domingo , 21 abril 2019 Impresion Pyme
  • ‘Desconectar’ del jefe, ¿utopía o realidad?

    desconexion-laboral-conciliacion

    El debate en torno a la conciliación laboral en España parece ser el pan nuestro de cada día. Recientemente se ha estado reflexionando en torno a la posibilidad de salir a las seis de la tarde del trabajo, sobre si esta podría ser una medida factible. Ahora Francia acaba de hacer oficial algo así como el derecho a desconectar del ‘boss’… ¿En qué consiste esto exactamente? Pues resulta que desde ya los franceses no están obligados a contestar e-mails o llamadas del jefe o de la oficina fuera del horario de trabajo.

    Como era de esperar esto ha reavivado la llama del citado debate en nuestro país. ¿Por qué no nosotros? ¿Y si imitáramos a nuestros vecinos galos? Es una cuestión compleja y que va más allá de una ley o normativa que dicte sentencia al respecto, aunque podemos decir que los españoles ya han protagonizado algún que otro dictamen interesante a este respecto. Es el caso del que firmó el Tribunal Supremo en septiembre de 2015, cuando señalaba como abusivas las cláusulas de los contratos laborales por las que se obliga a los trabajadores a facilitar número de móvil y/o correo electrónico al firmar una relación contractual con una empresa.

    Se trata de un asunto peliagudo sobre todo desde que tenemos acceso constante a internet y a la conectividad online, bien vía smartphone o tablet, a través del e-mail, de WhatsApp u otras opciones de mensajería instantánea. A esto debemos añadir el teletrabajo, que si bien es cierto que permite flexibilizar la jornada y compatibilizar lo profesional con lo personal, también abre la puerta a que se exija más al empleado por el mero hecho de trabajar desde casa y estar –se entiende– disponibles más tiempo y con mayor frecuencia. ¿Cómo marcar los límites?

    Queda aún mucho por avanzar en todo esto y no se trata de un asunto banal. No olvidemos el hecho de que España está a la cola en productividad laboral y que cada vez hay más casos de profesionales que se sienten sometidos a estrés y ansiedad por sobrecarga de trabajo y por no poder desconectar.

    El ejemplo francés podría ser inspirador pero, como todo, probablemente no sea oro todo lo que reluce. De que se de la posibilidad a esa desconexión del superior a que realmente una persona se vea con la libertad de hacerlo va un trecho. Son sobradamente conocidas las presiones invisibles y las maneras en las que se coarta la libertad personal de manera velada. Pero bueno, reflexiones a un lado, no se puede negar que ese derecho que se ha aprobado en Francia supondría un paso adelante en cuanto a eliminación de abusos y coacciones a los trabajadores.

    También te gustará

    Experiencia

    La importancia de la experiencia en los procesos de selección

    Hoy en día, hay una creciente tendencia en las empresas basada en la búsqueda del …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.