viernes , 20 septiembre 2019 Impresion Pyme
  • The Crowd Angel: el crowdfunding profesional para tu startup

    En los últimos dos años el crowdfunding se ha convertido en una de las formas de financiación más atractiva para las startups. Por un lado a las startups les permite crecer rápidamente en fases iniciales, cuando normalmente tienen cerradas las puertas de la financiación bancaria y por el otro, les permite contar con el asesoramiento de inversores profesionales que apuestan su dinero a favor del éxito de la startup.

    Una de las plataformas más interesantes en este campo es «The Crowd Angel», una plataforma de equity-crowdfunding que desde su fundación (2012) han invertido más de 2,8 millones de euros, apostando por startups tan conocidas como Glovo, PopPlaces o Mobincube.

    Sobre cómo funciona su proyecto y en qué se diferencian de otras plataformas hemos hablado con Ramón Saltor, fundador de la plataforma.

    ramon_saltorComo nos cuenta Saltor, «el proyecto nace hace algunos años cuando algunos socios nos interesamos en invertir en startups, pero descubrimos que era un proceso demasiado complicado. Nos dimos cuenta que había falta de conocimiento sobre legislación, valoración de una compañía, gestión de la inversión, petición de la documentación necesaria, etc.»

    No había en España antes del lanzamiento de «The Crowd Angel» una plataforma que permitiera «canalizar de forma ordenada muchas inversiones. Hasta entonces faltaba una metodología propia del capital riesgo que permitiera a un inversor apostar su dinero en una o varias startups.»

    Así trabajan en The Crowd Angel

    El trabajo que realizan en la plataforma es meticuloso y antes de presentar un proyecto, existen una gran labor de análisis previo. «Analizamos alrededor de 600-700 proyectos que necesitan financiación y seleccionamos cinco al año» nos cuenta Saltor, que asegura que dada la buena marcha de la plataforma y el interés que están mostrando las startups se están planteando «ampliar el número de proyectos y pasar a diez anuales».

    A la hora de invertir en un proyecto, la plataforma divide la inversión necesaria en «tickets» de 3.000 euros. «Cada inversor puede adquirir los tickets que quiera. De esta forma, haciendo que la inversión sea más restrictiva que en otras plataformas (donde se puede invertir a partir de 200-300 euros) conseguimos que sea más profesional. Un inversor medio está invirtiendo entre 6.000 y 12.000 euros al año».

    Una vez que los proyectos se publican en la plataforma, las empresas tienen dos meses para recibir la financiación que necesitan. Aquí entra de nuevo en escena «The Crowd Angel», que se encarga por ejemplo de canalizar toda esa información que necesita el inversor a la hora de tomar una decisión. Pero a la vez, trabajan con las empresas en las que se quiere invertir.

    «Las empresas seleccionadas reciben un asesoramiento legal completo y pesonalizado, que entre otras cosas les ayude a dimensionar la inversión que necesita la empresa o cómo se va a gestionar la inversión una vez que se convierte en una empresa participada» nos explica Saltor, que añade que «cuando una empresa es participada preparamos informes de seguimiento que permitan controlar a los nuevos socios en qué estado se encuentra en todo momento la compañía y cómo va a rendir su inversión«. ¿Y cómo va a rendir esa inversión? Es difícil decirlo porque pese al análisis meticuloso que hacen en la plataforma, invertir en startups es un negocio de riesgo, sólo apto para inversores que tengan «la mentalidad adecuada».

    La profesionalización del crowdfunding y la forma en la que trabaja su plataforma, les ha permitido ser reconocidos en el mercado como un vehículo de inversión profesional y cómodo para coinvertir, lo cual como indica el CEO de la empresa, que les ha llevado a  “colaborar con inversores de relevancia como son Antai, Inveready, Cube Investments o los órganos de inversión de Caixabank o Bankinter por ejemplo, llevando a cabo rondas de co-inversión”.

    Para el fundador de «The Crowd Angel» el crowdfunding si bien ha tardado un tanto en despegar en nuestro país (sobre todo al compararlo con los países anglosajones), «desde que se ha aprobado la regulación sobre el crowdfunding estamos cogiendo un buen ritmo. Creemos que todo caso 2015 ha sido un buen año para el sector y 2016 va ser aún mejor».

    También te gustará

    Protege a tu pyme del ransomware con estos tres sencillos pasos

    El ransomware sigue siendo una de las amenazas de seguridad más importantes para empresas y …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.