miércoles , 19 junio 2019 Impresion Pyme
  • Los Andry Birds de Rovio pierden 13 millones de euros en 2015

    Rovio ha sido durante mucho tiempo, una de las startups más respetadas y admiradas del viejo continente. Millones de jugadores de todo el mundo han disfrutado de sus «Angry Birds», probablemente uno de los juegos para smartphones y tablets que más ingresos han generado en toda la historia. Y sin embargo, la startup finlandesa no lo está pasando bien. La falta de ideas nuevas y juegos originales han llevado a la empresa a presentar unas pérdidas de 13 millones de euros en 2015.

    Es el tercer año consecutivo en el que Rovio no cumple con las expectativas. En 2014 la empresa presentó unos «modestos» beneficios de 10 millones de euros. Modestos decimos, si los comparamos con los 77 millones de beneficios que la startup consiguió generar en 2012, cuando parecía que el reinado de Angry Birds no podía tener fin.

    Las ventas de la compañía pasaron de los 158 millones de euros que se registraron en 2014, a los 146 millones de euros en 2015. La empresa espera que el lanzamiento de la película de Angry Birds, que se espera para este mes de abril, pueda servir como acicate para relanzar el interés por sus pájaros furiosos.

    En cualquier caso no es la primera vez que vemos como una startup que fía su suerte a un juego mobile, crece como la espuma durante unos años para luego acabar en un terreno casi irrelevante. Zynga (Farmville y otros) y King Digital (Candy Crush) son sólo algunos ejemplos a los que tal vez y en una categoría paralela, podríamos sumar a la española Zinkia y nuestro querido Pocoyó.

    También te gustará

    qonto

    Qonto aterriza en España para facilitarles a las pymes su gestión financiera

    Nuevo jugador en el mercado fintech español: Qonto, de origen francés, apuesta por nuestro país …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.