lunes , 17 junio 2019 Impresion Pyme
  • Lo que en realidad cuesta tu billete de avión

    Volar es cada vez más caro. Y parte del motivo es que cada vez pagamos más por los impuestos asociados a nuestro billete de avión, que lo que en realidad cuesta el trayecto. Como indica un informe elaborado por IdeaWorks y Cartrawler, en 2014 las líneas aéreas ganaron 38.000 millones de dólares en concepto de tasas aéreas y otros conceptos no relacionados con el precio de sus billetes: nada menos que un 20% más que en el año anterior.

    Si bien es cierto que el incremento de las tasas aéreas crece a un ritmo del 2% anual, el incremento de beneficios derivados de las mismas se corresponde al bajo precio de petróleo, con unas bajadas que de momento las aerolíneas no están reflejando en los precios de los billetes.

    Lo interesante es que la excusa que dan las aerolíneas para no ajustar los billetes a la baja, es que afirman que los bajos precios del crudo no van a durar y que esperan que a corto plazo vuelvan a subir. Y que por lo tanto, les resulta más barato mantener los precios anteriores, antes que bajarlos para después volverlos a subir. Curiosamente, cuando el precio del crudo sube, estas mismas aerolíneas no tienen ningún problema a la hora de reflejar el nuevo precio de los billetes de forma casi inmediata.

    Al precio del combustible hay que sumar el cada vez más lucrativo negocio de cobrar por las maletas que se embarcan. Una situación que está destinada a empeorar, dado que la IATA está considerando recomendar a las compañías aéreas que reduzcan hasta un 40% el tamaño máximo permitido en el equipaje de mano. Pero estos no son los únicos «extras» que tienen que afrontar los sufridos viajeros. Además tienen que lidiar con:

    Cambios en las reservas: Cualquier dato que queramos cambiar en nuestra reserva, suele ir aparejado a un fuerte desembolso económico. Cambiar de fecha nuestro vuelo o el titular del billete, suele suponer un desembolso adicional de entre 50 y 100 euros.

    Elección del asiento: Elegir el mejor asiento de forma gratuita ya es cosa del pasado. Las principales líneas low-cost (pero no sólo) pueden cobrar hasta 25 euros por los asientos más amplios, como por ejemplo los que ocupan la primera fila o los que se encuentran junto a las salidas de emergencia.

    Tasas por comprar/pagar billete: La mayoría de las compañías aéreas cobran una tasa adicional en el caso de que queramos adquirir un billete por otro medio que no sea Internet. La compra por teléfono o en los mostradores de la compañía suele ir aparejado con una tasa media de entre 15 y 30 euros.

    Menores de edad: Si queremos que un menor de edad viaje sin la supervisión de un adulto (por lo tanto queda a cargo de la compañía durante todo el tiempo que dura el trayecto), deberemos pagar un extra que normalmente no baja de los 100 euros.

    Pago con tarjeta de crédito: Aunque se trata de una práctica ilegal y denunciable, muchas aerolíneas siguen cobrando desde 6 a 30 euros si decidimos pagar con tarjeta de crédito.

    Entre otras tasas adicionales encontramos el viajar con animales (100 euros), compra de bebida y comida a bordo e incluso en algunas compañías, el cobro por almohadas y mantas.

    Si consideramos todos estos elementos, es fácil descubrir que para las compañías el elemento menos rentable es el precio del billete en sí mismo y que por desgracia los viajeros se encaminan a un escenario en el que realmente nunca van a saber de antemano cuánto les va a costar su próximo vuelo.

    También te gustará

    Los mejores contenidos de la semana en MuyPymes

    Aprovechamos la habitual tranquilidad del domingo para ofreceros un nuevo resumen de los mejores contenidos …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.