domingo , 18 noviembre 2018 Impresion Pyme
  • Análisis Asus Zenbook 3 Deluxe: toda la potencia en un ultraportátil

    ¿Qué le pedimos a un ultraportátil profesional? Entre otras cosas, que sea extremadamente ligero, que tenga potencia suficiente como para trabajar de forma simultánea con varias aplicaciones “devoradoras de recursos”, un diseño audaz y la autonomía suficiente como para cumplir con solvencia durante muchas horas.

    Casi nada. Pero es lo que sobre el papel nos promete el nuevo Asus Zenbook 3 Deluxe, un ultrabook que se suma a la lista de portátiles que quieren que nos olvidemos para siempre del MacBook y que presenta bastantes argumentos para tener su candidatura en cuenta.

    Comencemos por ese estupendo diseño. Construido sobre chasis unibody de aluminio anodizado, Asus entrega un portátil de 1,1 Kg. de peso y una altura que, atención, no supera los 1,30 cm. A esto le llamo contención. Más si tenemos en cuenta que gracias a un diseño en el que prácticamente desaparecen los marcos, la marca taiwanesa ha sido capaz de montar una pantalla LED Full HD (192×1080) de 14″ en un marco en el que la mayoría de fabricantes ofrecen pantallas de 13″.

    El azul profundo del alumino anodizado que construye el chasis ha sido tratado para dibujar su clásico patrón de círculos concéntricos que vemos en muchos de los productos de la marca, mientras que los marcos de la pantalla se engastan en ese “dorado premium” que para digusto del que escribe estas líneas, nos hemos tenido que acostumbrar en muchos productos electrónicos de gama alta.

    zenbook2

    Como era de esperar, en un ultrabook tan delgado apenas hay concesiones a la conectividad, pero las que hay cumplen con nota: un puerto USB 3.1 (interfaz USB-C) y ojo al dato, dos puertos thunderboldt (interfaz USB-C) que entre otras virguerías, permiten trabajar con dos monitores externos 4K. Por supuesto, nada de HDMI, ethernet o lector de tarjetas SD, pero a cambio ASUS ha tenido el detalle de incluir un dongle USB-C a USB-A que permite conectar todo tipo de perfiféricos.

    Para el teclado, este ZenBook 3 Deluxe apuesta por un diseño retroiluminado prácticamente plano (similar al que vemos en el MacBook), en el que no obstante se permite 1,2 mm de desplazamiento, más que suficiente para escribir con soltura. Y no, probablemente no sea el mejor teclado que hemos probado en un ultraportátil (aquí pocos superan a los Lenovo Yoga X1), pero cumple con buena nota.

    Nota que supera en ese estupendo touchpad recubierto de cristal, sobre el que se acopla, en una esquina, el lector de huellas dactilares. En este apartado el trabajo de Asus es de sobresaliente y por una vez, hemos dejado de echar de menos esos insuperables trackpads que monta Apple. El único “pero” al diseño lo encontramos tal vez en una bisagra que apenas supera un giro de 95º.

    Potencia bruta con algunos peros…

    Con este Zenbook 3 Deluxe, Asus hace una apuesta arriesgada: ofrecer lo mejor que puede ofrecer un equipo de sobremesa, vistiéndolo de ultraportátil. La jugada, como veremos a continuación, solo le funciona a medias. En primer lugar, veamos los puntos más positivos. El poder contar con 512 GB de almacenamiento SSD, 16 GB de RAM y hasta un Intel Core i7 (2,7 GHz) en un tamaño tan contenido, se acerca al límite de lo técnicamente posible.

    Dicho de otra forma, sobre el papel tenemos una auténtica bestia. Que además ruge con fuerza al montar cuatro altavoces certificados por Harman Kardon. Y sin embargo, de forma completamente inexplicable, Asus monta una webcam VGA que ofrece una calidad de imagen lamentable. Cumple si todo lo que queremos es “hablar por Skype” con ese amigo al que hace tiempo que no vemos pero desde luego es inadmisible para su uso en una reunión de trabajo.

    zenbookdeluxe3

    Como no podia ser de otra forma y con las especificaciones técnicas que presenta, el equipo vuela. Su rendimiento es excelente en prácticmente cualquier campo profesional que nos requiera nuestra empresa y realmente se le pueden poner pocas pegas. La principal sin embargo es una “vieja amiga” de otros portátiles de Asus: el ventilador se dispara a la mínima y sí, es molesto. La buena noticia es que podemos solucionar el problema acudiendo al economizador de energía y seleccionando el modo ahorro pero claro, es un “truco” del que hay que estar al tanto.

    El otro “pero” es que tanta potencia bruta en un chasis tan ajustado eleva en exceso la temperatura del equipo. Y por lo tanto, aunque sobre el papel podríamos realizar tareas pesadas como edición de vídeo, no es el mejor equipo para ello. Porque aunque parezca otra cosa, en realidad lo que tenemos entre manos es un ultraportátil con todo lo que ello implica. Y aquí repetimos, el equipo cumple con buena nota.

    En cuanto a la autonomía, Asus nos promete un equipo que llega a las nueve horas. Teniendo en cuenta el chipset empleado era difícil que la taiwanesa convirtiese el equipo en un campeón en este terreno. Sin embargo y aunque queda lejos de las 12-13 horas que podemos encontrar en equipos que hacen de la autonomía su banderín de enganche, en este Zenbook 3 Deluxe cumple de sobras con las exigencias de una jornada de trabajo, por lo que no tenemos nada que reprocharle en este campo.

    Conclusiones

    Con un precio de partida que arranca en los 1.126 euros pero que supera los 1.500 euros en las configuraciones más completas, el Asus Zenbook 3 Deluxe es sin duda un ultrabook premium que se dirige a un nicho de mercado muy concreto.

    Tanto por diseño como por la calidad en su construcción, estamos ante un equipo que brilla a gran altura y que en muchos aspectos, destaca ante su competencia. Su estupenda pantalla, un teclado preciosista y un trackpad a la altura de lo mejor de Apple, demuestran que los mejores ingenieros no sólo trabajan en Cupertino.

    La decidida apuesta por thunderboldt o sus sistema de sonido firmado por Harman Kardon refuerzan esa sensación de ultraportátil exclusivo y la potencia bruta que esconde bajo el chasis desde luego impresiona. En el lugar del “debe” nos encontramos sin embargo con una webcam mediocre, un equipo que precisamente por toda esa potencia bruta (en un chasis tan contenido) se calienta demasiado y un ventilador que salta a las primeras de cambio.

    En conjunto, un equipo que podría ser sobresaliente pero que cuenta con dos o tres detalles que le restan puntos. A pesar de todo el usuario que quiera invertir más de 1.000 euros en este ultraportátil difícilmente quedará decepcionado.

    También te gustará

    Microsoft decide no añadir publicidad a la aplicación Correo y Calendario

    El gigante de Redmond introdujo recientemente un sistema de publicidad a la aplicación Correo y Calendario, …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.