lunes , 18 noviembre 2019 Impresion Pyme
  • Cinco grandes retos que tendrán que superar las empresas en 2019

    Superar los retos que se presentan dintingue las empresas que tienen éxito de aquellas que se quedan por el camino. En 2019 no son precisamente pocos: junto con la amenaza del «Brexit«, las empresas se verán obligadas a repensar su impacto medioambiental, luchar (y retener) por el talento, cumplir con la ley europea de protección de datos o conquistar la conocida como «última milla».

    Las que todavía no lo hayan hecho, deberán someterse a procesos de transformación digital y las que sí, tendrán que mejorar su presencia omnicanal, llevando su marca donde su cliente se encuentre en cada momento. En MuyPymes hemos analizado cinco de los más importantes.

    El impacto del Brexit

    Si nada lo remedia, el próximo 29 de marzo el Reino Unido dejará de pertenecer a la Unión Europea. De momento persisten las dudas sobre cómo se va a articular la salida (incluso hay quien especula con que finalmente habrá una marcha atrás), si habrá un acuerdo o si en el peor de los escenarios, se producirá una ruptura desordenada y por lo tanto muy negativa para todas las partes.

    En cualquier caso, lo que más ha de preocupar a las empresas españolas es la futura relación económica que Londres mantenga con Bruselas y que puede ir desde alcanzar un acuerdo parecido al que la UE tiene con Noruega (acceso al mercado común al pertenecer al Espacio Económico Europeo) a abandonar por completo el marco común, con las consecuencias que esto tendría para el comercio, las inversiones y las personas.

    Con todo y pese a que en cualquier escenario se prevé un periodo de transición (previsiblemente hasta el 31 de diciembre de 2020), las compañías harán bien en empezar a dibujar escenarios de contingencia.

    En este sentido, la propia Agencia Tributaria ha empezado a «hacer los deberes» y está preparando a los contribuyentes para que las operaciones con Reino Unido dejen de considerarse en un futuro próximo como operaciones intracomunitarias, pasando al régimen de importación y exportación.

    Aplicación efectiva de GDPR

    Aunque el Reglamento General de Protección de Datos entró en vigor el pasado 25 de mayo, sigue habiendo miles de empresas en nuestro país que aún no se han adaptado plenamente al nuevo sistema.

    De momento las autoridades comunitarias han mantenido cierta «manga ancha» en cuanto a la aplicación del sistema y de hecho, hasta el pasado mes de octubre no se materializó la primera multa (una casa de apuestas austriaca tuvo que pagar 4.800 euros). Sin embargo para 2019 las cosas pintan de manera diferente y todo indica que no sólo va aumentar el número de denuncias (y las consiguientes inspecciones), sino que veremos cómo se multiplican los titulares que informan sobre cuantiosas multas para las las empresas que infrinjan el reglamento.

    En este sentido merece la pena recordar que con el nuevo reglamento en la mano, las empresas se arriesgan a ser sancionadas con multas de hasta el 4% del volumen de su facturación anual, con un tope de 20 millones de euros.

    A la hora de adaptarse a la nueva reglamentación, es importante señalar que GDPR no sólo es un “problema” tecnológico, sino también de método, que implica cambios profundos en la cultura empresarial y en su metodología a la hora de tratar los datos: descubrir qué datos personales tiene la empresa, definir la gobernanza y administración de los mismos, proteger su confidencialidad e informar con transparencia.

    Economía verde y circular

    En 2019 el plástico se ha convertido en el nuevo enemigo a batir. Tras la «expulsión» de las bolsas en los supermercados, cada vez son más las empresas que se apunta a limitar su uso en productos de «usar y tirar» como pueden ser pajitas, cubiertos, bandejas, platos, etc.

    Y no sólo por imagen de marca. La propia Unión Europea ha anunciado la creación de una lista de diez objetos que representan el 70% de la «basura plástica» que llega a nuestros océanos y que se propone prohíbir en los próximos años. Pero sobre todo, son los consumidores los que más valoran a aquellas empresas que se preocupan por reducir su impacto medio ambiental como parte de su contribución a un planeta más sostenible.

    Este año se pone de moda la economía circular, que pasa del comprar, usar y tirar, al comprar, usar y reutilizar, de modo que consumidores y empresas limiten al máximo el volumen de residuos que producen a lo largo del año. A esto hay que sumar los nuevos paradigmas de movilidad, que ya están transformando el centro de algunas ciudades e impactando a sus negocios.

    Con toda probabilidad en 2019 veremos cómo proyectos como Madrid Central se repiten en otras capitales de España, construyendo un nuevo modelo de ciudad al que la empresa se va a tener que adaptar.

    La conquista de la última milla

    Los eCommerce se enfrentan al reto de satisfacer las necesidades de un consumidor final en constante evolución, y que cada vez es más exigente a la hora de recibir su pedido. No sólo los consumidores quieren recibir su pedido en el mismo día, sino que quieren tener la flexibilidad para poder establecer el momento del día en el que quieren recibir la entrega.

    En este contexto, el conocido como “sector de la última milla” ha crecido en importancia en los últimos años, contando como principales ventajas la posibilidad de planificar entregas programadas, o la flexibilidad para adaptarse a las exigencias del cliente final.

    Empresas como Stuart, Glovo, Citibox o Paack presentan distintas soluciones para apoyar a las compañías que necesitan cubrir ese tramo final. Pese a ello el desafío no es pequeño y a medida que crecen las soluciones también lo hacen los problemas: contratación de falsos autónomos, restricciones de tráfico en muchas ciudades, huelgas en marketplaces como Amazon, competencia desleal de nuevos operadores logísticos…En este sentido, 2019 se presenta como un año interesante para comprobar si se da con la tecla definitiva para conquistar esos últimos metros… o hay que seguir intentándolo.

    Batalla por atraer y retener el talento

    Un titular: la práctica totalidad de las empresas tecnológicas en España tienen problemas a la hora de captar talento cualificado.

    Así lo pone de relieve un informe realizado por la empresa de selección Hays, que explica que hay un claro desequilibrio entre una demanda cada vez más exigente y una oferta poco cualificada. Esto provoca a su vez que se dispare la fuga de talento, una alta rotación y volatilidad. Como consecuencia las empresas se ven «obligadas» a ofrecer unos salarios que se incrementan alrededor del 10% cada año.

    A esto se le suma en el caso español la falta de inversión en el sector, lo que se convierte en la primera causa de la falta de talento en nuestro país y en uno de los obstáculos más grandes a los que se enfrentarán las empresas en 2019.

    También te gustará

    hacker

    ¿Sabías que no asegurar tu pyme podría costarte, de media, 75.000 euros?

    “Casa con dos puertas, mala es de guardar”, decía Calderón de la Barca, hace varios …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.