viernes , 16 noviembre 2018 Impresion Pyme
  • ¿Qué hace que el Bitcoin se diferencie del resto de criptomonedas?

    Se calcula que hoy en día existen más de 1.300 monedas virtuales en todo el mundo y cada día se crean nuevas criptodivisas. Así que subiendo. Además cada poco tiempo aparece una nueva. En esta marea de monedas virtuales desde Patrón Bitcoin queríamos aportar una pequeña reflexión sobre ¿qué es lo que lo que hace diferente a Bitcoin del resto de criptomonedas?

    Una creencia muy extendida incluso entre economistas de gran prestigio en nuestro país, es equiparar Bitcoin al resto de criptomonedas pero también, debo confesar, entre muchos “opinadores” en el extranjero. En particular que Rallo o Lacalle equiparen ambos grupos resulta chocante, siendo ellos grandes defensores de la Escuela Austríaca de Economía, defensora del pilar de un buen dinero como el patrón oro, como esencial para el crecimiento robusto de una economía y críticos con las políticas de los bancos centrales. Pocos mejor que ellos deberían ser capaces de identificar un buen dinero de otro malo.

    Cuando Bitcoin surgió, poco después empezaron a nacer bifurcaciones del código o nuevas criptomonedas que tenían que competir con una como Bitcoin que ya contaba con millones de usuarios, una potente comunidad de desarrolladores y cuya obsesión era la seguridad y máxima descentralización, para permitir convertirlo en el mejor dinero de la historia, hecho con software.

    Esta necesidad de competir les obliga a diferenciarse para ser capaces de llamar la atención de potenciales inversores, que no comprendan qué hace a un buen dinero bueno y por lo tanto se sientan atraídos por supuestas propuestas de valor que en realidad, poco tienen que ver con ese buen dinero.

    Estas nuevas criptomonedas se han venido financiando sobre todo a través de lo equivalente a “OPV” u Ofertas Públicas de Venta, llamadas ICO (Initial Coin Offering) en las que el equipo fundador se queda con un porcentaje de esa OPV para financiar el trabajo en materia de desarrollo, marketing, etc. Para captar esos potenciales inversores como decíamos, prometen funcionalidades que hacen a un dinero ÚTIL, pero eso no quiere decir BUENO.

    Tenemos por lo tanto que esas otras criptomonedas, también llamadas “altcoins” se dedican a desarrollar nuevas funcionalidad que no necesariamente las convierten en un buen dinero.

    Tenemos además que por necesitar diferenciarse, cuentan con equipos centralizados de desarrollo que hay que financiar, por lo que surge de inmediato la pregunta de qué ocurre cuando se acaba ese dinero. En el equipo fundador de Ethereum, la más importante altcoin, cada miembro cobra del orden de $150.000 anuales, lo cual significa que la fundación Ethereum que mantiene a estos equipos cuenta con importantes pasivos que es necesario financiar.

    Las altcoins no son buen dinero, porque resultaría trivial para un Estado alterar la masa monetaria con tan solo pedírselo amablemente al “equipo centralizado de desarrollo”. ¿Qué tendría de diferente por lo tanto Ethereum del dinero inflacionario como el euro o el dólar, si alguien puede alterarlo arbitrariamente?

    En el caso de Ethereum, su fundador ya ha dado pruebas de ser capaz de cambiar la blockchain de Ethereum, cuando un fallo de seguridad literalmente volatilizó millones de dólares. Su equipo de desarrollo efectuó un hard fork (una bifurcación) para arreglar el problema, pero es que esto choca directamente con la idea de una base de datos inmutable como es Bitcoin, pilar de un dinero cibernético bueno. La cosa no queda ahí, pues recientemente se produjo otro grave fallo de seguridad que en esta ocasión no afectó a los fondos de los fundadores de Ethereum, y por eso en esta ocasión parecen haber decidido no llevar a cabo fork alguno.

    Cuando tienes que diferenciarte en supuestas utilidades, descuidas el aspecto más importante de una criptomoneda, que es la seguridad y por eso ocurren las cosas que ocurren.

    Antes o después, la gente comprenderá que lo que hace a un buen dinero bueno, es su seguridad, y a medida que la población se eduque en estos temas, comprenderán que “puede” ser una buena idea meter algo de dinero en Bitcoin, pero que con toda seguridad no puede ser una buena idea meterlo en una altcoin y por lo tanto el precio de todas estas altcoins será cero a medio o largo plazo.

    Esto afectará temporalmente a la cotización de Bitcoin, pero Bitcoin seguirá adelante y las altcoins no. La gente quiere acumular dinero seguro, dinero no inflacionario, y huir del inflacionario y no seguro como de la peste. A medida que la gente comprenda esto, comprará (o no) Bitcoins, pero sin duda venderá su altcoin. El dinero bueno se intenta acumular, el útil se usa y se deshace uno de él tan pronto como es posible.

    Piensa si no por qué intentas deshacerte del dinero en efectivo cuanto antes. ¿Es útil? Sí, ¿pero es seguro? NO.

    Firmado: Adolfo Contreras, Director de Patrón Bitcoin.

    También te gustará

    LG trabaja en una versión de 17 pulgadas del LG Gram

    Un listado aparecido en la FCC confirma que la compañía surcoreana está trabajando en un …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.