jueves , 15 noviembre 2018 Impresion Pyme
  • MuyPráctico: Decálogo para no malgastar un euro

    El control de costes constituye quizá la actuación más importante en el ámbito de la gestión de la empresa. Aumentar la base de clientes e ingresos no se encuentra del todo al alcance de las empresas, porque depende de factores externos como son las estrategias de los consumidores o las fases de crisis económicas. Pero los gestores de una pequeña y mediana empresa (pyme) siempre tienen a su alcance la reducción de gastos como fórmula para mejorar las cuentas de la empresa.

    La eficiencia de los procesos productivos depende de dos variables, ingresos y gastos. De hecho la ratio de eficiencia consiste en lo que cuesta generar un euro de ingresos. En sectores como el financiero, esta variable resulta fundamental para el management de la sociedad.

    MuyPráctico aborda esta semana esta eterna estrategia de toda empresa, la reducción de costes. Estas son las recomendaciones para que la empresa logre ajustarse el cinturón.

    Gestionar la liquidez

    Una empresa que se ve obligada a pagar a un proveedor antes de haber cobrado por sus servicios está gestionando mal su liquidez. Para evitar esto hay que reducir al máximo el periodo de cobro de las facturas de la empresa y alargar al máximo el pago a los proveedores. El tiempo que se gana se puede aprovechar para conseguir alguna rentabilidad del dinero que se posee.

    Reducir costes de almacenaje

    Cuando el producto se encuentra almacenado durante mucho tiempo se produce un derroche del capital utilizado en la producción, que se encuentra cautivo en el producto no vendido, al tiempo que se generan gastos de almacenamiento. Hay que acelerar la rotación de la producción  y una de las fórmulas infalibles es una buena aplicación informática de gestión de almacenes.

    Gastos imprescindibles

    La oferta telefónica más barata, controlar los termostatos de los radiadores o la compra de material de oficina constituyen ejemplos de que se pueden producir ahorros importantes en los gastos más comunes. Puede que entre las necesidades de la oficina no se encuentre disponer de la conexión más avanzada del mercado, ni contar con las primeras marcas en material  de escritorio.

    Renegociar con proveedores

    Es una práctica habitual no sólo renegociar con los proveedores de toda la vida, sino también con los que pretendan consolidarnos como clientes suyos.  A veces resulta más económico contratar servicios en vez de realizar determinadas tareas que hacerlo nosotros mismos

    Y todo ello, sin olvidar que siempre resulta más económico si una tarea se realiza desde la propia empresa a que la realice una sociedad interna.

    La opción de subcontratar

    En algunos tipos de tareas resulta más barato acudir a la subcontratación de empresas externas, debido a que el coste laboral es más bajo, al no tener que contar con trabajadores a los que la empresa tiene que abonar no sólo un sueldo, sino también unos seguros sociales. Pero aquí siempre existirá el dilema de si resulta más batato realizar determinadas actividades con personal de la empresa.

    Los pequeños gastos cuentan

    Es como cuando se sale a la calle y se compra un periódico, se toma un café y luego en un quiosco te haces con unos chicles y luego compras un sándwich. Al final, estos gastos menores suponen un dinero. Lo mismo sucede con las empresas y el importe resulta aún mayor cuando lo elevamos a categoría anual.

    Uso inteligente de energía

    Este medio ya ha realizado un mapa con las principales medidas que deberían llevarse a cabo a la hora de ahorrar costes de energía en invierno. Entre estas se encuentran regular los termostatos para que funcionen los aparatos en el momento en que se necesite, cambiar la iluminación por otra de tecnología LED o CFL, o apagar los aparatos que se dejan en stand by e incluso instalar un buen sistema de gestión de energía.

    Adquirir material con descuentos

    Acudir a los fabricantes a la hora de adquirir el material de una oficina puede proporcionar descuentos importantes. En el caso del software se pueden encontrar equipos que han presentado problemas y los clientes los han devuelto. Se trata de los denominados productos reacondicionados, en los que la venta a mitad de precio resulta habitual.

    Alianzas de conveniencias

    El acceso a la tecnología, los sistemas de comercialización o el transporte se puede realizar a través de una alianza en la que varias empresas se unen para ganar empaque al acudir de forma conjunta en la resolución de estas necesidades.

    Modificar los hábitos publicitarios

    Entre las fórmulas que puede aplicar una empresa para ahorrar costes se encuentra el modelo publicitario que utiliza. Se pueden sustituir las vallas publicitarias por una estrategia de envío masivo de mail, lo que resulta muchísimo más barato

    Control total de las ventas

    Si un cliente entra en un establecimiento y pide un producto del que no se tienen existencias, se marchará de la tienda y comprará en la competencia.  Hay que evitar esta situación liquidando el género del que se tienen poca variedad de referencias y poner a la venta otro con variedad.

    También te gustará

    Tres claves que añaden valor a un portátil profesional

    Elegir un portátil profesional puede ser complicado. En este artículo os dimos una serie de …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.