Lunes , 5 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Cómo escribir contenidos web que “vendan”

    No sirve de nada escribir grandes contenidos para nuestra web si el impacto que tienen en el usuario es pequeño y no alcanzan su principal objetivo: vender. Un contenido que vende es sobre todo el que cautiva, el que muestra un potencial beneficio y finalmente el que convence.

    Incorporar estos tres elementos a nuestros textos no es tarea sencilla y existen algunas reglas que hemos de seguir para que nuestros contenidos on-line tengan el gancho. En MuyPymes te mostramos las reglas básicas del contenido atractivo.

     

    La premisa básica de la cual hemos de partir es que la experiencia de lectura en la web es muy diferente a la que se realiza sobre el papel o sobre otro tipo de soportes físicos. Hemos de tener en cuenta de que un texto publcitario o de marketing que funciona muy bien en una revista o folleto, puede resultar un auténtico fracaso al adaptarlo a la Web.

    No hay una única razón que explique este fenómeno, pero podemos tomar como referencia el hecho de que la web exige de los lectores una lectura inmediata, por lo que debe enganchar desde el primer momento si no queremos perder a nuestro lector/potencial cliente.

    Por ello como norma general de presentación, hemos de cuidar no sólo lo que comunicamos, sino también cómo presentamos la información. En este sentido, la lectura en la pantalla de un monitor resulta mucho más sencilla si los párrafos son cortos, si destacamos elementos usando negritas, cursivas, etc., y si sabemos hacer un buen uso de ladillos o subtítulos que dividan bloques de contenidos.

     

     

    ¿Cuánta información hemos de ofrecer?

    Éste es uno de los puntos más delicados que hay que tener en cuenta para que nuestro mensaje funcione. Si el mensaje es excesivamente largo, corremos el riesgo de aburrir innecesariamente al lector, que pronto abandonará la lectura y la web en busca de contenidos más interesantes. Por contra, si el contenido es demasiado corto, el lector puede juzgarlo de esquemático e impreciso por lo que no confiará en un fabricante que le ofrezca una información más completa.

    La experiencia nos dice que la atención del lector empieza a decaer después de la primera pantalla. Es decir, cuanto más scroll deba realizar el lector para leer nuestro texto, antes se cansará. Recomendamos, por tanto, no tener miedo a utilizar tanto enlaces como sean necesarios. El lector interesado por nuestro producto los utilizará, y el que en principio no lo está, recordará mucho mejor nuestro mensaje de cara al futuro.

    Algunos consejos prácticos

    1. Realiza una lista con todos los beneficios que brinda tu producto. (nos referimos a beneficios y no a características o cualidades).
    2. Una vez realizada la lista, enuméralos en orden de mayor a menor importancia.
    3. Con el beneficio más importante, deberías de crear el título principal. Éste es el gancho con el que vas a vender.
    4. Con los siguientes beneficios, ordena la información en bloques de contenido, creando ladillos o subtítulos.
    5. Cada párrafo que escribas, debe resaltar valorizar y explicar mejor el beneficio precedente.
    6. Con los beneficios restantes, realiza una lista con formato de viñetas que insertarás antes del final del mensaje (previo a la información sobre precio, garantías, formas de pago y envío.

     

    También te gustará

    mejor-cms-para-tu-empresa

    El mejor CMS para tu empresa 

    El debate de si hay que estar o no en Internet es cosa del pasado. …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.