viernes , 27 noviembre 2020 Impresion Pyme
  • Cinco estrategias para mejorar «drásticamente» tu productividad laboral

    productividad

    La productividad laboral es un importante indicador económico que está estrechamente vinculado al crecimiento económico, la competitividad y el nivel de calidad de vida. Este representa el volumen total de producción (que se mide en términos de PIB) producido por unidad de trabajo (que son el número total de personas empleadas) durante un período determinado.

    En sí, este indicador permite evaluar los niveles de recursos y las tasas de crecimiento del PIB, dando así información sobre la eficiencia y la calidad del capital humano, durante un proceso de producción establecido.

    Según María Guzmán, Marketing Officer en Efficy, existen cinco formas con las que se puede mejorar drásticamente nuestra productividad laborar, logrando recuperar el rumbo y fortalecerlo.

    1. Aclara tus objetivos

    El tener una idea clara de lo que quieres lograr te da sentido de dirección y de propósito. En sí te dan la claridad que necesitas para tomar acciones concretas que te ayuden a ver en qué debes de enfocar tus esfuerzos y en que no. Toma papel y boli o una pizarra y escribe los objetivos que quieres lograr a corto, mediano y largo plazo. Y para cada grupo de propósitos, establece tu propio marco de tiempo.

    Consulta estos objetivos regularmente, y asegúrate de anotar el progreso que estás haciendo.

    2. Planifica qué harás al siguiente antes de terminar tu jornada laboral

    Según un estudio de la consultora McKinsey, en el trabajo dedicamos el 65% de nuestro tiempo a emails, llamadas y reuniones. Eso deja muy poco tiempo para nuestra propia productividad. Lo que sucede a menudo en el trabajo es que si no se dispone de un plan diario, se tiende a ir bajo la marcha, apagando pequeños incendios que la mayoría de veces distraen de las tareas importantes a realizar.

    No cabe duda de que la productividad se ve claramente afectada., por ello es clave que antes de culminar la jornada laboral, planifiques qué harás al día siguiente y enfoques tus esfuerzos sólo a ello. ¿Sabes qué es un CRM? Esta herramienta puede ser tu mejor aliado para esta estrategia y las siguientes que pongas en marcha. En ella puedes gestionar y agendar toda tarea que tengas que realizar. Además, ayuda a todo el equipo de tu empresa a asignarse tareas y actividades entre sí, logrando optimizar tanto la comunicación interna como aumentar la productividad laboral en general.

    3. Estructura bien tu tiempo

    Una vez que hayas tomado el tiempo de organizar lo que necesitas hacer cada día, (detallando el inicio y fin de cada tarea), también es recomendable que tomes en cuenta descansar. Seguramente te preguntarás, ¿pero perderé mi tiempo si hago esto? No, al contrario. Neurólogos dicen que trabajar ininterrumpidamente puede hacerte sentir “productivo”, pero en realidad estás perjudicando tu desempeño. ¡Evítalo!

    El hecho es que los descansos funcionan. Varios estudios demuestran que las personas que toman un respiro aproximadamente entre cinco y 10 minutos rinden mejor que aquellas que trabajan seguidamente. Ae. Además, nuestra actividad cerebral en realidad aumenta cuando dejamos vagar nuestras mentes.

    En esos tiempos de inactividad aprovecha para estirar un poco, meditar o en ponerte en contacto con tus compañeros de trabajo, ya sea telemáticamente o llámalos. Seguro que les harás el día más feliz.

    4. Trabaja en equipo pero con estrategia

    Indudablemente el tener buenas relaciones en el trabajo contribuye significativamente a que puedas mejorar tu desempeño laboral. Comparte con tu equipo tus metas, ideas y experiencias sobre diferentes maneras de mejorar la productividad. Es más, un plan de project management que puede ayudarte son los OKRS.

    Según Wikipedia, OKRs son las siglas en inglés de Objectives and Key Results, que en español traduce como objetivos y resultados clave. Son metas que puedes implementar para conseguir un crecimiento y mejora en los diferentes ámbitos de la vida: personal, laboral, económico, profesional, etc. Para llevarlo a cabo, tienes que establecer con tu equipo qué objetivos queréis alcanzar y qué acciones clave pondréis en marcha para cumplirlas, bajo un tiempo determinado.

    5. Celebra cada éxito

    El aprender y pensar positivamente es la clave para que te mantengas en el camino y sigas adelante. Inclusive la mejor manera de mantener tu motivación es celebrando tus logros y el de los demás. No hay duda que la motivación es el motor y factor clave para seguir adelante y tener éxito al día siguiente y así consecutivamente.

    En resumen, mejorar tu productividad laboral no significa que tengas que levantarte a las cuatro de la mañana y trabajar 14 horas diarias. Al contrario, tienes que tener una planificación y organización eficaz, que te ayude a trabajar muy bien en equipo y puedas llegar a cada objetivo establecido.

    También te gustará

    Mele PCG02 PC: un PC de bolsillo con Windows 10 Pro

    El Mele PCG02 es un mini PC realmente compacto que adopta el formato tipo USB …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.