miércoles , 21 noviembre 2018 Impresion Pyme
  • ¿Cómo hacer el Curriculum Vitae más adecuado?

    A la hora de postularse para un puesto de trabajo hay que tener muy en cuenta que un buen formato de CV puede ser clave porque, a fin de cuentas, el Curriculum Vitae no es, ni más ni menos, que la primera imagen que se proyecta sobre la empresa en la que se tiene interés. Lo más habitual es que la misma no sepa mucho o nada del candidato de forma previa y el causar una buena impresión abrirá muchas puertas. Incluso, puede ser decisivo para que se decidan para mantener a alguien en el proceso de selección, por el mero hecho de que el CV les ha resultado atractivo y se han tomado el tiempo de leerlo con mayor detenimiento.

    Por supuesto, el formato de un CV no lo será todo pero es lo que puede hacer que se destaque entre todos los demás. Siempre hay que ponerse en la tesitura del empresario que tiene decenas de currículums sobre su mesa (o en su bandeja de entrada)

    Claves del formato de un CV

    Por supuesto, si el formato de un CV es tan importante la pregunta obvia es cómo dar con el más apropiado para cada caso y aquí la premisa es sencilla: hay que enfocar el currículum para que resalte la experiencia y los estudios que se posean en el sector en el que uno quiere seguir desarrollándose. De alguna manera hay que mostrar a ese seleccionador que recibirá todos los currículums y los ojerá por encima porqué se es un buen candidato para la vacante con la que cuentan.

    Cosas que pueden parecer muy simples como los márgenes, el tipo de letra y el tamaño de la misma o los colores que se empleen marcarán la diferencia porque si bien hay que resaltar nunca hay que caer en llegar a ser demasiado estridentes. Como no todo el mundo tiene experiencia a la hora de elaborar un buen currículum una buena idea puede ser la de trabajar con un creador de currículums porque se partirá de una plantilla ya preestablecida y todo resultará mucho más sencillo. Aún así, éstas son algunas de las claves que no hay que perder de vista:

    • Información esencial. Es la que habrá que resaltar con encabezados, letra más grande, negritas… Esto es lo que hará que el seleccionador de el visto bueno en apenas unos segundos o no.
    • Tipografía. No hace falta ser un experto en esta materia pero se entiende que cada tipo de letra se emplea para una función concreta. Por supuesto, aquellas que, además, son complicadas de leer tienen que quedar fuera de la ecuación. Lo más habitual es recurrir a las famosas Times New Roman o Arial con un tamaño de unos 10-12 puntos.
    • Ayudas visuales. Cuanta más experiencia se tiene, más largo puede llegar a ser el CV y para quien lo tiene que leer se puede hacer pesado. Recurrir a guiones, asteriscos o similares para los puntos clave hace que la lectura se agilice mucho más y que la información más importante se vea en primera instancia.

    En cualquier formato de CV (cronológico, funcional o combinado) se tendrán que tener en cuenta los puntos anteriores y, por supuesto, revisar todo antes de darlo por finalizado para evitar cosas tan simples como un error ortográfico.

    También te gustará

    Compactos y más inteligentes: así son los dos nuevos escáneres de Brother

    Cada vez son más las pequeñas empresas que se marcan como objetivo avanzar hacia una …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.