jueves , 12 diciembre 2019 Impresion Pyme
  • ¿Sabías que no asegurar tu pyme podría costarte, de media, 75.000 euros?

    hacker

    “Casa con dos puertas, mala es de guardar”, decía Calderón de la Barca, hace varios siglos. Hoy, nuestras casas y nuestras empresas tienen infinidad de puertas abiertas sin que seamos realmente conscientes de ello. A través de las redes WiFi, el acceso a nuestros dispositivos electrónicos es tremendamente sencillo para los hackers, y desde ellos, a toda nuestra información: clientes, cuentas bancarias, etc.

    Muchas pymes españolas duermen cada día con sus persianas levantadas sin saberlo. Con el convencimiento de que su negocio no es suficientemente grande como para resultar atractivo para un ciberdelincuente, no toman las precauciones adecuadas para evitar ataques que, en realidad, se producen de forma indiscriminada, rastreando los objetivos más vulnerables.

    Cualquier ordenador puede ser atractivo para los ciberdelincuentes, bien porque albergue datos e información de interés, o bien porque su IP pueda ser utilizada como acceso para cometer otras acciones delictivas de mayor alcance. Y aunque el ataque a una pyme pueda suponer un menor beneficio económico para el ciberdelincuente, también le requiere un menor esfuerzo.

    Según el INCIBE, el coste medio de un ciberataque para una pyme es de unos 75.000 euros, pero lo peor es que hasta un 60% de las que han sido atacadas son incapaces de recuperarse de los daños y tienen que cerrar al cabo de seis meses.

    A la hora de establecer medidas de ciberseguridad, la primera en la que suelen centrarse las pequeñas empresas es el antivirus, aunque no siempre lo tienen convenientemente actualizado, al igual que los sistemas operativos de los ordenadores. Con suerte, realizan de vez en cuando alguna copia de seguridad de sus archivos, y tienen también un firewall para evitar accesos indeseados.

    Pero, un dato a tener en cuenta: gran parte de los ciberataques se producen desde dentro de la propia red, en ocasiones con malas intenciones, como pueda ser el caso de empleados o exempleados descontentos, pero la mayoría de las veces por negligencia o desconocimiento. Por ejemplo, usuarios que se infiltran en la red a través de emails con archivos maliciosos que, al descargarse, permiten acceder a los sistemas internos, o invitados a los que hemos dado la clave de nuestra WiFi y la utilizan para cometer delitos.

    No hay pyme segura sin seguridad WiFi

    Las pymes españolas no son todavía suficientemente conscientes de la necesidad de establecer medidas de seguridad para protegerse de posibles ciberataques a través de sus redes WiFi. Se trata de una tecnología muy implantada, por su bajo coste y su facilidad de instalación respecto a la red cableada, pues tan sólo se necesita un simple router. Pero según una encuesta realizada por TECTECO entre profesionales de diferentes sectores, más del 50% de las microempresas y autónomos mantiene tal cual la configuración que viene de fábrica, sin modificar las claves de acceso, y un 75% admite no saber cómo cambiar la contraseña de su router.

    Sin duda, el primer paso para proteger la red frente a ciberataques es una buena política corporativa de seguridad y la formación adecuada de todos los empleados. El factor humano resulta determinante en la inmensa mayoría de los ciberataques, pues no hay herramientas tecnológicas que eviten esos errores, malas decisiones o malas intenciones.

    En cuanto al aspecto tecnológico, ya existen alternativas que permiten a las pymes contar con un nivel de seguridad WiFi adecuado y adaptado a su realidad.

    Ventajas de una WiFi securizada

    Contar con un sistema de control de acceso y gestión de identidades de la red corporativa permite al empresario controlar y gestionar quién se conecta a su red y con qué permisos, de manera que sólo puedan acceder a ella usuarios previamente autorizados y con credenciales personalizadas. Es como cuando en un hotel nos dan la llave de nuestra habitación y sólo podemos entrar en nuestra habitación, no en todas las demás, y podemos movernos por el hotel pero no por las zonas del personal o del almacén.

    En el caso concreto de una pyme que ofrece WiFi a sus clientes (un bar o restaurante, una asesoría, una consulta médica, un centro de estética), si no se dispone de una WiFi securizada, esos clientes están entrando en la misma red corporativa en la que guardamos todos nuestros datos y la información estratégica de nuestra empresa, con lo que resultaría muy fácil para un usuario malintencionado acceder a lugares indebidos.

    Por otra parte, una red WiFi segura debería garantizar que no se pueda suplantar la identidad de un usuario o dispositivo, asegurar la confidencialidad y privacidad de los datos evitando su robo o manipulación, y ser capaz de detectar y detener la propagación de malware.

    Alfonso Arbaiza TectecoEl robo de datos es quizás una de las mayores preocupaciones para las empresas. Independientemente de su tamaño, cualquier entidad que maneje datos personales está sujeta al cumplimiento del Reglamento General de Protección de Datos y su transposición nacional. Las empresas son responsables de cualquier posible filtración de estos datos, y una red WiFi segura es la mejor forma de garantizar su integridad y confidencialidad, para que las pymes tengan bien cerradas sus puertas al ciberespacio.

    Alfonso Arbaiza, director general de TECTECO.

     

    También te gustará

    eventos en vivo

    StubHub (eBay): España, destino clave para los asistentes internacionales de eventos en vivo

    StubHub, el sitio de compraventa de entradas propiedad de eBay, ha lanzado los resultados del …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.