Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Miercoles, 19 Junio 2024

Recursos

En qué consiste y cómo evitar el quiet quitting

motivación

El quiet quitting, o renuncia silenciosa, cada vez tiene más peso en el mercado laboral. Se trata de una actitud que presentan algunos trabajadores, que viene marcada por la postura de no hacer ningún esfuerzo ni trabajo extra, más allá de lo que marca su contrato.

Según datos Ringover.es, el año pasado se realizaron algo más de 15 millones de contratos en España. Muchos de los trabajadores comienzan con ganas en su nuevo puesto de trabajo, pero paulatinamente van perdiendo interés por diversas razones, entre las que se encuentra la falta de motivación, la desilusión ante las tareas que hay que realizar, una fuerte carga de estrés en su jornada laboral o descontento con su sueldo. En este tipo de trabajadores, el quiet quitting es más común.

Confusión entre conceptos

No hay que asociar el quiet quitting con trabajadores que se escaquean o no afrontan las tareas que les corresponden. Frente a este tipo de empleados, también encontramos a profesionales que cumplen sus funciones y trabajan las horas establecidas en su contrato, pero sin sobrepasarlas ni afrontar otras tareas que las estipuladas.

Habitualmente, quienes lo practican son trabajadores que no se sienten especialmente comprometidos con la empresa que los ha contratado. También se da entre personas que valoran mucho su salud mental y su vida personal y no quieren sacrificarla con tal de ascender en su empresa, o simplemente entre trabajadores que no están motivados en su puesto de trabajo y argumentan que trabajan para vivir y no viven para trabajar.

Los expertos de Ringover.es consideran que estas son algunas de las características más repetidas en este tipo de personas:

Advertencia, desplázate para continuar leyendo
  1. Desinterés progresivo. Muchos de los trabajadores que practican el quiet quitting presentan una pérdida creciente de interés por su trabajo y sus responsabilidades, mostrándose menos motivados a la hora de realizar sus tareas, participar en proyectos o contribuir de manera significativa al equipo.
  2. Distanciamiento social. Estos trabajadores tienden a distanciarse de sus compañeros y superiores. Pueden evitar interacciones sociales en el lugar de trabajo, limitando sus conversaciones a lo estrictamente necesario y mostrando una actitud reservada o distante hacia los demás.
  3. Disminución en la productividad. Una señal que puede despertar sospechas es una disminución notable en la productividad y la calidad del trabajo. Los empleados comienzan a realizar lo mínimo necesario para mantener su empleo, pero ya no muestran el mismo nivel de compromiso o dedicación en sus tareas diarias.
  4. Falta de iniciativa. Pérdida de interés en la búsqueda de nuevas oportunidades dentro de la empresa o en la resolución de problemas del día a día en su puesto de trabajo. Evitan asumir responsabilidades adicionales y muestran una actitud pasiva.
  5. Evitación de conflictos. En lugar de expresar abiertamente su insatisfacción o el deseo de dejar la empresa, estos profesionales tienden a evitar conflictos o confrontaciones directas con sus superiores. Optan por retirarse de situaciones comprometidas en lugar de abordarlas de manera activa y constructiva.
  6. Falta de compromiso. Los trabajadores que practican el quiet quitting muestran una falta de compromiso con el éxito y el futuro de la empresa, y carecen de interés respecto a los objetivos de la organización.
  7. Poca interacción. Otra señal de quiet quitting es una escasa participación en reuniones, eventos de la empresa o actividades de equipo. Los empleados que tienen esta actitud evitan contribuir con ideas o comentarios constructivos, y prefieren permanecer en un segundo plano, con un perfil bajo.
  8. Absentismo en aumento. A medida que se desvinculan emocionalmente de su trabajo, estos empleados pueden comenzar a faltar más al trabajo sin razones justificadas. También puede ocurrir que los trabajadores se encuentran presentes en su puesto físicamente, pero desconectados emocionalmente.
  9. Comunicación no verbal negativa. Los empleados descuidan su aspecto, mostrando falta de interés en mantener una imagen profesional en el lugar de trabajo. De igual manera, pueden comenzar a tener gestos de desdén, falta de contacto visual o una postura corporal cerrada.
  10. Poco interés en el desarrollo profesional. Disminución en su interés por el desarrollo profesional y el crecimiento dentro de la organización. El quiet quitting se manifiesta en un desinterés a la hora de participar en programas de capacitación o desarrollo profesional, lo que indicaría una falta de compromiso a largo plazo con la empresa.

Cómo reducir o evitar el quiet quitting

Reducir o evitar el quiet quitting en una empresa requiere un enfoque proactivo por parte del empleador, que aborde las causas subyacentes. Estas son algunas estrategias que, según los expertos de Ringover.es, las empresas pueden implementar para motivar y retener a sus empleados:

  • Fomentar una comunicación abierta. Promover un ambiente donde los empleados se sientan cómodos expresando sus preocupaciones y opiniones a través de diferentes canales de comunicación.
  • Realizar encuestas de satisfacción laboral. Se pueden llevar a cabo encuestas anónimas de satisfacción laboral, lo que proporcionará información sobre el estado de ánimo y la percepción que tienen los empleados de la empresa. Estas encuestas pueden identificar áreas de mejora y ayudar a abordar problemas antes de que aparezcan.
  • Ofrecer oportunidades de desarrollo profesional. Brindar oportunidades para el crecimiento y desarrollo profesional puede aumentar la satisfacción y el compromiso de los empleados. Esto incluye programas de capacitación, asignación de retos que supongan un desafío a las posibilidades del trabajador y posibilidades de promoción interna.
  • Crear un buen ambiente de trabajo. Fomentar un ambiente de trabajo positivo y colaborativo aumenta el sentido de pertenencia y conexión de los empleados con la empresa. Esto puede lograrse a través de eventos sociales, reconocimiento del buen trabajo realizado y celebración tanto de los logros individuales como los del equipo.
  • Fomentar la conciliación. Promover un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida personal puede ayudar a prevenir el agotamiento y la desmotivación entre los empleados. Entre otras políticas, se puede ofrecer flexibilidad en los horarios de trabajo, días libres adicionales y otras iniciativas relacionadas con el bienestar físico y emocional del trabajador.
  • Facilitar la movilidad interna. Con el fin de retener talento, las compañías pueden optar por ofrecer oportunidades para la movilidad interna dentro de la empresa, con el fin de que el trabajador pueda explorar otros roles, y siempre con un sueldo acorde a las funciones realizadas.
  • Planes de desarrollo individualizados. Desarrollar planes personalizados para el crecimiento profesional de cada empleado, basados en objetivos específicos y medibles, suele ofrecer excelentes resultados.
  • Incentivar la participación en proyectos de interés. Al asignar a los empleados proyectos que se alineen con sus intereses y habilidades, se promueve su compromiso con el trabajo y la empresa.
  • Establecer objetivos claros y realistas. Asegurarse de que los trabajadores comprendan claramente lo que se espera de ellos y que cuenten con los recursos necesarios para alcanzar esos objetivos.
  • Crear un entorno de trabajo colaborativo. Fomentar la colaboración y el trabajo en equipo entre los empleados promueve el sentido de pertenencia y conexión con la empresa.

Patricia Mampel, responsable de marca y contenidos de Ringover en España apunta que: «Al implementar estas estrategias, las empresas pueden conseguir evitar el quiet quitting a través de un entorno laboral más atractivo para el trabajador, con el fin de que se sienta más motivado con sus tareas diarias y evitar así la rotación de los empleados. El objetivo es que el empleado se sienta más motivado y alineado con los objetivos de la empresa a largo plazo, fomentando un ambiente laboral que promueva el compromiso, la productividad y el bienestar de los trabajadores. En definitiva, convirtiendo el quiet quitting en una excepción en lugar de la norma generalizada».

Advertencia
Advertencia

Te recomendamos

Recursos

Trabajar con un jefe exigente puede ser muy estresante, pero también puede convertirse en una oportunidad de crecimiento. Identificar a este tipo de líderes es...

Noticias

La desmotivación profesional no solo afecta la productividad, sino que también aumenta el absentismo y la rotación de personal, generando un ambiente laboral negativo...

Noticias

Los profesionales que están buscando un nuevo empleo ha aumentado en un 7% en el último año, situándose en el 70%, según se desprende...

Recursos

Para muchas personas el trabajo es más que una fuente de ingresos. Cuando se invierte un excesivo tiempo y esfuerzo en las tareas laborales...

Copyright © Total Publishing Network S.A. 2024 | Todos los derechos reservados