jueves , 21 marzo 2019 Impresion Pyme
  • Las plataformas de apartamentos piden más regulación: ¿Quién dijo miedo?

    Con el verano a la vuelta de la esquina, son muchos los que han empezado a planificar sus vacaciones. Mientras que algunos seguirán decantándose por el clásico hotel o la casa rural, muchos otros apostarán por alguno de los apartamentos que se anuncian en plataforma populares como Airbnb, Wimdu o Couch Surfing, por no hablar de otro tipo de experiencias como el intercambio de casas.

    Sin embargo los últimos meses han sido algo movidos para las plataformas que ofrecen estas estancias. La falta de una regulación clara en España para su actividad les ha llevado a ser multadas en ciudades como Barcelona, donde además se han producido problemas de convivencia derivados del alquiler de estos apartamentos.

    La patronal de las grandes cadenas de hoteles por su parte está haciendo lo posible por evitar que estas plataformas les sigan “robando” cuota de mercado, intentando presionar al regulador. Por otro lado, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia se ha alineado a las tesis de estas plataformas y presiona para que el legislador permita liberalizar un sector que hasta ahora ha estado en pocas manos.

    Con estos elementos hemos querido preguntar a los representantes de algunas de las plataformas más populares de nuestro país cómo ven la situación en estos momentos, qué visión tienen sobre la economía colaborativa y en qué sentido debería (si fuera necesario) llevarse a cabo una regulación. Esto es lo que nos han contestado.

    wimdu

    Arne Kahlke, CEO de Wimdu: “He visto a hoteles de dos estrellas alcanzando el precio de una suite en un hotel de lujo”

    Wimdu es una de las mayores plataforma de Europa especializada en apartamentos urbanos y ofrece 300.000 alojamientos de calidad en más de 150 países de todo el mundo. Como nos cuenta su CEO, Arne Kahlke, utilizan un sistema “de triple check que incluye la verificación online, la presencial y los comentarios de los cliente”.

    A la hora de valorar el momento en que se encuentra este sector pide un mayor esfuerzo a la administración para encajar los intereses de todos los implicados. “Las administraciones locales deben integrar este nuevo modelo económico con el antiguo. La competencia entre los diferentes actores del mercado beneficiará a todos. En primer lugar, favorecerá a los clientes, que tendrán más libertad de elegir lo que prefieren”.

    Por otro critica las posiciones que han mantenido desde la industria tradicional. “¿Es justo lo que hacen muchos hoteles, los únicos que controlaban el mercado en el pasado, elevando los precios de sus habitaciones hasta 3 o 4 veces más con motivo de grandes eventos o fiestas, especulando así con el precio del alojamiento y perjudicando a sus clientes, que no tenían otra alternativa? He visto a hoteles de dos estrellas alcanzando el precio de una suite en un hotel de lujo, solo por un partido de fútbol. Me pregunto cómo se puede exigir justicia ahora.

    spotahome

    Alejandro Artacho, CEO Y cofundador de Spotahome: “Cada vez son más las empresas de modelos tradicionales los que temen la llegada de los nuevos modelos”

    En Spotahome, que se definen como el “Amazon de del sector inmobiliario on-line” tienen claro que la economía colaborativa se ha convertido en una amenaza para los sectores económicos más tradicionales. Como nos cuenta Alejandro Artacho, CEO y cofundador de la empresa, “cada vez son más las empresas de modelos tradicionales los que temen la llegada de los nuevos modelos: los taxistas de Uber, las compañías de transporte de autobuses o trenes de BlaBlaCar.. y en el sector turismo: los hoteleros de Airbnb y otras tantas”.

    Un movimiento, el de la economía colaborativa, que tiene más historia de la que creemos: “la red de couchsurfing ha existido desde hace mucho, antes de la llegada de Airbnb. Simplemente, no le dieron el tirón porque era una non-profit. Como ha existido siempre, va a seguir existiendo” afirma Artacho que indica que “las regulaciones deberían adaptarse, en lugar de restringir lo que es la voluntad del ser humano: a la gente le gusta compartir, conocer a gente, sacarle partido a los activos que tiene”.

    Considera no obstante que no todo lo que se vende como economía colaborativa realmente lo es: “Cuando te compras una casa para ponerla en Airbnb o Spotahome (estancias de medio-largo plazo) con el único objetivo de buscar rentabilidad, yo lo entiendo como mero negocio y no lo incluiría como casos de economía colaborativa. No estás renunciando a un espacio personal. No colaboras con nadie.”

    apartum

    Jordi Esturi, director de marketing en Apartum: “La obligación de las plataformas es colaborar siempre con los organismos oficiales para ayudar a lograr una transparencia total”

    De la proliferación de plataformas de alquiler de apartamentos vacacionales nace Apartum, que presume de ser el primer comparador de apartamentos turísticos capaz de identificar un mismo apartamento en cientos de webs diferentes y ofrecer siempre el mejor precio disponible.

    Jordi Esturi, director de marketing de la plataforma, incide en los importante de que en España exista una regulación efectiva para el sector: “Creemos que lo importante es que todo esté claro, y una normativa ayudaría, definitivamente. Si un propietario debe declarar sus ingresos, a quién, y cómo, debería estar debidamente legislado. La obligación de las plataformas es colaborar siempre con los organismos oficiales para ayudar a lograr una transparencia total”.

    Dicho lo anterior, cree que las iniciativas que se están poniendo encima de la mesa, pecan quizás de una rigidez excesiva: “Sobre el hecho que un apartamento deba reservarse un mínimo de 5 noches por ley, no nos parece lógico. No responde ni a las necesidades de los usuarios, ni de los propietarios ni es consecuente con un mercado de libre competencia”.

    nightswapping

    Ana María Guezmes, Social Media Marketing & Partnership en Nightswapping: “Hay que dejar de pensar que el gran beneficio de las plataformas colaborativas es el sólo el económico”

    Nightswapping lleva la economía colaborativa a un nivel diferente. En vez de obtener un beneficio económico por el alquiler de sus apartamentos, los miembros de esta comunidad ganan puntos que pueden canjear por noches en otros apartamentos de la red. Y esto es importante, porque como afirma Ana María Guezmes, el beneficio de la economía colaborativo no sólo es económico.

    “La economía colaborativa se basa en compartir lo que se tiene, en explotar los recursos propios. Las ganancias que de ello pueda sacar el particular pueden ser de muchos tipos: económicas, sociales, medioambientales, personales…” explica añadiendo que “España es el quinto país de la Unión Europea con más potencial crecimiento en esta materia ya que un 53% de españoles están dispuestos a alquilar o compartir sus bienes”.

    Desde la plataforma se pide en este sentido una regulación que permita que “palabras como economía sumergida, fraude, competencia desleal y un gran etcétera dejen de denigrar a las plataformas P2P. Y tanto quienes ofertan como demandan se sentirán protegidos ante un posible vacío legal”.

    community

    Frances Sanz Puigdemont, CEO de LaCommunity: “El problema surge cuando bajo la apariencia de relación entre particulares, se esconden grandes negocios empresariales que no lo son.

    Más beligerante sobre la situación actual se ha mostrado Frances Sanz Puigdemont, CEO de LaCommunity, otra de las grandes plataformas de alquiler de apartamentos vacacionales y que hacen de la calidad, su bandera.

    Denuncia Puigdemont que es importante  “que exista una regulación para los alojamientos distintos a los hoteles, y es muy importante que esta regulación la cumplan todas las empresas del sector, sin excepción. Esto evitará la competencia desleal y permitirá el crecimiento ordenado” señalando algunas plataformas que en su opinión no compiten en igualdad de condiciones: “Airbnb es la “selva”, el todo vale, el cualquier persona puede alquilar cualquier sitio por muy ‘cutre’ que sea”, se queja.

    En cambio afirma que “LaComunity sólo ofrece viviendas gestionadas por profesionales, de una manera profesional, con unos estándares de calidad muy elevados y siempre asegurando al cliente que tendrá una experiencia de alojamiento acorde a lo que ha contratado”.

    En cuanto al movimiento que subyace en todo este fenómeno, indica que “el problema surge cuando bajo la apariencia de relación entre particulares, se esconden grandes negocios empresariales que no lo son” pero que pese a todo “las administraciones no tienen que prohibir las viviendas de alquileres turísticos, sino tienen que regular. Barcelona es un claro ejemplo de prohibición cuando debería haber regulación”.

    El esfuerzo que puedan hacer las plataformas sin embargo no será completo si no cuenta con la colaboración de sus mismos usuarios, registrando por ejemplo sus apartamentos en los organismos oficiales que se están creando al respecto o pagando los impuestos que se derivan de su nueva actividad.

    También te gustará

    piñeiro

    José Piñera, de Reparatucoche.com: “Las marcas que más pasan por el taller son Ford, Seat, Citroën, Renault y Peugeot”

    En el año 2014, José Piñera lanzó una plataforma orientada a la contratación de reparaciones …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.