Lunes , 25 septiembre 2017 Impresion Pyme
  • La tarifa plana sólo ha creado 200.000 empleos en 4 años

    Celebramos un año más el Día Internacional de los Trabajadores

    Cuatro años y medio después de la implantación de la tarifa plana para autónomos, los datos avalan el absoluto fracaso de esta iniciativa. El que era uno de los grandes proyectos para la creación de empleo del primer Gobierno del Partido Popular no parece haber contado con el éxito que se había esperado. Apenas ha contribuido a la generación de 200.230 nuevos empresarios por cuenta propia, mientras entre las asociaciones que velan por las condiciones de estos trabajadores se ha producido una auténtica guerra fratricida entre los que consideran que todo va bien y los que denuncian las dificultades que tiene que sortear este colectivo.

    En febrero de 2013, el Gobierno lanzó la tarifa plana para autónomos, un sistema de subvención de cuotas a la Seguridad Social de dos años de duración, cuyo principal objetivo era estimular la creación de empleo. Se trataba de una de las medidas para combatir la fuerte destrucción de puestos de trabajo por la crisis, que se había llevado por delante a dos millones y medio de trabajadores.

    Las cifras evidencian el fracaso de esta iniciativa, porque 54 meses el modelo de autoempleo apenas ha supuesto 200.000 parados menos. El ritmo de creación de trabajo neto no llega ni a los 4.000 puestos al mes.

    Las últimas cifras dadas a conocer por el Ministerio de Empleo echan aún más por tierra los datos sobre la efectividad del plan de autónomos. En el último año, se han producido 645.000 nuevas altas de cotizantes en la Seguridad Social, mientras los autónomos apenas habrían alcanzado las 45.000 nuevas altas según el ritmo medio. No han llegado ni a la décima parte.

    La mejora de las condiciones del trabajo autónomo acordada en el Congreso de los Diputados este mismo año no supone otra cosa que un canto de sirena sobre un colectivo cuyas condiciones laborales son auténticamente precarias. Estos empleados por cuenta propia se enfrentan a todo tipo de dificultades. Una financiación bancaria con cuentagotas, la obligación de convertirse en recaudadores del IVA para el Estado, los plazos de pago de clientes que implican alta morosidad y problemas de liquidez.

    De segunda división

    La realidad es que el autónomo es un trabajador de segunda fila, frente al trabajador laboral. Los empresarios han visto en el autónomo una fórmula para contratar con costes muy reducidos que, en muchos casos, traspasa la línea del falso autónomo o el trabajador laboral encubierto. Por si todo esto fuera poco, además de tener que pagarse su propia Seguridad Social, el autónomo no puede decidir jubilarse de forma anticipada, lo que sí puede hacer el contratado laboral.

    La Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven aprobada en febrero de 2013 establecía el abono de una cuota a la Seguridad Social de 50 euros en los seis primeros meses de alta como trabajadores autónomos. Esta cuota subvencionada se aplicó a nuevos autónomos menores de 30 años, aunque después se extendió a nuevos auto trabajadores con independencia de la edad. La conocida como tarifa plana de 50 euros se aplicaba en los seis primeros meses, para subir a 133 euros hasta los 12 meses y a los 187 euros hasta los 18 meses.

    Este favorable tratamiento ha supuesto en los últimos cuatro años y medio un total de 3,363 millones de altas de autónomos, frente a una cifra de bajas de 3,162 millones de personas. Los resultados de creación de empleo son esos poco más de 200.000 nuevos autónomos en este periodo de tiempo, que equivalen a unos 45.000 al año.

    Guerra fratricida

    La eficacia de este plan ha constituido la espita de una auténtica guerra fratricida entre las asociaciones que velan por el bienestar de estos trabajadores. La Federación Nacional de Autónomos (ATA) ha asegurado que este plan ha supuesto un incentivo al emprendimiento que ha resultado eficaz. Esta asociación indica que con este plan el número de altas de autónomos se ha incrementado en un 20% e indican que en el primer semestre de este año ha habido 32.000 más de trabajadores que se han dado de alta que los que se han dado de baja.

    La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (Upta) no coincide precisamente con este análisis. Upta asegura que este plan del Gobierno ha servido no sólo para alentar una “burbuja del emprendimiento” sino para crear un agujero en las arcas públicas. Según esta asociación, este plan lo que hace es posibilitar que personas que no encuentran empleo por cuenta ajena entren de forma engañosa a trabajar en el mercado autónomo.

    La Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (Uatae) señala que los resultados obtenidos de creación de empleo resultan más que “insuficientes” si se tiene en cuenta el potente esfuerzo que está realizando la administración para invertir en políticas que incentiven el emprendimiento, como la propia tarifa plana.

    También te gustará

    robot-de-bismart

    Empresas que abrazan las nuevas tecnologías y dan la espalda a las personas

    La tecnología se ha convertido en un elemento vital para el éxito de las organizaciones. …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.