lunes , 23 julio 2018 Impresion Pyme
  • Así va a ser nuestra vida sin neutralidad de red y así va a afectar a las empresas

    En una de las decisiones más polémicas que se recuerdan de la historia de la informática, la FCC (organismo que regula las telecomunicaciones en Estados Unidos), acordó ayer suspender el principio deneutralidad de red“. 

    Pese a las protestas de miles de usuarios de todo el país y la firme oposición de compañías como Google, Facebook o Apple entre muchas otras, Estados Unidos se despierta hoy sin “net neutrality“, lo que supone todo un jarro de agua fría para la libertad en Internet y para el desarrollo de nuevos negocios on-line.

    En este artículo nos proponemos dos cosas. En primer lugar explicarte qué es el principio de neutralidad de red y por qué es importante. En segundo lugar, de qué forma afecta a usuarios y empresas el hecho de que tras la decisión de Estados Unidos, su vigencia en Europa también comience a estar amenazada.

    ¿Qué es el Principio de Neutralidad de Red?

    Desde que Internet es Internet, las distintas administraciones americanas y la mayoría de las internacionales han impuesto lo que en términos anglosajones se conoce como “net neutrality“. Este principio afirma que todo el tráfico que transita las redes que conforman Internet tienen un peso idéntico y que por lo tanto, ningún proveedor de servicios de acceso a la Red puede discriminar dicho tráfico en función de su tipo u origen.

    Dicho de otra forma, bajo “net neutrality” una compañía como Google compite en igualdad de condiciones que una pequeña startup. Por ejemplo, una pequeña empresa que quiera ofrecer un servicio de películas on-line tiene garantizado bajo este principio, que su señal va a llegar a los usuarios que contraten sus servicios en igualdad de condiciones que las de otras empresas como Netflix, HBO o Amazon Video.

    Desde el punto de vista del usuario, el principio neutralidad de red le garantiza que pagando su suscripción correspondiente, tiene acceso a todo lo que Internet le puede ofrecer, sin que se discriminen contenidos en función de su tipo, origen o características específicas.

    ¿Quién quiere acabar con el Principio de Neutralidad de Red y por qué le interesa hacerlo?

    Desde hace unos años, las principales operadoras de telecomunicaciones de Estados Unidos (y algunas de Europa) se vienen oponiendo con fuerza a este principio.

    El argumento que esgrimen es meramente económico. Afirman que mientras sus compañías se encargan de instalar y mantener la infraestructura que permite que exista Internet (por ejemplo llevando la fibra a hogares y empresas) hay servicios OTT (Over The Top) que se aprovechan “injustamente” de sus redes sin pagar nada a cambio.

    Consideran en este sentido, que servicios como Netflix, Facebook, Spotify, Skype, Face ID, etc. que son realmente intensivos en su uso de datos, deberían pagar un “peaje extra” por utilizar las redes, como forma de compensación por las inversiones en banda ancha que les “obligan a hacer” para que estos servicios puedan llegar con la suficiente calidad al usuario final.

    En un mercado de gran competencia por el acceso a Internet y donde cada día se posicionan tarifas más agresivas, llegan a la conclusión de los “números no les cuadran” y de momento, antes de subir el importe de dichas tarifas (algo que por otro lado ya están haciendo algunas compañías) puede ser más “interesante” cobrar dos veces por el mismo servicio.

    ¿Cómo le afecta esto a las empresas?

    Si los planes de acabar con todo vestigio de net neutrality siguen adelante, es probable que las compañías de telecomunicaciones exijan a los proveedores de servicios que paguen una “cuota” para que sus servicios lleguen con calidad a los consumidores.

    ¿Y qué pasará si deciden no pagar? Dependerá de cada teleco. Habrá algunas que estipulen por ejemplo que las películas de Netflix no podrán verse en 4K o en HD a menos que la compañía “pase por el aro” y habrá otras que incluso veten por completo el acceso a determinados servicios que se nieguen a aportar “lo que deben”.

    Como la lógica mercantil parece sugerir, tras la pataleta inicial de algunas empresas, es probable que muchas acaben aceptando el trato. Las que no puedan o quieran pagar, se quedarán fuera de juego. Y de un espacio de absoluta libertad, donde todos compiten en igualdad de condiciones, pasaremos a otro en el que la competencia se adultera y en el que se pone freno a la innovación.

    ¿Cómo afecta a los usuarios?

    Para los usuarios la situación no será mucho mejor. La decisión de la FCC da carta blanca para que las compañías de telecomunicaciones puedan “paquetizar” Internet. Esto quiere decir que en vez de una tarifa plana con acceso libre e ilimitado a la Red, nos trasladaremos a un escenario en el que tendremos que pagar por lo que queramos utilizar.

    Es probable que veamos cómo las compañías ofrecen tarifas de acceso a Internet en la que podremos realizar una navegación básica, pero que por ejemplo, tendremos que pagar más si queremos acceder a nuestras redes sociales, aún más si queremos utilizar servicios como Youtube y un extra si también queremos disfrutar de Netflix o HBO.

    Pero aquí la imaginación de las telecos es ilimitada. Podrían decidir por ejemplo que acceder a webs y contenidos para adultos conlleva una tarifa especial o que si queremos utilizar nuestra conexión para jugar en nuestra consola, deberemos contratar también el “pack gaming”. Como veis, el futuro no es especialmente esperanzador.

    Pero todo esto es solo en Estados Unidos…¿verdad?

    De momento las decisiones de la FCC sólo tienen aplicación práctica en Estados Unidos. Sin embargo que un país tan importante para el desarrollo de Internet tome esta decisión puede hacer que en unos años “cunda el ejemplo” en otros países. Y desde luego, las telecos europeas van a tomar nota y lo van a intentar.

    En Portugal por ejemplo, los principales proveedores de Internet han empezado a paquetizar los servicios a los que sus usuarios pueden acceder. Lo hacen curiosamente, sin violar flagrantemente el principio de neutralidad de red (que depende de la Comisión Europea) y de momento cobrando únicamente por unos “extras” a cambio de ofrecer unas tarifas de base muy baratas.

    En España por ejemplo un servicio como Vodafone Pass tampoco viola sobre el papel este principio, pero sí que discrimina de forma positiva a determinados servicios OTT, con los que evidentemente puede beneficiar al usuario, pero con los que perjudica a la competencia.

    Esto no quiere decir (esperemos) que la neutralidad de red vaya a saltar por los aires en Europa de un momento a otro, pero desde luego está en peligro. A día de hoy en Europa se afirma que no hay ninguna intención de poner en peligro este principio…pero quién sabe.

    También te gustará

    7 consejos para potenciar el comercio electrónico en verano

    El comercio electrónico llegó hace tiempo a la vida de las empresas para quedarse. El …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.