viernes , 19 julio 2019 Impresion Pyme
  • Supervivencia en un campo de minas fiscales y crediticias

    Las pequeñas y medianas empresas españolas constituyen el grueso del tejido productivo español. Sin embargo, el desarrollo de su actividad constituye un verdadero campo minado en el que, tanto Hacienda como los bancos, sólo contribuyen a restar capacidad de maniobra a estas empresas con impuestos y un elevado coste del dinero.

    El prestigioso Institute for Research in Economic and Fiscal Issues (IREF), el laboratorio de ideas sede en Suiza, ha puesto sobre la mesa una cruda realidad. Las pymes españolas son las terceras en Europa en cuanto a impuestos pagados al fisco. Mientras tanto, en el mercado crediticio, el dinero sólo se mueve con fluidez hacia las grandes empresas con riesgo reducido, por lo que estas empresas tienen que abonar unos elevadísimos intereses por los capitales que necesitan para su financiación.

    El IREF asegura que impuestos y cotizaciones se llevan nada menos que el 58,2% de los beneficios de las pymes españolas. Sólo superan esta cifra Italia, donde la mordida fiscal a las pequeñas y medianas empresas se lleva el 65,4% de los beneficios, y Francia, con nada menos que el 66,6%, dos tercios de las ganancias.

    Supervivencia

    La supervivencia de estas empresas se ve aún más comprometida si se tienen en cuenta las dificultades para acudir a la financiación ajena para poder desarrollar proyectos. Durante los años de la crisis, la banca redujo los préstamos a las empresas en 100.000 millones de euros. Las entidades financieras, acuciadas por una cartera de 360.000 millones de activos tóxicos (que les obliga a poner dinero para cubrir pérdidas), una fiebre regulatoria de las autoridades después del fiasco de control en la última recesión y con el negativo entorno de unos tipos en mínimos e incluso negativos, han decidido conceder créditos a las grandes empresas, por el menor riesgo que conllevan.

    Todo esto ha conducido a las pymes a una financiación carísima, a menudo en el entorno del 8%, precisamente con tipos en zona negativa. Este contrasentido supone una importante carga para aquellas empresas que pretendan acudir al capital ajeno para el desarrollo de sus actividades.

    En los últimos tiempos se está produciendo una apertura hacia otras fórmulas de financiación alejadas de la industria bancaria, como el capital riesgo, el crowfunding o el denominado direct lending, pero estas modalidades de financiación aún encontrar un mayor desarrollo y el resultado sigue siendo un dinero muy caro.

    El 99,9% del tejido empresarial

    En España existen 3,2 millones de pymes, que suponen el 99,9% del tejido empresarial del país. De ahí la importancia de todas estas circunstancias que, en muchos casos, conducen a que estas sociedades o autónomos se vean obligados a echar el cartel de “se cierra”.

    El informe del IREF alerta sobre la innumerable cantidad de impuestos que tienen que pagar las pequeñas y medianas empresas españolas: el de sociedades, el IVA, la cotización social de sus empleados, el impuesto sobre la propiedad, las licencias municipales y otras tasas especiales.

    Bélgica y Austria, con casi un 58% y el 52%, respectivamente, completan el quinteto de países donde más se castiga fiscalmente a las pymes. Todo ello frente a estados como Luxemburgo, donde la carga impositiva pasa ligeramente del 20%; Irlanda y Dinamarca, con el 26%, o el mismísimo Reino Unido, tan de moda con el Brexit, donde su Hacienda se lleva menos del 34 de sus beneficios.

    También te gustará

    Woonivers

    Woonivers: «El turista está perdiendo unos 30 euros de media por no reclamar el tax free»

    Woonivers hizo ayer en el madrileño barrio de Chueca su presentación oficial con un nuevo …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.