Martes , 24 octubre 2017 Impresion Pyme
  • Beatles, Stones, Dylan y otros vinilos a precio de oro

    Captura

    En junio de 1966, Capitol Records lanzó el noveno disco de los Beatles en los Estados Unidos. Se trataba de la adaptación del Rubber Soul europeo con alguna que otra diferencia. Como era habitual en los LP de Capitol, el surco era más profundo, lo que daba una mayor calidad al sonido, al descansar la aguja sobre una mayor superficie. Esa era la razón por la cual estos álbumes contenían sólo 11 canciones en vez de las habituales 14 del sello Parlophone (EMI).

    El disco apareció con una imagen de portada de Rober Whitaker, el fotógrafo habitual del grupo en la que aparecían los cuatro músicos con batas blancas y con trozos de carne en una escena en plan gore, con sangre por todos lados. Los sesudos responsables del lanzamiento de este album decidieron colocar esta foto en la portada del Yesterday and today (se llamaba así porque incluía el tema Yesterday, que había aparecido en Europa en el LP Help).

    A pesar de que en la foto de portada, se había borrado la sangre de las batas, no se vendía ni un disco en las tiendas estadounidenses. Además, laopinión pública asoció esta foto a la Guerra del Vietnam. Los ejecutivos de la Capitol mandaron retirar de la circulación la edición y a sustituir la foto de portada por otra, que se convirtió en oficial finalmente para este disco, con los cuatro de Liverpool saliendo de un baúl.

    Despegar la foto

    Algunos discos de aquella edición de 750.000 copias sí que se vendieron. Comenzaron a fabricarse las nuevas portadas, pero a un operario se le ocurrió que en vez de destruir las antiguas, se les podía pegar la nueva portada. Y los fans comenzaron una liturgia que se ha hecho mítica: compraban el disco, lo sometían a vapor y trababan de despegar la foto para tener las dos fotos, la oficial y la de los “carniceros”.

    Las ediciones de este disco eran en monoaural (los dos canales tienen el mismo sonido), pero existe una rara tirada en estéreo. Este disco de los “carniceros” tiene un valor muy elevado en el mercado del coleccionismo. Un ejemplar de esta edición estéreo se llegó a vender por 15.300 dólares hace cinco años. Teniendo en cuenta que un disco de vinilo puede costar unos 25 dólares, este ejemplar tiene una revalorización del 600%.

    Claves de la inversión

    El vinilo es objeto de culto entre el grupo de coleccionistas de bienes tangibles. Este tipo de productos de inversión (sellos, acciones antiguas, motocicletas, guitarras…) tienen la ventaja de se pueden tocar y, en este caso, escuchar.

    Tres son las grandes variables de la inversión: seguridad, rentabilidad y liquidez. A la hora de invertir en vinilos hay que tener en cuenta estas variables. La seguridad parece total, porque después de la embestida del compact disc, el vinilo ha resurgido con fuerza, mucha fuerza, de sus cenizas.

    ¿Cómo se logra la rentabilidad? Cuando se compran ejemplares que se sabe que pertenecen a una edición limitada. Ahora mismo se pueden encontrar vinilos en tiendas de música que advierten que se trata de ediciones limitadas. En algunos casos se trata de prensados de sólo 1.000 copias. Si se quiere invertir, es una buena opción, que obligará en cualquier caso a sentarse y esperar la revalorización.

    Internet ha mejorado las opciones de liquidez para las inversiones en vinilos. Porque permite a los inversores ponerse en contacto con compradores de toda España. Incluso del resto del mundo. La liquidez hace referencia a la existencia de demandantes de este producto, con lo que en caso de realización de la inversión, el mercado será profundo y permitirá la venta en el menor tiempo posible.

    La joya de los Stones

    Los Rolling Stones superan a los Beatles como objeto de culto. Un single del año 1968 ha llegado a venderse por 17.500 dólares. Se trata de un sencillo que contenía los temas Street Fighting Man en la cara A y No Expectations en la B.

    La característica que ha revalorizado estos ejemplares es la carátula de la edición estadounidense, por la polémica que despertó. “El Partido Demócrata celebró su convención nacional para elegir a su candidato presidencial en Chicago y coincidió con la semana de la edición del single. Las emisoras de la ciudad se negaron a poner la canción, debido a los altercados que sucedieron durante los días que los delegados estuvieron reunidos”, indica Adrian Voguel en Anatomía de la Historia.

    Sólo quedan diez ejemplares de este disco que las emisoras estadounidenses se negaron a programar al considerarla subversiva. Radio Popular de Madrid llegó a utilizar la canción para convocar a manifestantes durante el tardofranquismo. Ponían el tema y daban las claves del lugar y la hora. Una convocatoria de la época.

    Dylan y cuatro temas borrados

    Una versión increíblemente rara del álbum estadounidense que apareció en estéreo en 1963 es un Freewheelin’ de Bob Dylan que incluye cuatro canciones que no aparecieron en las siguientes ediciones de este mítico disco del rey del folk americano y reciente premio nobel.

    Los temas eran Rocks and Gravel, Let Me Die in My Footsteps, Gamblin Willies’s Dead Man’s Han y Talkin’ Blues. El rarísimo ejemplar está tasado en nada más y nada menos que hasta 30.000 dólares.

    Ahora, a tomar papel y lápiz porque estos son los discos más caros del momento, según la prestigiosa publicación rateyourmusic.com

    Long “Cleve” Reed & Harvey Hull–Down Home boys: Original Stack o’Lee Blues/Mama You Don’t Know How, de 1927 (¡de 30.000 a 60.000 dólares por este ejemplar que dicen que es único en el mundo!)

    Frank Wilson: Do I Love You (Indeed I Do)/Sweeter as the days Go By, de 1965 (¡De 20.000 dólares a 35.000 dólares por otro sencillo del que dicen que sólo existen dos copias!)

    Bob Dylan: The Freewheelin’ Bob Dylan, versión de 1963 retirada de la circulación (de 20.000 a 30.000 dólares).

    Tommy Johnson: Alcohol and Jake Blues/Ridin’ Horse, single de 1930 (30.000 dólares vale cada una de las tres copias conocidas).

    The Beatles: Ask Me Why/Anna, single de 1964, disco promocional del que dicen que existen entre seis y diez copias en el mundo (25.000 dólares).

    The Beatles: Love Me Do/P.S. I Love You. Disco promocional de su primer sencillo de l que se editaron 250 copias. El apellido de Paul figura como McArtney (de 15.000 a 20000 euros).

    Five Sharps: Stormy Weather/Sleepy Cowboy, un duduá de 1952 del que sólo existen tres copias (de 10.000 a 20.000 dólares).

    The Hornets: Lonesome baby/I Cán’t Believe, otro ejemplo de duduá (fusión de rithm and blues y gospel) de 1953, un 45 rpm de color rojo (vale entre 10.000 y 20.000 dólares).

    Jean Michel Jarré: Musique pour supermarché, sólo se prensó un ejemplar de unas cintas master que se destruyeron (de 5.000 a 20.000 dólares).

    Sex Pistols: God Save the Queen/No Feeling, single de 1977 del que sólo existen entre 10 y 15 copias de un disco que A&M canceló (entre 12.000 y 20.000 dólares).

    También te gustará

    Beyoncé_in_Antwerp

    Cazadoras de éxito: Beyoncé y sus 260 millones de discos

    Beyoncé Knowles. El nombre de esta mujer es capaz de evocar dos tipos de imágenes, …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.