miércoles , 14 noviembre 2018 Impresion Pyme
  • Lo mejor de Forges: le vamos a firmar un contrato de 5 minutos y luego ya veremos

    Hoy hemos perdido a Forges. Nos ha dicho adiós uno de los mejores viñetistas de los últimos 50 años. Tras la muerte de Antonio Fraguas perdemos también a sus náufragos, al matrimonio formado por Concha y Mariano, a sus blasillos y por supuesto a Cosma y Blasa, las entrañables ancianas que intentaban entender qué era eso de las nuevas tecnologías.

    Pero Forges era mucho más que humor. Era denuncia social y una mirada muy crítica sobre la España que le ha tocado vivir. La dificultad a la hora de acceder a un puesto de trabajo, las condiciones laborales de muchas empresas y el “capitalismo de amigotes” han sido retratados con inistencia desde todas las ópticas posibles. Las más de las veces para hacernos reir y muchas otras, para hacernos reflexionar.

    En MuyPymes hemos querido sumarnos hoy al merecido homenaje que la mayoría de los medios de comunicación están dedicando al genial humorista. Lo hacemos como no podía ser de otra forma, rescatando alguna de esas viñetas en las que el mago del humor ha retratado el mundo de la empresa.

     

    Uno de los temas que más preocupaban a Forges en los últimos años era la precariedad no sólo del mercado laboral, sino también del tipo de contratos que se firmaban y se siguen firmando. Y es que como que denuncian muchos partidos políticos y sindicatos, de poco sirve crear empleo si no tiene un mínimo de calidad.

    No sólo se ha preocupado por la duración en sí misma del contrato que se firma (en muchas ocasiones de poco más de un día), sino también cómo las distintas reformas laborales aprobadas en los últimos años han ido restando derechos a los trabajadores.

    Por no hablar de cómo en plena crisis económica mientras que el salario y los derechos de los trabajadores han ido mermando, el sueldo de los directivos no sólo se ha mantenido sino que ha seguido aumentando.

    Pero como no podía ser de otra forma, en las viñetas de Forges siempre ha habido un hueco para el humor más absurdo, ácido corrosivo, como ese lunes al que todos lo queremos dar una patada, aunque sea pagando.

    Como casi todos los españoles, el gran viñetista nunca ha confiado demasiado en la capacidad del INEM o cualquier servicio público de empleo a la hora de aliviar la enorme cola del paro.

     

    Ese eterno “becario precario” ha protagonizado un buen número de viñetas. Tantas como esas imposibles entrevistas de trabajo en las que al candidato se le exige el dominio del chino cantonés (pero no mandarín) o que desafíe las de la física más elemental.

    Y por supuesto, Forges no sólo critica al empresario. También el trabajador que se queja de que no puede conciliar pero que en realidad calienta la silla, es retratado en más de una viñeta.

    Nos deja en definitiva uno de los mejores artistas de la España del último medio siglo, capaz de arrancarnos una sonrisa incluso en el peor día. Le echaremos de menos.

    También te gustará

    Ultramovilidad de LG: ¿Estás preparado para una nueva forma de trabajar?

    El entorno de negocios actual exige poder acceder a tus datos y aplicaciones desde cualquier …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.