jueves , 3 diciembre 2020 Impresion Pyme
  • ACTIVAGE demuestra el impacto positivo de la tecnología en la calidad de vida de los mayores

    ancianos

    Según Eurostat, el porcentaje de población en edad laboral disminuirá de manera constante hasta 2050. En ese período y hasta 2080, el número de personas mayores seguirá aumentando hasta representar aproximadamente un tercio de la población total, un envejecimiento progresivo que estimulará una mayor demanda de servicios específicos para este rango de edad.

    ACTIVAGE, el proyecto europeo sobre la aplicación del Internet de las cosas (IoT) para el cuidado y envejecimiento activo de las personas mayores, presentó recientemente sus resultados, tras más de tres años de experiencia piloto. Los datos obtenidos ponen de manifiesto el papel clave que juegan las nuevas tecnologías como solución a uno de los problemas a los que se enfrenta Europa en las próximas décadas: el envejecimiento de sus habitantes.

    Se estima que la población de la Unión Europea alcanzará sus máximas cotas de envejecimiento en las próximas décadas, transformando la pirámide de edad en un tipo de sociedad hasta ahora inédito.

    Por ello, con una inversión total de 25M€ y enmarcado en el programa europeo HORIZON 2020, la meta final de ACTIVAGE es aumentar los años de vida saludable y autónoma de la ciudadanía europea, con un impacto positivo en su calidad de vida, el ahorro en el sistema de bienestar social y la generación de innovación local.

    El actual sistema de cuidado de los mayores no es ni efectivo ni sostenible: la digitalización de los servicios de cuidados y atención a las personas mayores. Según datos de Eurostat, se prevé que la tasa de dependencia por razón de edad aumente del 31,7% al 51,6% en 2060, algo que el actual sistema de cuidado de mayores no puede asumir.

    IoT para crear nuevas formas de asistencia

    ACTIVAGE aprovecha y promueve las oportunidades que ofrece el ‘Internet de las Cosas’ (IoT), así como el desarrollo digital para crear nuevas formas de asistencia y seguimiento de la tercera edad (Active and Healthy Ageing Solutions), adaptando su entorno actual a uno de mayor seguridad.

    De este modo, se busca minimizar los efectos de la inversión de la pirámide demográfica a la vez que suavizar la carga de gasto social que acarrearán las necesidades en materia de servicios de una población envejecida.

    “ACTIVAGE ha supuesto una innovación, en primer lugar, en el ámbito tecnológico. En segundo lugar, porque hemos desarrollado el mayor ecosistema IoT de servicios de atención social de Europa y, en tercer lugar, hemos creado un instrumento clave para la transferencia y gestión de toda esta innovación mediante la digitalización de todos los sistemas de salud y de asistencia social en Europa”, declara Sergio Guillén, Coordinador adjunto del proyecto ACTIVAGE y Chief Innovation Officer en MYSPHERA.

    A través de tecnologías con IoT, los hogares y dispositivos de los usuarios son capaces de recoger datos de manera inteligente (y privada), los cuales se procesarán y traducirán a través de diferentes interfaces en tiempo real para los propios usuarios, sus familiares y sus cuidadores, a través de servicios como:

    Según Leocadio Rodríguez-Mañas, doctor en Medicina por la Universidad Autónoma de Madrid y jefe de la unidad de Geriatría en el Hospital Universitario de Getafe, “Los sistemas de salud clásicos han puesto el foco en las enfermedades, y lo que realmente necesitamos es poner el foco en el verdadero problema: el funcionamiento de las personas mayores. Esto significa que necesitamos transformar nuestros sistemas de salud para proporcionar instalaciones capaces de mantener la función física y cognitiva de las personas mayores, con una atención coordinada, continua e integrada, a través de la tecnología”.

    ACTIVAGE ha permitido incrementar la seguridad de las personas mayores en Europa favoreciendo el mantenimiento de su independencia y participación social, así como reduciendo el impacto negativo y el deterioro que implican las enfermedades crónicas.

    El proyecto ha contado con la participación de más de 8.000 usuarios (personas mayores, familiares, cuidadores y profesionales sanitarios) y ha demostrado una mejora en la calidad de vida de sus usuarios mediante el análisis de los siguientes indicadores:

    • Calidad de vida: a través de una serie de indicadores que medían su respuesta basal y final.
    • Aceptación de la tecnología: cómo el uso de la tecnología ha contribuido en dicha mejora.
    • Coste-efectividad: los datos reflejan que la gestión de este tipo de usuarios sería más rentable y eficaz a través de servicios como los de ACTIVAGE, a nivel de coste-efectividad.

    A los profesionales de la salud nos facilita la continuidad del seguimiento, ampliando el conocimiento de nuestro paciente y pudiendo avanzarnos a las complicaciones que puedan surgir, disminuyendo el número de visitas a nuestras consultas”, añade Miriam Iglesias, Hematóloga en el Hospital Universitario de Ourense.

    En España, varias empresas y organizaciones de diferentes partes de la península se han sumado al proyecto. En Galicia: Cruz Roja Española, el Servicio Gallego de Salud y Televés. En Madrid: Tercera Edad Activa, la Universidad Politécnica de Madrid y Tecnalia. En Valencia: MYSPHERA, Fundación Las Naves, Atenzia, Gesmed, ISI Benestar y Universidad Politécnica de Valencia.

    También te gustará

    NanoPi R4S

    NanoPi R4S, un PC diminuto con dos conectores Gigabit Ethernet

    El NanoPi R4S es PC diminuto que viene, sin embargo, con una configuración de hardware …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.