martes , 20 agosto 2019 Impresion Pyme
  • Por un puñado de euros en Cepyme

    Cuando Clint Eastwood llegó a Almería para interpretar Por un puñado de dólares, Antonio Garamendi apenas tenía seis años. El presidente de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) es uno de los últimos ejecutivos empeñados en escenificar su particular versión del clásico de Sergio Leone rodado en el desierto de Tabernas. En este caso, bajo el título de “Por un puñado de euros”.

    Antonio Garamendi ha protagonizado uno de los últimos episodios de este particular western nacional. El presidente de la Cepyme ha decidido ponerse un sueldo de 120.000 euros al año, según El Confidencial, bajo el argumento de que este puesto no tiene un mero carácter de representatividad de las pequeñas y medianas empresas, sino que le va a suponer una dedicación exclusiva.

    En los años sesenta y setenta, proliferaron las películas del oeste con bajo presupuesto financiado por productores españoles e italianos. El género se conoció con el nombre de spaghetti western en Italia, aunque en España se le denominó chorizo western. Filmes caracterizados por el constante cabreo de los protagonistas, el uso de las pistolas y las escaramuzas reiteradas.

    Garamendi lleva como presidente de la Cepyme desde el 12 de noviembre de 2014. Su decisión ha provocado una auténtica tormenta entre los miembros de esta patronal por la sorpresiva aprobación de esta medida en el comité ejecutivo del pasado 15 de marzo. Le han acusado de falta de transparencia.

    Garamendi no constituye un único extraño caso de generación inesperada de un atractivo sueldo. Recordemos que el ex vicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, se subió la retribución en Caja Madrid con la tarjeta black, con la que gastó 44.200 euros, comportamiento por el que ha sido condenado a cuatro años y medio de prisión.

    El fiscal anticorrupción ha solicitado cuatro años de prisión para Narcis Serra por haber apoyado una subida de sueldos generalizada para los miembros del consejo de la Catalunya Caixa, en un momento en que esta entidad atravesaba momentos muy difíciles, que llevaron a la intervención. Serra se puso en 2007 un sueldo de 175.000 euros al año y cobró dietas comprendidas entre los 24.000 y 135.000 euros anuales.

    En las últimas fechas se han destapado nuevas versiones de “Por un puñado de euros”. El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha desbloqueado la remuneración variable que junto al consejero delegado había dejado de percibir desde 2012 motu proprio. La decisión se plasma en que a partir de 2020, Goirigolzarri se embolsará 250.000 euros más en remuneración variable. El doble de lo que percibirá Garamendi en retribución fija.

    Dos millones de parados de larga duración

    Mientras se mueven esos salarios astronómicos, en España el paro de muy larga duración de mayores de 45 años se mantiene en los 1,8 millones de personas. No tienen ingresos y viven de su pareja o de la pensión de sus padres. Hay que recordar que una de las grandes concesiones que ha realizado el Partido Popular al PSOE ha sido la subida en nada menos que 52,4 euros en el salario mínimo interprofesional, que se ha situado en los 707,6 euros.

    Los casos de Por un puñado de euros son recurrentes. El consejero delegado de Red Eléctrica, Juan Lasala, se ha subido el sueldo desde los 244.000 hasta los 750.000 euros. El salario del consejero delegado de Atresmedia, Silvio González, se ha elevado el 17%, hasta los 2,385 millones de euros al año. Antonio Huertas, presidente de Mapfre, se ha incrementado el suyo  en un 87%, hasta cobrar 2,72 millones de euros. El presidente de Enagás, Antonio Llardén, percibió un 5,1% más por sus servicios, hasta los 1,839 millones de euros. Y es tal la situación que hasta los accionistas se mostraron muy críticos con la reciente decisión del Banco Popular de poner un sueldo de 120.000 euros a cada miembro del consej0.

    La Ley de 2014 que modifica la normativa en sociedades de capital para la mejora del gobierno corporativo establece que «para evitar retribuciones excesivas y posibles abusos de los socios mayoritarios, se exige que la remuneración de los administradores guarde una proporción razonable con la importancia de la sociedad, la situación económica que tuviera en cada momento y los estándares de mercado de empresas comparables«.

    También te gustará

    Tres razones por las que deberías instalar un SSD en tu PC profesional

    ¿Notas que tu equipo va cada vez más lento? ¿Las aplicaciones tardan en cargar, los …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.