Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Martes, 17 Mayo 2022

Noticias

La Iniciativa de Pagos Europea (EPI) ambiciona crear una solución paneuropea

euro

Con el objetivo de crear un sistema de pago y red intercambiaria continental que compitiera con MasterCard y Visa, el Banco Central Europeo impulsó hace dos años la Iniciativa de Pagos Europea (EPI, por sus siglas en inglés).

En julio de 2020, un grupo de 16 grandes bancos europeos de cinco países (Alemania, Bélgica, España, Francia, y los Países Bajos) allanó el camino para el futuro lanzamiento de la Iniciativa de Pagos Europea, al anunciar la creación de una compañía transitoria en Bruselas, responsable de iniciar la implementación de la iniciativa de pagos conjunta.

La ambición de EPI es crear una solución de pagos paneuropea unificada e innovadora que aproveche los pagos instantáneos (“SEPA Instant Credit Transfer, SCT Inst”) y que ofrezca una tarjeta para los consumidores y comercios de toda Europa, un monedero electrónico y funciones de pago entre particulares (“P2P”). La solución tiene como objetivo convertirse en un nuevo estándar en pagos para los consumidores y comerciantes europeos en todo tipo de transacciones, incluidas tanto las realizadas de forma presencial o en línea, como las retiradas de dinero en efectivo y los pagos electrónicos entre particulares, como alternativa a las soluciones y esquemas de pago internacionales existentes, según detalla CaixaBank.

Empresas como Worldline y Nets se han incorporado como accionistas de la sociedad, de manera que se convirtieron en los primeros adquirentes no bancarios en sumarse a la iniciativa. La participación de este tipo de agentes contribuirá en gran medida a la expansión de la red de aceptación de EPI en comercios en Europa y permitirá a EPI construir su propio ecosistema de pagos en el continente. También evolucionan favorablemente conversaciones con otras entidades para unirse al proyecto.

Advertencia, desplázate para continuar leyendo

Estructura común

Con este proyecto se pretende sustituir a largo plazo los «esquemas» nacionales, apoyándose en los agentes existentes. El núcleo del nuevo sistema es el sistema europeo de pagos instantáneos TIPS (Target Instant Payment Settlement). Los bancos, la Comisión Europea, los bancos centrales y las autoridades públicas se unen para promover la soberanía europea en materia de pagos frente a los gigantes tecnológicos de Estados Unidos y China.

Reto tecnológico

La Iniciativa de Pagos Europea debe integrar plenamente los nuevos hábitos de pago de los consumidores europeos. Por ello, consta de tres componentes: la transacción por tarjeta o transferencia bancaria en modo de pago instantáneo, el servicio de solicitud de pago que permite al destinatario enviar una solicitud de pago al deudor y, por último, el monedero electrónico que combina tanto la tarjeta como el servicio de solicitud de pago en un teléfono móvil, tal y como asegura Retail Actual. El modelo de negocio se basa en las tasas de intercambio que se reciben de la Comisión Europea. Así, la totalidad de los flujos de pago nacionales y transfronterizos quedarían cubiertos por el nuevo sistema.

Ventajas para el mercado español y europeo

Una solución de pago común desarrollada en Europa reduciría los riesgos y vulnerabilidades de los sistemas de pago al por menor y ayudaría a mantener el control sobre los datos de pago sensibles, protegiendo así mejor a los ciudadanos. Los actores extranjeros en el punto de mira son, en particular, las estadounidenses Visa y Mastercard, que han asumido un papel de liderazgo en los pagos europeos durante los últimos 20 años.

Pero con la masiva digitalización del sector, también crece la amenaza de otros actores con la vista puesta en los pagos: los gigantes tecnológicos como Apple, Google, Amazon o PayPal, que disponen de ingentes recursos financieros. Además, el éxito de la EPI haría que las normas de ese nuevo sistema estuvieran más en consonancia con la legislación de la UE sobre servicios de pago y emisiones de dinero electrónico, en comparación con las normas de los principales sistemas internacionales de tarjetas, que se basan en conceptos normativos estadounidenses.

Consecuencias para los consumidores

Los bancos y los PSP no bancarios deben asegurarse de que la EPI no interrumpe o hace confusa la experiencia de pago para los clientes cuando realizan operaciones bancarias en línea o compras. No obstante, se espera que esta nueva competencia se traduzca en pagos más rápidos y en una mayor interoperabilidad entre los proveedores de servicios de pago en la UE, gracias a un nuevo sistema paneuropeo de tarjetas. Los pagos se harán en toda Europa gracias a esta solución nativa e integrada en teléfonos y carteras digitales.

Sin embargo, las grandes empresas tecnológicas piden que se dé libertad de elección a los consumidores. Es decir, que abran sus sistemas operativos y herramientas a las aplicaciones de terceros, en particular a través de la tecnología NFC, ya sea de los bancos o de los especialistas en pagos, en condiciones decentemente remuneradas.

Advertencia
Advertencia

Te recomendamos

Recursos

Los pagos digitales son una realidad bastante consolidada en las empresas. Es muy difícil hoy en día encontrar alguna organización de cierto tamaño que...

Digitalización

La API de calificación crediticia, Algoan, ha anunciado que sus modelos de Credit Scoring y Payment Scoring estarán disponibles en régimen de self-service, una...

Recursos

Pese a que España ha estado durante los últimos años por detrás de otros países de la Unión Europea en materia de digitalización de...

Noticias

Startups, fintech y neobancos… el sector de los servicios financieros es un espacio cada vez más competitivo, donde entidades tradicionales luchan por la atención...

Copyright © Total Publishing Network S.A. 2022 | Todos los derechos reservados