Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Lunes, 17 Enero 2022

Noticias

¿Quieres invertir en arte contemporáneo y no sabes por dónde empezar?

Colección Privada Madrid - Macro 47 _ Rómulo Celdrán - 45 x 67 cm - Lámina de Madera de Roble, Esmalte y Oleorresina sobre PVC

La art-tech, Saisho, llega al mercado para revolucionar el arte contemporáneo: esta plataforma española pretende que perdamos el miedo a invertir en este tipo de bienes. ¿Cómo? Con trazabilidad de la inversión y con formación para dotarnos de un criterio de experto.

A buen seguro, la mayoría de personas que adquiere arte, bien como coleccionista, bien como inversor, tiene una principal barrera de entrada y no estamos hablando del precio (el arte contemporáneo, en concreto, no es de los más caros). Esa barrera tiene que ver con los conocimientos, con la formación sobre el arte: «me gusta pero esto no es para mí, porque no entiendo de ello».

El mercado tradicional del arte, además, no ha ayudado a cambiar esa visión: el arte se sigue viendo como algo elitista, caro, al alcance solo de unos pocos bolsillos. ¿Esto es realmente así? En absoluto y por eso ve la luz Saisho , un mercado que llega para aportar frescura y transparencia al sector del arte contemporáneo.

Saisho es el primer y único mercado de arte que te forma en términos artísticos y financieros, combinando técnicas rigurosas de análisis extraídas de la banca de inversión, con la metodología de valoración de artistas y obras. Te damos las herramientas analíticas cualitativas y cuantitativas para que puedas desarrollar tu propio criterio de experto con el que empezar a construir tu colección de arte. En Saisho solo hay artistas ya analizados por nuestro equipo, de calidad contrastada y con potencial, y cuya valoración está marcada por la oferta y la demanda, rigor y transparencia en la formación de los valores y precios”, explica Carlos Suárez, CEO de la empresa.

Advertencia, desplázate para continuar leyendo

Este servicio tiene mucho de banca privada del arte contemporáneo: el cliente manifiesta sus gustos, intereses y objetivos y los asesores de la compañía le llevan de la mano para que pueda desarrollar su propio criterio. Juntos, analizan obras y artistas en las que invertir, poniendo en práctica el criterio adquirido. “Queremos que cualquier persona con inquietud artística sepa que esto también puede ser para ellos. Si más de 5.000 clientes han recibido nuestra formación y asesoramiento, ellos también pueden”, afirma Suárez.

Saisho, término japonés que significa primero, cuenta actualmente con 80 artistas en cantera: Rómulo Celdrán, Carlos Blanco Artero, Manu Muñoz o Ikella Alonso son algunos de ellos. “Con algoritmos de valoración replicamos lo que lleva sucediendo en el mercado del arte global: oferta y demanda, transacciones… Diferenciamos entre el valor de mercado del artista donde influyen las transacciones de su obra, y el valor teórico marcado por su validación en el circuito con las exposiciones, colecciones, etc. Extraemos este funcionamiento de oferta y demanda para establecer precios y lo hemos escrito en código, para replicarlo y hacerlo legible”, aclara. En definitiva, utilizar los datos, tan de moda en esta época, para explicar lo que ha venido siendo algo tradicionalmente opaco.

La formación es otro de los pilares de Saisho, ya que cuentan con módulos de formación en arte contemporáneo a disposición de sus clientes:Se trata en definitiva de empoderar al cliente y de que adquiera  conocimientos en la materia, tanto en su vertiente artística como económica”, aclara Suárez. Y añade: “Queremos que desarrolle su propio criterio artístico de experto y darle las herramientas para que pueda construir su colección. En definitiva, que tenga los medios para encontrar a Pablo antes de que sea Picasso”.

La art-tech abrió una ronda de inversión de 280.000 euros, a través de SociosInversores.com en diciembre pasado, ronda que aún sigue abierta y en la que se puede seguir participando.

Advertencia
Advertencia

Te recomendamos

Copyright © Total Publishing Network S.A. 2022 | Todos los derechos reservados