sábado , 20 abril 2019 Impresion Pyme
  • ¿Deberían pagar los robots impuestos por “trabajar”?

    Compartir el trabajo con un robot dejará de ser algo puramente anecdótico, para convertirse en los próximos años en lo que los americanos califican como “the new normal”. Más allá de los robots que desde hace años se sitúan en las líneas de producción de grandes industrias como la automovilística, una nueva generación de “máquinas inteligentes” está a punto de desembarcar en el mundo de las empresas, ocupando puestos de trabajo en todo tipo de sectores: desde el bancario al hostelero, desde el turístico al financiero y legal.

    Ante esta nueva realidad algunas instituciones han empezado a plantear un interesante debate: si los robots van a incorporarse a las empresas como trabajadores, ¿deberían estar sujetos a los mismos derechos y obligaciones que las personas de carne y hueso? ¿deberían como hacen esas personas, pagar sus correspondientes impuestos? y si no es así…¿debería crearse algún tipo de tasa que compensase esa previsible destrucción de empleo?

    Precisamente este ha sido el debate que la semana pasada se mantuvo en el Parlamento Europeo. Sin una legislación clara de y aplicación común entre los miembros de la UE, la eurocámara hizo en primer lugar hincapié precisamente en eso: la necesidad de desarrollar una legislación acorde a los nuevos tiempos, que tuviera en cuenta elementos como posibles responsabilidades penales en el caso de incidentes como robots o vehículos autónomos o el desarrollo de un marco ético en el que se inscriba la actividad de estos nuevos “trabajadores”.

    El Parlamento Europeo también debatió si procedía  establecer algún tipo de impuesto destinado a la formación de aquellos trabajadores expulsados del mercado por sus competidores mecanizados. Una “robot tax” que finalmente ha sido desestimada por los europarlamentarios, al aceptar los argumentos de los lobbys de la industria robótica (International Federation of Robotics -IFR- entre otros) que aseguran que no sólo no destruirán empleos, sino que la automatización y la robotización de la economía creará nuevos puestos de trabajo nacios de una mayor productividad.

    Por supuesto, no todos opinan igual. Una figura tan relevante como Bill Gates ha afirmado esta misma semana en una entrevista para Quartz que en su opinión los robots si van a llevar a cabo un trabajo que tiene un equivalente humano, deberían pagar impuestos en consecuencia. En este sentido, el fundador de Microsoft ha afirmado lo siguiente: “Ahora mismo, el trabajador humano que digamos realiza en una fábrica un trabajo con un valor de 50.000 dólares, está sometido a impuestos. Si un robot hiciese lo mismo, sería lógico pensar que debería pagar impuestos de una forma similar”.

    En el otro extremo de la balanza se encuentran las organizaciones que indican que el impuesto por los robots, de hecho ya se está pagando como parte del impuesto de sociedades. Lo cual no deja de salir una salida “cómoda” si se tiene en cuenta que de momento ninguna legislación europea recoge este supuesto.

    En cualquier caso y como hemos contado en MuyPymes en los últimos meses, el fenómeno va a más: las últimas estadísticas que proporciona precisamente la IFR es que la venta de robots industriales creció un 15% en 2015, generando un negocio de 46.000 millones de dólares. Sin dar datos concretos, la IFR también apunta a que ha crecido con fuerza la demanda de robots para el sector médico e incluso para un uso doméstico y personal.

    También te gustará

    Windows 10 May 2019 Update mejorará el menú de inicio

    El lanzamiento de Windows 10 May 2019 Update está cada vez más cerca. Esta versión será …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.