurisprudencia. También es de obligado cumplimiento los principios que pudieran dictaminar organismos como el Tribunal Supremo o el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

    Pérdida de reputación

    Resulta curioso que la principal guardia de corps de los establecimientos hoteleros españoles son los propios turoperadores británicos, que consideran estas prácticas deleznables. Les obligan a devolver los importes cobrados a los clientes. En los últimos años ha sido de tal envergadura este tipo de prácticas fraudulentas que muchos estamentos consideran  que están perjudicando la imagen de Reino Unido principalmente en Europa.

    El fraude de la cagalera, denominación con la que también se conoce este tipo de reclamaciones, no sólo afecta a España, sino también a otros destinos turísticos, como son los casos de Italia, Grecia o Portugal. El club de los PIGS (Portugal, Italy, Greece, Spain), como se conoce a estos paises en inglés, es precisamente el que más está sufriendo por estas maniobras en contra de la honestidad ciudadana.

    La Asociación Británica de Agencias de viaje (Abta) ha sido la principal impulsora de la cruzada contra este tipo de caraduras. Firmas del relieve de la propia Thomas Cook (con casi 200 años de reputada actividad), TUI, Jet62holidays y Monarch han sido los abanderados que han hecho frente a este tipo de abusos.

    Los hoteles constituyen un modelo paradigmático de la mediana empresa, ya que, salvo cadenas, son establecimientos con una plantilla comprendida entre los 50 y los 250 empleados.

    También te gustará

    competitividad digital

    España aprueba en competitividad digital pero necesita mejorar

    Un informe del IMD World Competitiveness Center en el que se analizan 63 economías sitúa …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.